~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 5 de mayo de 2012

Cumbres borrascosas y la cumbre de la Dominación



Siempre me fascinó esta historia. Y conocer la biografía de la autora me fascinó aún más. Emily Brönte, una damita recatada del siglo XIX recluida en un páramo aislado, creó de la nada una obra maestra de pasiones al límite. Cathy y Heathcliff, Ama y criado, envueltos en una relación más allá de la muerte, de los convencionalismos, de todos y de todo. No es una novela rosa, es una historia cruda y con momentos de violencia física y mental. Tampoco hay sexo explícito, por supuesto, pero es más lo que se intuye que lo que se muestra. La autora apenas salía de su entorno doméstico, conocía el mundo por lo que le contaban de los vecinos y lo que leía, por tanto el protagonista sale de sus sueños más inconfesables.



La historia está narrada en el libro a través de terceras personas, interponiendo un inteligente filtro que deja en duda si Emily estaba a favor o en contra de relaciones tan viscerales. Yo creo que más bien se trata de lo primero y que narrarlo de esa manera la libraba de censuras y puritanismos. La forma en la que describe la sensación de entrega al límite solo puede corresponder a una persona que lo entiende y lo apoya, aunque en su vida solo aspirase a anhelarlo y desearlo.



Su biografía, escrita por su hermana Charlotte, también escritora, al igual que otra hermana, Anne, (esa vida de retiro campestre favoreció que estas damas cultas se volcasen en su vocación), nos presenta a una mujer de carácter fuerte y una voluntad de hierro que hiela la sangre. Pretendió incluso vencer a la muerte, cuando enfermó por el frío que pilló en el entierro de su hermano Branwell, y se negó a recibir ayuda médica hasta el último momento, falleciendo finalmente a la edad de 30 años, dejándonos huérfanos de más obras maestras. Un año antes había conseguido al fin que publicasen su novela, tras enviar a unos editores el manuscrito con seudónimo masculino para tener más oportunidades, algo que también hicieron sus hermanas. Después tuvieron que ir a demostrar sus identidades y me imagino la cara de pasmo de aquellos hombres al tener ante ellos a esas señoritas afirmando que de sus jóvenes cabezas habían salido semejantes obras. Mérito tuvieron, indudablemente.



Su hermana nos cuenta que ella tenía un perro al que trataba con una mezcla de dureza y cariño que resultaba admirable para el resto de la familia. Lo tenía educado con mano de hierro y cuidado con amoroso fervor. Curioso. Cualquiera diría que tenía madera de dominante...





La novela ha sido llevada al cine varias veces, versión de Buñuel incluida. La más aclamada, en la versión de William Wyler en 1.939, protagonizada por Lawrence Olivier y Merle Oberon. Mi preferida, sin desmerecer el clasicazo, es una más reciente, de los 90, con Ralph Fiennes y Juliette Binoche, dos de mis actores favoritos. Se mantiene más fiel al espíritu del libro. Podría hablar largo y tendido de la historia. Podría contar cómo él es un tipo asalvajado pero entregado hasta la médula, que se aleja para convertirse en un caballero y ser más digno de ella, pero a su regreso ella ya se ha casado y él se convierte por venganza en un amo despiadado hacia la hermana del hombre que le roba a Cathy. Podría describir la escena escalofriante en la que, una vez enterado del fallecimiento de su amada, suelta un monólogo-oración pidiendo que si ella se ha convertido en fantasma, que lo persiga, que lo vuelva loco incluso, pero que no lo deje solo en ese abismo donde no puede encontrarla. “¡No puedo vivir sin mi vida, no puedo vivir sin mi alma!”, dice como apoteósico colofón, porque aunque no es una relación igualitaria, sin embargo ella le pertenece a él tanto como él le pertenecía a ella, porque están tan compenetrados que ya son una sola persona.




Pero me quedo ahora con un par de escenas que simbolizan un arma de dominación que para mí está por encima de azotes, cuerdas, castidades forzadas y todo lo que se tercie. Me refiero a la MIRADA. Ella lo domina con solo mirarlo, con un simple gesto. No necesitan más. Cuando todo fluye y el entendimiento mutuo es verdadero, sobran hasta las palabras.



