~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 2 de marzo de 2012

El sumiso susceptible




O lo que es lo mismo, tiquismiquis, quisquilloso, suspicaz, fácil de resentirse o enojarse. Me los he encontrado en la vida real y muchas más veces en la cibernética. Dirán de sí mismos que son almas sensibles, pero nada que ver. Me encantan los hombres sensibles, pero estos son sensibleros, que es distinto. ¿Cuál es el problema con este tipo de sumiso? Muy simple. Un sumiso debe ser un hombre fuerte, no por masa muscular, sino con fortaleza mental para entrar en una relación en la que no va a imponer su criterio y en la que tendrá que dejar su amor propio a un lado (que no la dignidad, ojo). Es decir, debe ser un hombre entero, con los pies en la tierra en cuanto a lo que esta relación supone y significa para poder después dar rienda a la fantasía y a la imaginación de todas las posibilidades que ofrece el par Ama-sumiso. Bueno, pues resulta que estos sumisos lo hacen justo al contrario. Primero parten de la fantasía, de lo irreal, se montan la película en su mente, teorizan hasta el infinito sobre el tema, y después (si es que llegan a querer realmente dar el paso, que esa es otra) plantean la relación de una manera mecánicamente realista, sin margen para experimentos imaginativos, que para eso ya dejaron bien acotado lo que ellos creen que debe cumplir toda buena Ama que se precie de serlo. Y cuando le dejas claro que esto no va de lo que ellos quieran sino de lo que queramos nosotras... explotan de fastidio.



No sé si recordáis al chico virgen del que hablé en El sumiso resignado, aquel que se hizo pasar por sumiso por ver si pillaba cacho conmigo. Pues es un buen ejemplo del caso que comento (es que algunos llevan varias etiquetas juntas...). Cuando le dije, con todo el tacto que pude, pero con la necesaria firmeza, que se estaba metiendo en algo que le quedaba grande y que no contara conmigo para sus planes, pilló un rebote de película, una pataleta que, por otra parte, se veía venir dadas las circunstancias. Me dijo, haciendo oídos sordos a mi consejo y a mis palabras de adiós definitivo, que él estaba “dispuesto” a que nos volviéramos a ver, pero que yo no encontraría a ningún sumiso en esa ocasión. Vamos, já, como si hubiera encontrado a un sumiso antes, en vez de a un desesperado que creía que por tomarme un café ya íbamos de cabeza a “arreglar lo suyo”. De risa, o para echarse a llorar. O sea, para haberle dicho si me hubiese molestado en responder, ¿y a quién me voy a encontrar entonces... a un “tío de verdad”?



Porque claro, en el fondo lo que les ocurre a este tipo de supuestos sumisos es que todo esto de la sumisión les fastidia bastante. Si respondieran con sinceridad a la pregunta que puse por ahí acerca de borrar su sumisión si pudieran, su respuesta sería que ellos la borrarían y la arrancarían de cuajo de sus cerebros. Es algo que, para su desgracia, les atrae, pero solo hasta cierto punto, y sin perder de vista que ellos son muy hombres y que ninguna mujer les va a cantar las cuarenta. Podrán ser amables, o pelotas en realidad, con las Amas que ellos vean que se adaptan a su modo light de entender el tema, pero cuando alguna sospeche (con razón) de sus intenciones y diga de frente que se equivocan de planteamiento, -sin ni siquiera atacarles personalmente eh, sino diciendo que hay sumisos y sumisos y que no es razonable que encima se vendan como expertos en el tema-, entonces, como digo, saltan como la niña del exorcista y se sienten ultrajados, ofendidos y heridos en esa supuesta sensibilidad. Que una cosa es ser sensible y otra muy distinta es ser pusilánime. Y la sumisión no es para pusilánimes, lo repito las veces que haga falta. Un buen sumiso es algo admirable, es un diamante para el Ama que tiene la suerte de tenerlo, para disfrutarlo y para respetarlo. Pero estos no merecen respeto. Son intrusos. Ni siquiera sirven para sesiones (sin menospreciar a los practicantes de esto), porque son tiquismiquis también físicamente.



