~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 27 de junio de 2012

Busco un príncipe azul, es decir, un sumiso



Decía el otro día elliot en su blog algo sobre reinas malvadas y príncipes azules, más bien referido al contexto de una relación vainilla en la cual ella le puede reprochar a él no ser el príncipe azul que nos venden en los cuentos, a lo que él le reprocha a ella no ser la reina malvada de sus fantasías más escondidas. Bueno, más o menos ese me pareció el sentido de sus palabras, pero contenidos e interpretaciones aparte, a lo que me quiero referir es que, como le dejé en mi comentario, para mí no hay mejor príncipe que un buen sumiso.



Este enfoque le puede chocar a más de un@ debido al cliché porno de sumiso rebajado en su dignidad, de poco hombre, de piltrafilla para uso y abuso de su dueña, y un largo etcétera que todos conocemos.



Dice Elise Sutton que el hombre anhela someterse a la autoridad amorosa de la mujer, lo cual habría que matizar en cada caso concreto, porque por supuesto que existen los sumisos a los que el amor en todo esto les sobra y les resbala. Pero no digo ya amor romántico, sino un mínimo de cariño o de consideración, y lo que quieren es ser tratados como basura. Por otra parte, al hilo de la teoría de Sutton, llama la atención que entre las experiencias supuestamente reales que nos relata se dan casos extremos de maridos-esclavos que viven casi de manera permanente en una jaula mientras ella se va de parranda y le llama a cada rato para contarle a cuantos se ha pasado ya por la entrepierna, aparte de para saber que él está bien, que aunque malvada de manual, la mujer tiene sus principios y se preocupa por su trapo-marido. No sé si es contradictorio o si es el no va más de la entrega llevado al límite, en todo caso no es mi ideal de relación.



Aunque no hago hincapié en lo físico no digo que no haya espacio para el desenfreno, no hablo más de cuatro veces de esas cosas porque a algunos se les va el santo al cielo y pierden el hilo de lo que quiero decir, y que es lo siguiente: algunas opinamos que la Dominación Femenina está más relacionada con las sensaciones mentales de poder que con todo el catálogo de prácticas bedesemeras, y desde ese punto de partida no buscamos un hombre poco hombre, de hecho es que NO nos sirve para lo que buscamos. Sé que llevo anunciando el post de la hombría del sumiso desde hace meses, pero no dejo de añadirle cosas y me está quedando tamaño bíblico, así que no sé si publicarlo por entregas o qué, pero sí me parece importante dejar el tema claro y transparente porque para mí es la piedra angular de todo esto, así que ya saldrá cuando tenga que salir.



A veces me comentan, por privado pero también en los comentarios (si estáis atentos hubo un caso reciente), que mis palabras les sirven a algun@s para ver las cosas más claras. No me considero ni pretendo ser un referente de nada, y creo que en esos casos solo soy el último empujón, porque todos en el fondo tenemos las ideas claras, aunque tal vez estén un poco desordenadas. Pero a lo que voy es, que hay una visión que SI me gustaría aportar desde aquí y es algo que no veo que abunde en otros blogs de Dominación Femenina llenos de cuadras, malas malísimas y pobres hombres degradados hasta la náusea.



Mi visión consiste precisamente en esto del príncipe azul. Un buen sumiso, es decir, ese que no se mueve por sus impulsos ni egoísmos, es exactamente ese hombre que te va a hacer la vida más fácil dentro de las circunstancias y posibilidades que tenemos todos en el mundo real, es ese hombre que admiramos (sip, ADMIRAMOS) porque es un hombre completo y valiente, y fuerte, tanto que antepone la felicidad de su Ama a la suya.



Y eso “reivindico” desde aquí. Que yo, y por lo que veo es un fenómeno en expansión, tengo una forma de relacionarme emocional y sexualmente de una manera determinada y que es MI o NUESTRA manera ideal de relación, la que nos llena, la que nos sirve, la única que nos funciona, y que es algo que se establece entre dos seres humanos, no entre una diva caída del cielo y un perro pulgoso salido del barro, eso vende muy bien en el porno, pero en la vida real las cosas son más sencillas y a la vez más intensas. Un “mi Ama” pronunciado de verdad es más potente que un juego de electroestimulación. Y ahora, adelante, que me llamen loca, pero como dijo aquel, hay que estar muy cuerdo@ para llamarse loc@, o como cantaban aquellos otros, no estamos locos, que sabemos lo que queremos.

9 comentarios:

  1. Al final, todo se reduce a llegar a distinguir la realidad de la ficción, nada más y nada menos.
    Cuando se va sintiendo la "llamada de la selva", las fantasias ocupan el 99% de nuestro conocimiento, y es normal el pensar en esa diva y en ese perro como meta a alcanzar,pero según va avanzando el tiempo, la logica se debe imponer a los cuentos de hadas, sino , pasa lo que pasa.
    Y a colación de el supuesto estado de locura, que alguien mas compartirá, estoy seguro, te regalo esta frase que lo dice bien claro:

    "Los locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios."Johann Wolfgang Goethe.