19 comentarios:

  1. uy, este post da para mucho... voy a tener que pensar qué decir con calma. Por cierto, de las versiones cinematográficas que hay, ésta es mi favorita también. ¡Me gusta hasta la banda sonora! Si no recuerdo mal de Ryuichi Sakamoto.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdas bien :). La música, la fotografía, todo contribuye a recrear la atmósfera de los páramos y transportarnos allí.

      Mítica también la canción de Kate Bush sobre el libro:
      http://www.youtube.com/watch?v=Fk-4lXLM34g

      Eliminar
  2. Buenos días


    Tendremos que verla, pues ha llovido ya desde que leí el libro, aunque al ver la escena, y tras sus observaciones, intentaré no perder detalle.


    Slds. : J.R.G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las buenas películas hay que aprender a apreciarlas desde el enfoque adecuado ;)

      Pero, mensajes subliminales aparte, la historia acepta múltiples interpretaciones y en cualquiera se mantiene la fuerza y el ímpetu de las pasiones verdaderas.

      Eliminar
  3. Sobre la figura de Emily Brönte no hay nadie mejor que su hermana Charlotte para definirla:

    "En la personalidad de Emily parecían confluir la energía y la simplicidad más extremas...
    Bajo una apariencia sin pretensiones, se ocultaban una fuerza y un ardor secretos capaces de activar el cerebro y caldear las venas de un héroe...
    Durante toda su vida, jamás vaciló ante ninguna de las tareas que tuvo que cumplir...
    Se apresuró a dejarnos, pero mientras se consumía físicamente, mentalmente era cada vez más fuerte...
    Jamás he visto nada igual, pero también es cierto que nunca he encontrado su parangón en ningún aspecto. Más fuerte que un hombre, más simple que un niño, su naturaleza era única."

    Creo que no se puede decir nada más sobre esta mujer. Lo que refleja su única obra y su poesía no es más que un reflejo de su vida interior.

    Caben Ama S., como bien dice muchas interpretaciones sobre Cumbres Borrascosas. Todas las personas (mujeres y hombres) llevamos en nuestro interior un polo femenino y un polo masculino. Muchas veces estos polos están en disarmonia y eso produce problemas. La fusión de ambos polos de forma equilibrada dentro de la misma persona ha sido un ideal en varias tradiciones desde la antigüedad. Cuando Emily, a través de la voz de Cathy, apostilla en la novela "Yo soy Heathcliff", ¿no estará reclamando para sí una parte suya que la represiva sociedad victoriana le estaba negando? ¿Por qué una mujer sólo podía ser receptiva, atenta, cariñosa, pasiva, y no podía desarrollar otras facetas mucho más dinámicas, activas, dominantes?

    Fue un escándalo en la sociedad de su tiempo que "una desvalida damita" hubiera compuesto semejante obra maestra, con esa fuerza abrasadora. Todo un escándalo. Pero ahí estaba: la muestra inequívoca que en el interior de esa mujer bullía una fuerza abrasadora mucho más poderosa que la de cualquiera de sus coetáneos de género masculino...

    Volviendo al tema del Dominio Femenino, se podría llegar a pensar que en el desarrollo de fuerzas que se da en este tipo de relación, hay una especie de inversión de las fuerzas clásicas: la Mujer se convierte en el polo dominante y el hombre se convierte en el polo sumiso. ¿Se podría hablar de una búsqueda de completarse de esta manera, con esta inversión de papeles? Y, si así lo fuera ¿sería una manera eficaz de conserguir esa unión de polos femenino/masculino dentro de una misma persona?

    No lo sé, no estoy seguro. Está claro que en cualquier tipo de relación se pueden dar abusos y desviaciones. Desde la más convencional hasta la más alternativa. Erich Fromm decía que en el amor se da la paradoja de dos personas que se convierten en una, pero siguen siendo dos. También hablaba de formas de amor poco maduras, en las cuales las dos personas se funden pero pierden su integridad como individuos. Lejos de desarrollarse involucionan en función de una relación simbiótica que los anula como individuos separados. Sólo tienen sentido cuando están unidos. Llega a poner el ejemplo de una relación sado-masoquista, donde ambas partes acaban siendo totalmente dependientes, la una de la otra. Si bien a nivel físico la parte sádica lleva la voz cantante, a nivel emocional -dice-, ambas partes son idénticas en su falta de integridad...