Yo creo, en definitiva, que no basta con que algo te atraiga, tienes que valer para ello. Si te fascina la música pero tienes voz de rana, quédate en tu casa. Si te encantaría ser médico pero te desmayas con las agujas, olvídalo. Si te llama la atención “el fascinante mundo de sensaciones de la femdom” pero no te paras a pensar que la más simple orden procedente de una mujer te ataca los nervios... déjalo, hazlo por ti y por nosotras.



Creo que con el tiempo ellos mismos se rinden a la evidencia, de hecho ya tienen preparada la vía de huida con frases como... “tampoco me voy a volver loco buscando algo que puede que no llegue nunca”... pues no, el Ama light a la carta que tú necesitas no existe, o vivirá esto de manera tan transitoria como tú, así que es casi imposible que coincidáis en este siglo. Lo dicho, lo tuyo con ver un par de videos se arregla, no quieras abarcar más, que quien vive en una casa de cristal no es recomendable que vaya lanzando piedras, siempre habrá quien te devuelva el ataque, y tu corazoncito de niño malcriado no está para esos trotes.

9 comentarios:

  1. Considerando que a nosotras las etiquetas nos incomodan y consideramos imprescindibles los matices, me temo que algunos hombres se ponen una etiqueta q al final les da urticaria y luego no saben como salir del atolladero. En el término sumiso se incluyen seres tan dispares como a disgusto con su definición. Con lo fácil que sería decir "No sé lo que soy pero estoy deseando saber cómo te gusta el café para traerte uno"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que vamos a tener que inventar un término para los sumisos de pasar el rato (sumiratero jaja), esos que disfrutan con un par (o una tanda) de azotes, humillación, lo que sea, y dejar la palabra sumiso para eso que comentas, que ya puedo yo hacer 100 entradas y la definición la has clavado en una sola frase :)

      Eliminar
  2. Tenía preparado un tocho-comentario sobre que no creo que haya sumisos suceptibles per sé, si no relaciones mal llevadas/ insatisfactorias/ etc... en los cuales los términos no están claros o una de las partes (en este caso la parte sumisa) no sabe lo que quiere. Por aquello de siéntate en tu sitio y nadie te hará levantar, por aquello de que todos somos mayorcitos y deberíamos saber a lo que venimos, pero en la praxis eso no siempre es fácil y tal.

    No obstante, desviándome un tanto del tono general y llevándolo a mi terreno más bdsm, lanzo una cuestión al aire; si estoy en una fiesta bdsm y participo en una subasta de esclavos, y el "ama" que hace de "presentadora" de esa subasta hace un comentario jocoso del tipo "a ver, quién va a comprar a éste esclavo con la polla tan pequeña que tiene"...¿soy suceptible?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, que haberlos haylos, como se ve sin ir más lejos en el miniculebrón del anterior post producido por un comentarista que tiene todos los síntomas del quisquilloso, como se veía venir desde aquella pregunta suya sobre si la sumisión se contagia...

      Pero centrándome en tu pregunta, que es un caso real tal como plasmaste en tu blog, pues poco más puedo añadir a tus propias reflexiones y comentarios allí, pero por resumir, el tema en concreto es la susceptibilidad frente a la humillación, y es una cuestión delicada para ambas partes, que necesita de grandes dosis de conocimiento mutuo para no dañar a la persona+hombre que hay más allá del sumiso ni para convertir al Ama en una mala pécora sin sentimientos (he perdido la cuenta de los que afirman que las Amas somos malas y punto).

