~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 7 de enero de 2012

¡Socorro, que el Ama me come!


A veces los sumisos dicen que hay que tener cuidado, que el Ama te puede comer. O no lo dicen, pero su comportamiento demuestra que andan con esa precaución. Yo no sé las demás, yo todavía no me he comido a nadie. Un mordisquito tal vez, pero nada para preocuparse. Además, hay cuerpos más apetecibles que otros para hincar el diente.


Pero, hablando algo más en serio, no me refiero a comer literalmente; de los muchos locos que andan por ahí todavía no he topado con alguno tan trastornado que piense que el canibalismo sea el no va más de la D/s. Lo cierto es que está tan mezclado el tema de la hombría, el miedo social, el desconcierto por la inversión de roles, que es difícil buscar un extremo del cual tirar y desenredar la madeja mental en la que se puede meter el sumiso a poco que le dé vueltas a la cabeza. Pero lo voy a intentar.


Algunos opinan que hay que tenerlos bien puestos, porque si no el Ama te come. Si el Ama en cuestión utiliza al sumiso como una marioneta con el que volcar todo lo peor que lleva dentro, tal vez sea un miedo justificado. Y se da el contrasentido de que eso es justo lo que quiere el sumiso, que lo utilicen, que lo humillen, que lo traten como un perro sarnoso, pero al mismo tiempo tiene su corazoncito y su dignidad y no quiere que nadie lo pisotee más de lo debido.


Miedo a que el Ama te trastorne, a que abuse, a que pierdas cualquier control sobre tu vida... entiendo que a esto se refieren los sumisos con sus temores al respecto, porque confieso que no comprendo del todo esa reacción de considerar al Ama como su peor enemiga, en vez de la cómplice y la parte complementaria de su sumisión. Si los límites son sanos -y con dos personas sanas y una relación sana no debe haber problema-, ese miedo no debería ni asomarse a la mente de nadie. Hay una frase que dice “Serás amado cuando puedas mostrar tu debilidad sin que el otro lo utilice para usar su fuerza”. En la femdom ocurre que el sumiso se muestra debilitado y el Ama ejerce su poder, pero el matiz es que esto no se utiliza para quitarle nada al sumiso sino para aportarle lo que le hace sentirse realizado, a no ser que ni una parte ni otra jueguen limpio, momento en el que se entra en cosas como el abuso financiero, la esclavitud estilo Guantánamo etc. Pero por lo general, el sumiso debería estar tranquilo de mostrar su debilidad sin que el Ama haga abuso, en vez de uso, de ello.


El sumiso desea -y al mismo tiempo teme-, perderse en el universo del Ama. Sigue siendo un hombre, o lo que se supone que significa eso que se le inculca desde todos los frentes sociales, no quiere perder su terreno. Teme que ella le lea la mente. O los hombres son muy simples o nosotras tenemos la famosa intuición o un sexto sentido, pero esto normalmente es así, los llegamos a conocer como si los hubiésemos parido. Suele ocurrir siempre, excepto cuando una mujer se deja llevar demasiado por sus sentimientos y se coloca la venda y deja de recibir las vibraciones, o los letreros luminosos, de que ese hombre en realidad no es lo que parece o finge ser. El (mal) sumiso teme que Ella sea inteligente y conozca hasta el último rincón de su alma, porque sabe que una vez que se entregue, no tendrá escapatoria, que se cumplirá su deseo de encontrar una mujer que es dominante, que le atrae y que encima es inteligente, y que de ese hechizo no lo va a poder sacar nadie ni nada.


Pero, ¿no es eso lo que buscan? Se supone que sí, pero... Y luego dicen que somos complicadas... Lo quieren pero siempre que puedan dejar una puerta abierta para escapar si aquello se pone demasiado... serio, complicado, intenso (cada cual que elija la palabra que se adapte mejor a su temor concreto). Yo creo que no temen a que el Ama se pase de intensidad con los latigazos, lo que verdaderamente temen es encontrar una mujer que tenga inteligencia y que encima la utilice, porque ese es el verdadero dominio, el mental, y ahí es donde entra la verdadera hombría, hacer frente a lo que deseas y aceptarlo, pero de eso hablaré más extensamente en otro momento. Lo que digo ahora es que es difícil dominar a quien no confía, es como intentar atrapar el agua, solo te moja pero siempre se escurre entre los dedos. Y así no hay manera, sumisitos míos...