    ResponderEliminar
  4. Estoy haciendo un poco de abogado del diablo citando aquí a Erich Fromm. Sin embargo dice cosas que me dan que pensar... ¿Es posible una relación de Dominio Femenino donde las dos partes se conviertan en una, pero al mismo tiempo sigan conservando su integridad como individuos enriqueciéndose mutuamente como tales?¿O el dominio de la Diosa hace que el hombre que esté a sus pies no pueda desarrollarse de forma independiente conservando esa individualidad y siendo libre e independiente? Porque el hombre de alguna manera ha rendido su libertad entregándosela a Ella. Libremente le entrega las riendas de su vida. Y si la relación es de Femdom total, en todos los aspectos... ¿Puede en ese caso un individuo conservar su integridad, su plenitud y su libertad como tal?

    Como en todo supongo que habría que realizar muchas matizaciones y hacerse muchas preguntas. La primera que yo haría es si entre su Diosa y él hay amor. Amor auténtico, de ese que lleva a cuidar a la otra persona de la mejor manera, dándolo todo. A veces la gente habla y habla de los límites en este tipo de relaciones, pero yo creo que el único límite para un hombre a los pies de una Diosa debería ser si Ella lo quiere de verdad. Porque siendo así ya hay mucho ganado; pero si no te quiere, puede que lo mejor es que salgas corriendo. Creo que puede sonar un poco moñas, pero pienso que la única manera de que exista un equilibrio que de lugar a algo bueno es que exista amor. Y después el amor podrá expresarse por este cauce que es la Dominación Femenina, con sus formas y sus maneras... pero seguro que si hay amor y una Ama hace correr a su sumiso y sudar la gota gorda, no es sólo por sadismo, sino más bien porque sabe que lo necesita. Y si le manda hacer esto y aquello, puede que siempre haya una buena razón detrás... Naturalmente no todo serán "buenas razones" y siempre hay tiempo para el ocio y pasarlo bien... Y no nos engañemos, las Diosas muchas veces suelen tener sus pequeños/grandes caprichos... ¿Pero qué problema hay con eso, si el mayor capricho de su chico es complacerla en todo y hacerla feliz? Lo importante es que se mantenga una relación sana.
    Los abusos son otro tipo de cosas. Y la falta de libertad, de desarrollo y de plenitud de un individuo es algo que puede hacer mucho mal.

    Las humillaciones a las que un Ama puede someter a su sumiso pueden ser muy profundas. El sumiso puede caer, queriendo y de forma libre, muy muy bajo. Pero no hay que perder de vista que esa libertad está también mediatizada por deseos y pasiones muy fuertes. Especialmente esto es así si el Ama ha logrado el total control de su sexo y está sometido a una restricción del orgasmo. En ese caso, aplicando la fusta y la zanahoria, las caricias y los azotes, la Diosa lo llevará donde quiera. Una situación de un voltaje increiblemente fuerte. Pero, ¿no podrá perder totalmente su dignidad en ese momento? ¿O será lo opuesto y después de vivir tal experiencia podrá encontrar el orgullo de haber sido capaz de entregarse de semejante forma a los pies de su Señora???? ¿No tendrá esto mucho que ver con él? ¿No tendrá esto mucho que ver con Ella? ¿No tendrá esto mucho que ver con si hay o no amor de por medio en la relación?

    Yo creo que sin amor no merece la pena. Esto creo que a más de un@ le va a sonar muy moñas, pero es mi opinión personal. Ah, y cuando hablo de amor no estoy hablando de "enamoramiento", que eso es otra cosa, un mal pasajero que se va en unos cuantos meses...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo en que en la femdom se produce un acercamiento de roles, más que un intercambio de los mismos.