      Dicho todo esto, hay sumisos para los que el culmen de la excitación es precisamente la humillación pública, y que otro en tu lugar habría disfrutado como un enano siendo ninguneado ante un grupo de conocidos y desconocidos. Pero fíjate que este mismo hombre puede ser susceptible en el sentido que le doy yo, que no va centrado en ninguna práctica bedesemera, que ahí, para gustos los colores y hazlo consensuado y tal, y que en una reunión improvisada hacer una subasta de esclavos podrá salir dios sabe cómo, aunque de eso se trata, de subastar esclavos, que no sumisos, y se supone que el esclavo traga con todo, y si no te sientes cómodo no te metas, conclusión evidente a la que tú llegas también. Esto me recuerda a los que se ofrecen como sumiso de prueba, sin saber si les va a gustar o no; creo que SÍ se sabe bastante bien si algo es lo tuyo o no, y si dudas mucho, lo más probable es que mejor no entres donde no debes, lo cual vuelve a enlazar con el tema de que ser susceptible está reñido con entregarse a un Ama, al menos si se pretende ir más allá de una sesión suelta.

      Hay que ser muy fuerte, psicológicamente hablando, para acatar la autoridad femenina, y saber nadar y guardar la ropa. Siempre existe ese tira-afloja para que el sumiso vaya más allá en su entrega, pero ojo, no pierdas el norte ni la perspectiva, todos somos humanos, si tu Ama se pasa tres pueblos, díselo; si es razonable y justa lo reconocerá y te parecerá más admirable y digna de ser servida. Yo no quiero una marioneta sin criterio sino un hombre que sepa dónde está en la vida, lo que puede ofrecer y lo que no, y a dónde puede llegar, al menos a grandes rasgos, que luego esto se trata de construir un camino juntos. Ya digo, primero realismo puro y duro y luego fantasía ilimitada.

      Eliminar
  3. Hola de nuevo.
    Realmente, hay veces que resulta difícil desenmascarar a determinadas personas, a veces me atrevería inclusive decir personajes, pero en otras ocasiones, es realmente fácil, pues vienen con la etiqueta en la frente.
    Supongo que como usted comenta, Ama S., ha tenido ocasión de comprobarlo, pero yo también insisto una vez más, un alma sumisa, no tiene dudas, y si además ha decidido llevarlo a la práctica en su día a día, las dudas desaparecen total, con lo cual, y ya metido en una relación DF, podrás discrepar referente al prisma de tu Dueña (Llegado el caso), y podrás hacérselo saber (Ya que pienso que el sumiso acelga, siempre se quedará en el camino)de una forma sutil a la vez que directa, pero tendrás clara la premisa principal, aquí la que manda, decide, elije, es siempre Ella, y el sumiso disfrutará con ello, no se enojará, ni rebotará, una vez mas, pienso que esa actitud, es un intento de "Top from the bottom".
    Por si vale de algo, y basándome en mi propia experiencia, dentro de las relaciones que he tenido, la única que he llegado a vivir con intensidad, fue cuando compartí mi vida con una Ama verdadera, y puedo asegurar, que caminando tras ella, he llegado a vivir los momentos mas apasionantes de mi vida, y estos fueron así, cuando realmente la vi disfrutar a ella.
    Referente a la segunda parte del post de Spirit, y si Ama S. me lo permite, Spirit, efectivamente, no es lo mismo un sumiso que un esclavo, y como usted bien dice , somos mayorcitos para saber donde nos metemos, o ¿Quizás algunos no lo tengan tan claro?, naturalmente, el sumiso debe estar preparado mentalmente, y no digo entrenado, cuanto mas, un esclavo ( 1. adj. Dicho de una persona: Que carece de libertad por estar bajo el dominio de otra. U. t. c. s.
    2. adj. Sometido rigurosa o fuertemente a un deber, pasión, afecto, vicio, etc., que priva de libertad. Hombre esclavo de su palabra, de la ambición, de la amistad, de la envidia. U. t. c. s.
    3. adj. Rendido, obediente, enamorado. U. t. c. s.
    4. m. y f. Persona alistada en alguna cofradía de esclavitud.) definición según diccionario de la real academia española, y si mi Ama me subasta como esclavo, es porque previamente yo me he entregado a ella de forma voluntaria, he delegado en ella, y ella me creerá preparado para ello, si no es así, algo falla en la relación, ¿Comunicación?, es muy fácil ponerte el adjetivo de esclavo, pero ardua tarea cumplir sus connotaciones.
    Gracias una vez mas.
    Saludos: J.R.G.

