~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 28 de mayo de 2012

El sumiso financiero


Se habla mucho del abuso por parte de las “Amas financieras”. Sin poner en duda esta lamentable realidad, voy a darle una vuelta de tuerca y un enfoque al tema que usualmente no se le da. De manera más amplia, yo los llamaría sumisos chantajistas. Fríos y calculadores, que piensan “si ofrezco tal cosa me tengo que llevar por narices aquella otra a cambio”. Vamos, que no han avanzado mucho desde la tradición vainilla de flores+cena romántica y ya tenemos sexo asegurado.



Existe una serie de sumisos que se presentan como money slaves o esclavos financieros, que es justo la otra cara de la misma moneda de las Amas financieras. Algunos encontré que decían haber realizado grandes esfuerzos para pagar a amas que estaban a kilómetros de distancia, sesión cam de por medio, eso si. Vamos, pagar por un servicio se llama esto. Con la crisis, las Amas vocacionales podríamos forrarnos, aunque en mi caso al menos debería extirparme el gen de la dominación selectiva (vamos, que no me sirve cualquiera).



Me llegó una vez un personaje que quería “aprender” a ser sumiso, y me ofrecía 50 (!!!!) euros. Era clavado al camionero de Thelma y Louise, supongo que algunos sabéis al que me refiero. La misma pinta de “lumbrera”, la misma mirada extraviada... y “generoso” como puede verse. Sin llegar a estos extremos patéticos, lo que quiero dejar claro es que hay mucho listo suelto que lo que pretende con esa etiqueta de money slave es comprar al Ama. Y punto. Y ya se sabe, el que paga manda. El tema entra de lleno en el chantaje como digo. Frases como “Ama, estoy deseando ir a conocerla y llevarle un regalo MUY caro”, solo esconden (y poco escondido por cierto) la intención de forzar al Ama a aceptar por fuerza a ese sumiso, que es “tan generoso y tan entregado” que piensa que lo máximo que puede ofrecer es su triste dinero, ya sea porque le sobra o justo lo contrario. Ok, tráeme ese regalo, que seguro que ni aciertas encima con mis gustos, pero que te quede cristalinamente claro que eso no te da derecho a nada conmigo. Si quieres correr el riesgo, tú mismo.



Es como el que te invita a un par de almuerzos y ya se cree con derecho a que aquello “evolucione” a otro nivel. Pues mira, no, por si no te lo he dicho por activa y por pasiva, te estoy conociendo, y se supone que tú a mí también, aunque solo vas a lo que vas y se te nota en la cara que te pasas el rato imaginándome con la fusta en la mano y unas cuantas cosas más, en vez de escuchar un sola palabra de lo que te digo.


¿Estoy entonces en contra de eso que se llama tributo? Veamos, no estoy de acuerdo en ir soltando dinero así porque sí. Y tampoco me agradan los tacaños y los que confunden la velocidad con el tocino, es decir, esos que piensan que cualquier detalle que implique soltar dinero te convierte en una aprovechada. Todavía recuerdo aquel tipo que se puso a manipular el móvil justo en el momento que llegó la cuenta a la mesa. Pagué yo porque soy una Dama, y porque solo fueron dos cafés..., pero sobra decir que fue la primera y última vez que nos vimos.



Si salimos a comer/cenar/tomar un paquete de pipas, paga el sumiso. Para eso está, para servirme. Ahora bien, no llevaré esto a extremos patológicos, no voy a desvalijar su cuenta bancaria, -aparte de que podría meterme en líos no entra en mis valores éticos-, pero siempre que sea la ocasión va a contribuir a mi bienestar, en lo básico o en algún capricho. No pediré peras al olmo ni exigiré que alguien se endeude si no entra en sus posibilidades. Yo sabré cuales son sus límites en esto y en todo lo demás.



Si un Ama quiere regalos caros, lo ideal es que busque un sumiso adinerado. Se puede decir que entonces no supone un sacrificio, pero basar este tipo de relación en lo material no lleva a ninguna parte. Prefiero que el sacrificio se haga en otros terrenos. Lo cual no quita para que me encapriche de ese espectacular corsé o de aquellas botas de infarto. Y eso, por supuesto, lo va a pagar el que se va a beneficiar la vista con ello. No hay dinero que pueda comprarme, pero una vez establecida la relación... yo lo valgo, y me merezco eso y mucho más. Él no va a estar pagando por un hipotético futuro conmigo que nunca llega, eso es quedarse en el chantaje. Pero cuando estemos YA en situación, el tema económico fluirá con naturalidad, como todos los demás aspectos, no será un elemento introducido con calzador, ni más o menos importante que otras cosas. Como digo siempre, si hay entendimiento, todo lo demás viene solo.



Decía Oscar Wilde que muchos conocen el precio de las cosas y pocos conocen su valor. Pues eso, se puede intentar tasar la dominación o la sumisión, pero es que hay cosas que el dinero no puede comprar y hay gente tannn pobre que lo único que tienen es dinero, y como ya dije, eso no me impresiona mucho.

8 comentarios:

  1. Hola de nuevo.

    El "sumiso" financiero, la "Ama" de pago, creo que es algo que nos suena, ejem, una persona que paga por un servicio, y otra que establece honorarios o tributo como ellas lo llaman, por un ¿"Servicio", "Sesión"? creo que eso tiene nombre, por un lado el que paga, pues es algo muy triste, intentar comprar a alguien con dinero, a la vez que falto de principios, y la que cobra, intento ponerme en la más difícil de las tesituras, más aún con estos tiempos que corren, pero por más vueltas que doy a la cabeza, siempre aparece el mismo nombre.