      Las dudas y, porqué no decirlo, temores, que expresas, son bastante frecuentes, yo diría que es el miedo nº 1 del sumiso que despierta o saca hacia afuera lo que lleva dentro desde hace tiempo. Te puedo decir lo que ya he dicho por aquí, que solo cuando dos personas se conocen se pueden embarcar en una relación del tipo que sea, todo es un riesgo, de todo se puede salir herido.

      Sobre el amor también di mi opinión, indudablemente la profundidad que se alcanza cuando se ama no se puede lograr cuando la otra persona no pasa de ser un amigo de juegos y caer en el abuso es también más posible cuando no te importa el sumiso como persona.

      Eliminar
    2. Ama S., da la sensación que tiene las cosas muy claras y leyéndola parace una Mujer sensata. Sabemos que en la Dominación Femenina se produce un tipo de relación simbiótica en la que ambas partes se retroalimentan y en esa retroalimentación se profundiza cada vez más la esencia del Femdom... ¿No ha tenido nunca dudas al respecto de lo que dice Erich Fromm de las relaciones simbióticas, tachándolas de inmaduras por no poder mantener la integridad de los individuos que las siguen? O tal vez es que ha encontrado su solución...

      Desde luego no me conoce de nada, apenas de intercambiar unas respuestas, pero me ha calado bien. Sí, por qué no decirlo, temores. Lo reconozco, no me importa. Mejor sacarlos que no esconderlos. La persona fuerte no teme a sus temores, los mira de frente; lo cual no quita que éstos le hagan investigar, preguntarse más y más el por qué de todo, el fin de todo y si un camino u otro conducen donde necesita ir...

      Respecto a lo último que comenta, sigo pensando que el mayor y casi único límite coherente y cabal para un sumiso es que tu Diosa sea una buena persona que te quiera y te cuide (por supuesto esto mismo es aplicable a su chico). Si es así nunca te dañará. Y si no es así, lo único que vas a hacer -aparte de cualquier otra consideración sobre tipos de relaciones, etc- es denigrarte como persona. Porque creo que es muy diferente adorar y ponerte a los pies de una persona que te quiere y te merece, que ponerse al servicio de alguien que te utiliza y no es buena persona.

      Eliminar
    3. Por supuesto que no es malo tener miedos, nosotras tampoco escapamos a eso.

      Sí, creo que tengo cierto don para leer entre líneas, no viene mal ser un poco psicóloga en este tipo de relaciones.

      Sobre lo que comentas de relaciones simbióticas, creo que eso de que los opuestos se atraen no es cierto, sino que funcionan las parejas de personas complementarias, y en este caso, Ama y sumiso no pueden ser más complementarios.

      Se habla mucho del supuesto abuso del sumiso, y hay que decir que tan culpable es el que abusa como el que se lo permite. Desde la madurez este tipo de cosas no tienen porqué ocurrir.

      Eliminar
    4. Lo sé. No he tenido ni he buscado Ama, pero eso no quiere decir que no conozca a algunas. Las Amas están expuestas también en este tipo de relaciones. Y los miedos no les son ajenos. Afortunadamente son humanas; tratadas comos Diosas, pero muy humanas...

      Sí, me he dado cuenta. ¡Qué suerte de don! :)
      Creo que viene muy bien. También le viene bien a un sumiso ser un poco psicólogo. No todo el monte es orégano. ;)

      Por supuesto. Creo que es verdad; lo que funciona es una pareja donde las partes son complementarias. Pero la crítica que hacía Erich Fromm a las relaciones simbióticas es que, según él, este tipo de relación anula la integridad de los componentes de la pareja como individuos, de forma que no llegan a madurar como personas ni a ser libres, porque en definitiva la dependencia es tal que, a veces, pueden llegar a depender el uno del otro en forma extrema y de alguna manera malsana... Claro que esto también se podría aplicar a cualquier tipo de relación más "común". Pero como dice, desde la madurez esto no tiene por qué ocurrir... y generalizar en estos asuntos es complicado. Cada persona es un mundo y cada pareja también.