    Saludos cordiales (Como diria el inclito Garcia)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues poco que añadir, o mejor dicho, sí que lo haré, en entrada aparte y a lo grande, que esa frase va a cobrar más sentido entonces :)

      Eliminar
  2. Yo de chico nunca tuve un amigo secreto, parece que es bastante frecuente el tener uno, yo tuve un mundo secreto, un espacio mio, mi universo... aun lo tengo se llama Walka.

    Está lleno de príncipes y princesas, pero allí un príncipe jamás rescata a una princesa, en Walka los príncipes se entregan a las princesas, y las hadas l@s bendicen, y dicen que los príncipes son azules, que son los mejores HOMBRES de los universos... lo que si se es que cuando se entregan a una princesa lo hacen en cuerpo y alma, y generalmente viven felices para siempre.

    Si me llaman loco, tienen la razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa fantasía/realidad tuya podría haber servido de cuento, cómo me habría gustado escuchar eso en mi infancia, qué bonito, aparte de loca, ñoña a ratos, qué pasa!... :P

      Bueno, quien sabe si había mensajes subliminales en todo aquello y los enanos de Blancanieves eran sumisos a su servicio :)

      Eliminar
  3. Si esa visión que tienes se considera locura, entonces podemos formar el Club de la Locura, porque yo lo veo igual: mi sumiso es el hombre más valioso de este mundo para mi, no solo le quiero sino que le admiro, y eso hace que su entrega hacia mi sea maravillosa, un sueño hecho realidad. Son los príncipes y nosotras sus Reinas y sus Reinos. Me ha gustado mucho esta entrada, el valor es lo que nos hace fuertes. Mi enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. En efecto, cuando un hombre no es valioso, poco podemos apreciar que se nos entregue. Enhorabuena a ti por ese sueño hecho realidad :)

      Eliminar
  4. Hacia algún tiempo que no participaba en su blog..., he estado sumergido en la seducción de mi Dama... y al final mi Señora me ha conquistado el corazón, se ha adueñado de mi mente y absorbe mi voluntad.

    Al leer este articulo, he recibido varias descargas emocionales:
    1. Me encantaría que mi Dueña (ya he firmado un Contrato de esclavitud) me considerara su príncipe azul ("un hombre completo y valiente, y fuerte, tanto que antepone la felicidad de su Ama a la suya") y no "un perro pulgoso salido del barro" que solo busca sexo con cualquier Mujer.
    2. Creo que todos los seres humanos intentamos ser felices, algunos hombres pensamos que la forma de hacer realidad nuestro objetivo es vivir una relación de DF, algunos sumisos creemos que si no nos emocionamos-amamos con la Dama con que nos relacionamos es difícil que vivamos con la intensidad suficiente la felicidad... lo que quiero decir es que una Relación DF, para mi tiene que contener amor-pasión..., sin amor, las relaciones se convierten en encuentros mas o menos frecuentes.
    Me encantan las palabras de Ama Alyna: "mi sumiso es el hombre más valioso de este mundo para mi, no solo le quiero sino que le admiro, y eso hace que su entrega hacia mi sea maravillosa, un sueño hecho realidad."..., ojala, algún día mi Señora diga esas cosas de mi.
    3. Es cierto que me excita "ser tratado como basura" o como marido-cornudo o ser su perro-puta o servirla atentamente..., pero lo que mas me pone es cuando manipula mi personalidad a su antojo y sin aparente esfuerzo... por eso prefiero la dominación mental a la dominación física.
    Lo que busco es una relación donde los premios sean superiores a los castigo, donde la Dama se moleste en enseñarme a satisfacerla y poder alcanzar la felicidad juntos con la DF...

    No se hasta donde llegare con mi Señora, pero cuanto mas tiempo permanezca a su lado mas intensas serán nuestras emociones-sentimientos..., artículos como el suyo me hacen vislumbrar por donde querría mi Ama caminar.

    Me apunto al Club de la Locura...
    Un fan de su blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has estado perdido por una buena causa entonces no te lo tendré en cuenta ;)

      Escogiendo algunas de tus palabras me quedo con esta frase-idea: una relación DF sin pasión ni entrega mental se convierte en una serie de encuentros más o menos fecuentes.

      Espero y deseo que tengas muchos encuentros y que no se queden solo en eso :)

      Eliminar
  5. Reconozco que el tema de esta entrada me habría parecido paradójico hace unos meses, antes de conocer su blog. Ahora todo cobra sentido. Eso quiere decir que su labor ha sido muy efectiva. :)

    Es evidente por otra parte que una relación de Dominación Femenina de verdad ha de ser así. Todos anhelamos ser felices y sentirnos queridos y apreciados, y no podemos reprimir ese deseo de por vida. Puntualmente puede ser excitante lo contrario (como dice limpiabotas), pero en el largo plazo siempre querremos una pareja que nos dé ambas cosas. Y además, creo que es mucho más hermoso entregarse y dar en un contexto de intimidad, cariño y confianza que en uno de crueldad, injusticia y maldad.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.