    ResponderEliminar
  4. Interesante lo que propone Ama S.
    De entrada el que un sumiso se ponga quisquilloso por ejemplo si en una subasta le dicen que tiene la polla pequeña, creo que no es que sea un sumiso quisquilloso, sino que no es sumiso y ya está. Si me ofrezco a ese tipo de sesiones he de suponer que no me van decir que tengo la polla muy gorda, ni que sean neutras en este tema, ni que digan que estoy muy macizo, soy el sumiso, y he de suponer a qué voy. No he ido a tomar el té de las 5.
    La dominacion femenina tiene su atracción para las Amas y para los sumisos, creo que precisamente por eso, por jugar al límite, por no buscar tener una relación vainilla de pareja,y dentro de ese límite el sumiso, la parte que "sufre" en teoría, ha de tener confianza en su Ama y ha de tener flexibilidad para que si alguna vez ella hace algo que a él le incomoda, saber esperar, confiar en ella, decírselo tranquilamente, como dice Ama S. El trapecista del circo ha de esperar que alguna vez se caerá, y si no quieres caerte hazte presentador del circo.
    Y también comparto el que para ser buen sumiso hay que tener mucho equilibrio mental y psicológico. Saber que el sumiso ha de dejarse llevar por el Ama, y no ser débil para hundirse moralmente porque te digan que tienes la polla pequeña, porque quizá es verdad que la tienes pequeña y nunca te lo han dicho porque nunca te la habían visto, o incluso aunque no sea pequeña, ¿qué más da? es una sesión BDSM, no es un juicio público, y el sumiso seguro que sabe desde hace tiempo si la tiene grande o pequeña. Sigo usando el ejemplo de la polla, pero se podría aplicar esto a cualquier otra cosa.
    Y dicho esto no quiero dejar de aclarar que aún así el sumiso, por muy fuerte que sea, no deja de ser humano, y como humano tiene sus días mejores y peores, y el camino de la sumisiòn seguro que tiene avances y algún retroceso. Y ahí estará el Ama para ayudarle o perdonarle y ver si es un tropiezo pasajero o que en el fondo el sumiso no lo era.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí que está dando juego el ejemplo de Spirit. Vamos a echarle sano cachondeo al tema y a pedirle que nos saque de dudas enviando una foto, que la que tiene en su blog desnudo no está muy nítida, a ver si nos reimos con cariño esta vez y le curamos esa espinita... Bromas aparte, me quedo con la valentía que supone que cuentes un tema que te tocó la fibra.

    Se ha comentado que la comunicación es importante, y también me quedo con eso, que lo fundamental es que pudieras hablar de cómo te sentiste con tu Ama y de lo que pudo aportar la experiencia en vuestra relación, lo demás es relativo y da igual cómo te juzgue nadie, solo tú y Ella sabéis por dónde camináis y cómo es vuestro bdsm particular, que tal como yo opino, no tiene mucho sentido hablar de falsos sumisos en bdsm sino de dos personas que se complementan en sus prácticas sexuales no convencionales. Posiblemente, como comentan por aquí, un sumiso bedesemero no tenga mucha vocación de ser esclavo, busca su disfrute conjunto con el Ama, pero no se mueve en los parámetros de ciega obediencia de aquel. Curiosa la definición 3 de la RAE, rendido y obediente como sinónimo de esclavo. Ese es el tipo de esclavo que yo busco. El genérico de privado de libertad total, no.

    No puedo evitar comentar una reflexión que me surge al hilo de esa anécdota: cómo el convencionalismo social se filtra también en una fiesta bdsm. No estaba en los planes la subasta pero surge y por no desentonar se hace, como le ocurre al bebedor social o tantos otros ejemplos. Si yo fuera Spirit y tuviera una máquina del tiempo, volvería allí y diría, señores, me voy a abstener de este juego porque no va conmigo, y que los demás, haciendo honor a lo del SSC, sobre todo por lo de consensuado, repondieran, ok, sin problema, no por ello te vamos a considerar menos sumiso.