      Totalmente cierto, totalmente de acuerdo. Más razón que una santa: tan culpable el que abusa como el que lo permite. ¿No tienes dignidad? ¿Te vale cualquiera con tal de tener dos orgasmos mientras te hacen lo que te gusta que te hagan? Si usas a una Mujer como un objeto lo más probable es que acabes siendo usado como tal. Esto es así siempre. Me recuerda a un libro que hablaba sobre la relación que se da en las sectas: defendía la tesis de que son tan culpables el cabecilla como l@s acolit@s...

      ¿Por qué demonios en estos ámbitos en general se habla tan poco de respeto, cariño, amor, dignidad, complicidad, madurez...?

      Eliminar
    5. Pues j, a mi no me suena moña. Me alegro que menciones a Erich Fromm, yo leí hace tiempo algo suyo ( creo que "El Arte de Amar", y recuerdo que en ese libro se decía algo así como que todos somos islas en busca de nuestro continente, es decir que todos buscamos romper nuestra soledad. Cada parsona busca romper esa soledad mediante formas de relacionarse con otras diferentes, y no simpre las mismas con todo el mundo....
      Es un mensaje bastante ovbio y simple, pero yo simpre sostengo que muchas veces olvidamos lo más evidente precisamente porque por evidente no le prestamos atención.... (sobre todo yo que soy un poco solitario). Un placer leerte como a J.R.C y a otros comentaristas :-), y a Ama S también claro está....

      Eliminar
    6. Por cierto, no menciones tanto a Erich Fromm que al final Ama S le va a coger manía jajajajaja (es pero que lo de coger no les suene muy mal a los del otro lado del charco...).

      Eliminar
    7. ¿Yo? ¿Manía? En todo caso él a mí, si siguiera vivo, claro :)

      Eliminar
    8. No creo que le tuviera manía Ama S. ;)

      Erich Fromm era un tipo interesante y desconcertante en algunas ocasiones. En un momento dado se aproximó a las filosofías orientales y llegó a decir a hacer la siguiente afirmación: "... la psicología trata de lo que el ser humano no es".
      También tuvo un cierto acercamiento político a las ideas ácratas y tomó partido ante diversos acontecimientos cuando lo creyó necesario...
      De todas formas hay cosas que no comparto con él, como la postura que muestra sobre la homosexualidad en alguna de sus obras...

      En el asunto del Dominio Femenino y del D/s en general, tal vez sean más amplias las connotaciones que tienen las teorías de Jung.
      "El amor y el poder forman una de las polaridades principales del Arquetipo Central en el desarrollo de la personalidad, y cuando se trata de la relación Ego-Otro u Otro-Otro esa polaridad ocupa dentro de la Psicología Simbólica Junguiana la
      posición más importante entre todas las demás polaridades. ... Las polaridades psíquicas son generalmente asimétricas, esto es, un polo se
      diferencia antes que el otro y, durante la vida, los polos van buscando una cierta
      equivalencia, para que ambos puedan contribuir igualmente en la elaboración simbólica
      para el desarrollo de la Conciencia. Es común ver a las personas más racionales disfrutar
      de jugar con los nietitos en la segunda mitad de la vida, a las afectivas hacer cursos de
      filosofía, a las intuitivas un día sorprender por el deseo de arreglar los armarios de la casa, a
      las prácticas comenzar a imaginar viajes exóticos, a las extrovertidas cansarse de tanta
      fiesta y hasta hacer un retiro espiritual y a las muy introvertidas, al final de la vida, comenzar
      a gustarles las reuniones sociales con conversaciones festivas “para distenderse”. ¿Es una
      señal del fin del mundo? No, apenas un aspecto más de la búsqueda dinámica de
      homeostasis a través del equilibrio entre las polaridades...".
      Siguiendo este hilo, ¿es la Dominación Femenina otro tipo de búsqueda de ese equilibrio de polaridades? ¿Es acaso un desfase mental como dicen otras voces profesionales? ¿O es lo que dice la canción de Ketama? "No-es-tamos locos que sabemos lo que que-remos..." :) Who Knows!
      Por cierto, hay una peli -desconozco si basada en un hecho real- donde Jung muestra cierto interés por cierto tipo de relaciones. No sé si la habéis visto. Se titula "Un Método Peligroso"

      Eliminar
    9. Es lo más fácil, tachar de locura lo que no se entiende, qué te voy a contar, si me han pronosticado un futuro de manicomio hace menos de 24 horas ;)

      Como me dijo ayer un amigo: Pues encantado de la vida de estar de manicomio, y que nos dejen a los locos, si en el mundo de los normales fuesen más los raros que los normales, ¿a quien acabaríamos llamando raros? Bendita locura, pero que nos dejen vivirla.