    Referente a la segunda parte de la entrada, Señora, yo a eso lo llamo simplemente caballerosidad, y no para ello tiene por que ser ese detalle maravilloso super-divino de la muerte, pero lo que si tengo claro, es que una persona que se sienta sumisa, va a anteponer el bienestar de su Dueñ@ ante el suyo propio, pues es@ sumis@, se sentirá bien haciendo feliz a su dueñ@.


    Slds. : J.R.G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte del asunto de si es o no prostitución, tema sobre el cual intenté ofrecer todos los puntos de vista posibles, la Dominación profesional puede ser un medio de ganarse el pan, y cada uno se lo gana como puede y le permiten sus principios, pero una foma de ganarse la vida NO es una forma de vivir la Dominación Femenina, como he llegado a leer recientemente.

      Y sí, difícil es, por no decir imposible por completo, que un hombre pueda ser buen sumiso si no es un caballero, pero no de esos que te sujetan la puerta (para mirarte el trasero básicamente) sino como algo más amplio, profundo y sincero.

      Eliminar
  2. Donde hay transacción económica hay trueque (yo te doy - tu me das), para mi no vale en una relación FemDom y no porque sea una relación descompensada en términos de "beneficios" pues me atrevo a decir que en el 99% de los casos, cuando el sumiso se entrega al 100% (darlo TODO sin esperar nada) Termina recibiendo muchísimo más de lo que en sus más ambiciosos deseos hubiese podido calcular.
    Las finanzas FemDom son bastante peculiares y únicas a tal punto que hay quienes aseguran que una autentica Ama o un autentico sumiso no tienen precio, las leyendas hablan de diamantes en bruto que solo pueden ser moldeados por la sabiduría y el poder de Diosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, toda leyenda tiene una base de realidad ;)

      Que el sumiso recibe más de lo que puede calcular cuando se entrega sin esperar una contraprestación es cierto, a mí cuanto más me piden menos doy y viceversa.

      Eliminar
  3. Es que me da a mi que son dos cosas distintas, que el chico te compre caprichos caros, regalitos y lo pague todo si no es controlado y razonado por la jefa hasta donde se puede llegar domo dice Ama S, nos convertiría en la "chica del mafioso" que tanto vale el como tio según sean de gordos los brillantes q ella lleva. En el otro extremo está que hay tios que ponen sus cuentas en tus manos como una súplica una necesidad desesperada que tienen o de vivir la fantasia completa sin vuelta atrás o de quitarse la carga insoportable de un dinero que les abruma. Y lo segundo es real, me ha pasado me han llegado a proponer incluso matrimonio por delante, hacerme cargo de una renta de unos 4000 euros mensuales porque ese tio era absolutamente incapaz de hacerlo por si mismo, para el era una absoluta necesidad que una mijer llevase las riendas de ese aspecto de su vida porque estaba desbordado. Creo que está en nuestra ética no aceptar eso si no es nuestra forma de dominación o si no lo vivimos de verdad, lo mismo q si aceptamos unas muñecas q atar o una boca q amordazar, el dinero deberia ser algo neutro, carente de significado y decidir honestamente si deseamos esa responsabilidad o no. Yo sé por qué dije q no..4000 euros y una vida entera bajo mis manos era pedirme demasiado..daba yo mas, lo tenía clarísimo que no era yo la q saldría ganando si era honesta con los términos del trato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que nos dejes un testimonio real de primera mano, porque a veces me acusan por los privados de hacer unas clasificaciones irreales de falsa sumisión, y yo creo que hasta me quedo corta, como bien demuestra tu historia.

      El caso que comentas muestra una incapacidad para encargarse de su propia vida de ese sumiso, estamos de acuerdo en que es muy distinto ofrecerse voluntariamente al Ama o ponerse en sus manos por pura ineptitud para hacer las cosas él solo. Poco valor tiene ese ofrecimiento, pues como dices, está claro quien sale ganando y quien se lleva el beneficio, aunque esto no lo entenderían jamas las amas financieras, de las cuales llegan hasta aquí un buen número por lo que veo en fuentes de tráfico, "busco sumiso financiero" es de lo que más se repite junto con "busco sumiso doméstico". Bueno, solo hace falta que se unan unos y otras, dios los cria y ellos se juntan.

      Eliminar
  4. Hola,

    para mí la dominación financiera es un timo simple y llanamente.

    Con la segunda parte estoy totalmente de acuerdo. El sumiso debe disfrutar con esa manera de servir a su Dueña, y puede demostrar su adoración también en sus detalles y regalos hacia Ella (cuanto más personalizados mejor). No hay que confundir eso con otras cosas, como tratar de obtener sus favores. De hecho, cuando se llega a un estado de entrega permanente, sin esperar nada a cambio, es delicioso y liberador. Ahí conecto con el mensaje de Walkariano: se recibe más así, pero esto es secundario: lo importante es que se vive la relación de otra manera más intensa y paciente al mismo tiempo, se elimina la ansiedad, y todo lo que venga de Ella es mucho más apreciado (pues no se ve como una contraprestación, sino como un regalo casi divino).

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.