    ResponderEliminar
  6. Estaba yo liado con mis aportaciones sobre las profesionales y tal y no me he dado cuenta de los derroteros, interesantes, que estaba tomando este post en sus comentarios en base a mi anécdotilla sin importancia. Por no divagar demasiado, iré directo al grano exponiendo algunas pincelladas. Si se me permite la publi, como bien dice Ama S ya expliqué ese tema en mi blog en el correspondiente tocho y lo aproveché para divagar un tanto:

    http://soyunamierdadesumiso.blogspot.com/2009/11/una-experiencia-desagradable-que-tuve.html

    Bueno; la esencia no es el tema en cuestión, que un día tonto lo puede tener cualquiera, si no algo por lo que yo siempre abogo, si bien es verdad que desde una perspectiva más bdsm que propiamente femdom: sumisión no significa de forma automática anulación ni, mucho menos, aceptar carros y carretas. Esto último, desde luego, no significa ni cuestionarlo todo ni perder la esencia, que como bien se ha dicho ya somos todos mayorcitos para saber a lo que vamos. Pero entre el espacio de ambas frases está el equilibrio de estos juegos que, repetimos, parten de la voluntad de las partes y de un deseo de carácter sexual. Y que este equilibrio se debe dar creo que estamos todos de acuerdo, pues todos los comentarios han abogado por la comunicación, el exponer las cosas, etc...Podemos teorizar sobre relaciones femdom idílicas pero el día a día y la praxis luego es otra, y las relaciones son las que son porque las protagonizan personas que son como son. Tan cansino es un sumiso suceptible, rebotón, interesado y tal como un muñeco sin ideas ni deseos totalmente anulado.

    Quizás en el caso concreto de la anécdota de mi polla, el matiz no era tanto el comentario como quien lo hizo no sólo no era mi Ama de aquel entonces si no que además ni me conocía. Cualquier actitud al respecto es legítima y comprensible; se puede asumir el papel de sumiso o esclavo (agradezco a JGR las definiciones, pero si las aplicamos a estos mundos y partimos de la voluntad de las partes yo no las tendría tan claras...pero eso es otro debate) y agachar la cabeza, se puede (como hice yo) poner cara de palo y aguantar para no liarla, se puede, como propone Ama S, parar el juego y hubiese sido perfectamente comprensible, y se puede montar el pollo y decirle a la tipa esa "bonita, tú quien eres...". Ninguna de estas reacciones hacen que quien haya hecho a o b sea mejor sumiso que c o d.

    Opino, como dice sumiso pepa, que un sumiso ha de ser fuerte psicológicamente. (Por cierto; para quien no se hayan leído el tocho, a mí esa tontería no me hundió ni nada parecido, me jodió un poco el rollo, me enfadé un tanto, me aguanté y a otra cosa). Sin embargo, creo que esta fortaleza psicológica también implica cuestionarse situaciones que no nos agradan. Como ha contestado Ama S, la circunstancia es que se de una comunicación y entre las partes que practican el tipo de relación que sea (bdsm, femdom) se lleguen a los términos que complementen este tipo de relación no convencional.

    Y bueno, ahora vamos a la verdad del debate, al fondo de la cuestión...¿es cierto que tengo o no la polla pequeña? Pues le diré a Indocumentao que me haga un retrato, que él maneja bien el photoshop, y vais a flipar....

    Un abrazo

    pd1: menos mal que he dicho que no iba a divagar...
    pd2: por cierto, por no comentar luego en el post posterior, yo veo cierto peligro en ese tipo de páginas porque estas cosas son todas subjetivas...aunque haces bien en denunciar a este sujeto, ya que cuando te invitan a irte de los sitios lo mínimo que puedes hacer, por orgullo, es aceptar la invitación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya hablaremos alguna vez de si es lo mismo sumiso que esclavo, que paradójicamente los menos entregados se ponen nicks como esclavo-total-sin-limites...

      Yo invitaría a nuestro desterrado a que se pase también por blogs de sumisos, que tras un record siempre hay que ir a por el próximo, y cuando termine de tocarle las narices a las Amas a ver qué va a hacer con su vida...

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.