      Sobre la película, parece que sí se basa en hechos reales, habrá que darle un repaso por aquí, sobre todo por el enfoque de que la pobre esa tenía que estar loca según los señores doctores para disfrutar con los azotes.

      En resumen, opino como Ketama, sabemos lo que queremos y no queremos jugar a mil bandas ;)

      Eliminar
    10. Bueno yo no me preocuparía mucho por ese diagnóstico... ¡Me parece que es sorprendentemente cabal y coherente en sus razonamientos!

      El concepto de "normal" es una "rareza" en sí mismo, ya que no hay nadie "normal" cuando se le ve a la luz del microscopio... La "normalidad" es la rareza. Y menos mal, si no que aburrido sería todo... ¿Por qué me viene ahora a la mente "Amelie"? Creo que por la descripción de los pequeños placeres que tenía... :))))

      ¿Así que está basado en un hecho real? :) ¡No lo sabía!

      :)

      Eliminar
  5. Hace mogollón de lunas que leí Cumbres Borrascosas y vi la versión de William Wyler... el libro lo guardo en mi biblioteca y la peli es uno de los ejemplos mas evidentes de lo complicado que es llevar al lenguaje visual la intensidad de las emociones..., no he visto esta nueva versión que sin duda intentare catar, aunque a veces me gusta deleitarme con el recuerdo difuso del papel.
    Me encanta su atrevimiento al proponer en su blog una obra tan dramática en un tiempo donde la banalidad es lo que nos gusta y su libre-pensamiento al hablar de Emily Brönte, un relato sobre las emociones-pasiones interiores en un mundo donde parece que solo la marcha económica nos conmueve.
    También hacia mucho tiempo que no oía hablar de Erich Fromm... j. ni eres ñoñas, ni siquiera lo pareces, si alguien no entiende que el amor equilibra las relaciones es un necio, si alguna persona no tiene dudas sobre la dominación femenina es un simple... me apunto a tu sindicato.
    Un sumiso que no podía dejar de decir algo sobre Cumbres Borrascosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad limpiabotas, es muy complicado llevar una novela de estas características al cine... A ver qué te parece esta otra versión. :)

      No a todo el mundo nos gustan las banalidades; o al menos nos gustan también cosas con un poco más de profundidad. ¡Qué aburrido es un encefalograma plano!¡Y qué interesante indagar en todos esos recovecos ocultos de la psique humana! Una buena escritora, como es el caso, siempre lo hace. Y claro, ahí siempre está la profundidad de la persona que tienes delante (sea una escritora, una poetisa, o un simple conciudadano tomándose un café en un bar). Personalmente, lo que más me pone es la inteligencia jajaja. Como decía alguien: "me pone mucho, me pone ¡dos veces!" :)

      Gracias por lo de que no soy noñas. Yo no me tengo por tal, pero seguramente alguien lo pensará. Me importa poco la verdad. Si estás seguro de tí mismo eso basta. Y ahora te voy a hacer los coros:

      "si alguien no entiende que el amor equilibra las relaciones es un necio"

      "si alguna persona no tiene dudas sobre la dominación femenina es un simple"

      ¿Te puedo citar? :)))))

      Vale, ¡pues creemos el sindicato! Un abrazo

      Eliminar
    2. Pos yo no he leído Cumbres Borrascosas, ni ha visto ninguna de las pelis. Pero bueno, como habeis nombrado a Erich Fromm, "me pego el moco" en plan de "yo también leo y soy curto" jejejeje. Ale saludos para el caballero limpia-botas también.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.