14 comentarios:

  1. Independientemente de todos los miedos, cobardías y demás impulsos que nos acompañan a los sumisos, ha tocado un tema que creo es muy espinoso y al mismo tiempo la columna vertebral de una relación D/s, la confianza. Confianza necesaria para que el sumiso pueda entregarse sin reservas. Y ahí viene el quid de la cuestión, porque la confianza, aparte de tener que viajar en ambos sentidos, debe ir creciendo poco a poco hasta llegar a ser plena. Y ambos deben poner mucho de su parte para que crezca. La experiencia me dice que confiar ciegamente desde un principio, puede hacer que te pegues un buen batacazo y sea complicado salir del agujero en el que caes. Por eso, siempre he dicho que no es lo mismo acoger y aceptar a un cachorrillo que a un perro apaleado. Son situaciones totalmente distintas.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. tobby, dije lo mismo que tú cuando hablé del miedo al rechazo, confiar ciegamente te lleva al batacazo, pero ¿quién tiene la culpa ahí? ¿Quién se hace falsas esperanzas? El sumiso, que se imagina lo que no hay.

    Pero hablo de otra cosa ahora. Hablo de cuando ya hay algo entre los dos, cuando se ha pasado las primeras fases y la barrera invisible sigue estando, y no tienen intención de quitarla nunca.

    No hay que perder el norte ni al principio ni después. El sumiso siempre es libre de decir hasta aquí llego, aunque curiosamente suelen aguantar más allá de sus límites, porque es difícil encontrar Ama, o porque esa en concreto le gusta como mujer aunque como Dómina no le convenza demasiado. Y por eso llega a la situación de perro apaleado que comentas.

    Se puede ser un perro apaleado por dar con una mala Ama, o mala persona a secas, pero también por meterte donde no debes. En ambos casos, ser sumiso no es incompatible con tener cabeza y ser realista.

    ResponderEliminar
  3. Siento diferir en algunas cosas de su comentario. Creo que hay una diferencia entre confiar plenamente y meterse en donde no tienes claro si quieres estar o no; o no tienes claro de que va una relación de Dominación Femenina. Entiendo y ocurre muchas veces de gente a la que unicamente le da morbo y entiende esto como un juego, con sus reglas, sus límites y sus limitaciones, y sale si no malparada, si con un mal sabor de boca.

    Yo es que no acabo de entender eso de los límites, al menos no concibo una relación D/s existiendo límites. Y no es para llevarse las manos a la cabeza, ni para pensar que soy un cabeza loca, o un fantasma, o poco realista. Me parece muy artificial una relación en la que se expongan de antemano lo que si y lo que no estoy dispuesto a hacer o que me hagan. Si se trata de una relación de Dominación Femenina hay que tener claro que quien domina es la mujer a la que te entregas; que te pones en sus manos y a sus pies, y que es Ella quien decide qué, cuando, como... se hace o se deja de hacer algo. Para eso debe existir, lo primero, conocimiento mútuo, ese conocimiento lleva a la confianza que con el tiempo será plena, y ambos dan como resultado una entrega plena a la persona que uno cree es la adecuada. Y dentro de ese conocimiento y esa confianza, no pueden haber límites que no hacen más que limitar la relación. El conocimiento hará que la persona a la que te entregas te sepa llevar por donde Ella cree que puedes ir; lo cual dará al sumiso confianza para esa entrega total. Evidentemente, si pasado un tiempo esa confianza plena no llega, es el momento por ambas partes de replantearse esa relación, ya que algo falla.
    Tal vez deba rectificar con lo dicho anteriormente de la inexistencia de límites, porque para mí si existen, aunque tal vez no sean los habituales. Mis limites son que mi Ama no me cuide, que se despreocupe de mí, que no vele por mí, que me mienta, me engañe o me abandone, que me cause un daño irreparable... El resto, no dejan de ser una lista de la compra con lo que me gusta o no me gusta, que está muy bien que mi Ama la conozca, pero que no puede nunca ser un manual de instrucciones.
    Cuando se sobrepasan esos mis límites, al menos yo, es cuando me siento un perro apaleado (tal vez sería mas apropiado escaldado, no sé). Y creame que eso puede ocurrir incluso habiendo pasado con creces las primeras fases.
    Un siempre cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. No sientas diferir ;), no suelto dogmas de fe, cada cual que crea lo que quiera, pero en este caso no veo en qué difieres, al final estamos diciendo lo mismo:

    La dominación a la carta, como la lista de la compra que comentas, por supuesto que no es Dominación Femenina, es bdsm a secas, de eso va mi comentario en negrita arriba en la columna lateral.

    En mi entrada sobre Los límites dije lo que comentas tú, que resumiendo es: no es que los límites no existan, es que NO es necesario fijarlos porque son evidentes cuando las dos personas confían y encajan.

    ResponderEliminar
  5. Los miedos que describes son muy parecidos a los que tendría un hombre vainilla ante el riesgo de enamorarse/comprometerse/implicarse. Y el tio mas dominante, duro y machote podria terminar en una relación destructiva del tipo q sea con una mujer. Cuando entenderán que el hecho de que llevemos las riendas no les pone en peligro, lo realmente peligroso es que ellos construyan su masculinidad sobre el mito del troglodita que mata al mamut y arrastra a la mujer del cabello..pq de eso ya no hay, aqui ni en el planeta vainilla.

    ResponderEliminar
  6. A ver si de estos tiempos convulsos de transición entre milenios surgen nuevos modelos de masculinidad y feminidad por el bien de todos. Me consta que muchos están hasta los webs de hacer el mismo papel que como dices no ha cambiado desde la prehistoria. Y yo estoy harta de escuchar eso de 'me das miedo porque eres demasiado inteligente'.

    ResponderEliminar
  7. pero inteligente si que debe ser usted

    amanecido

    ResponderEliminar
  8. Yo si me entrego a alguien lo más seguro es que me enamore de ese alguien, y si estoy enamorado de esa persona y no soy correspondido en mis sentimientos tarde o temprano sufro, no se quizás me pasa esto porque no soy un verdadero sumiso, no se...
    Para arriesgarme en el juego del amor (que cuesta a los bedesemeros hablar de amor ozu), debo de tener alguna garantía de salir victorioso....
    Y sospecho que si te entregas muy rápido la otra persona no se enamorará de ti,me equivocó? (has de representar algún tipo de reto).
    El caso esque quería contarte esto Ama S por si mi punto de vista te sirve de ayuda para entender algunas reservas... Y de paso para que me de la tú o los demás me deis vuestro punto de vista, puedo estar equivocado...

    ResponderEliminar
  9. elnavegante, la verdad es que es de lo más normal que el sumiso sienta muchas cosas por el Ama, y viceersa, siempre que no se quede el tema en unas sesiones bdsm, que incluso ahí es difícil ser dos trozos de carne insensibles, pero es curioso, tu comentario se parece al de lavacamejor, es el viejo temor del hombre a sentirse pillado, será algo genético, más allá de ser sumiso o banderillero.

    Lo de entregarse rápido fíjate que no es el tema de mi post, sino todo lo contrario. En pocas ocasiones el sumiso se entrega a fondo desde el primer momento, cosa absurda además; puede que lo haga de manera platónica y el enamoramiento es de hecho una enajenación mental transitoria, lo que importa es lo que se demuestra con hechos, no con versos de enamorado.

    Tal vez he simplificado el tema, pero es que no viene a cuento desarrollarlo más en un comentario.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado el post y los comentarios... y me apetece intervenir:
    Completamente de acuerdo que las relaciones BDSM (como todas) se basan en la confianza y la comunicación hace posible el conocimiento y el conocimiento posibilita la entrega mas fácilmente..., sin embargo la predisposición a mostrarse sin tapujos por parte del sumiso es crucial, que nos conozca el Ama primordial..., hablar como si estuvieras en una terapia, es bueno para que el Ama te pueda diagnosticar y remediar la falta de vinculación que nos aqueja.
    Yo creo que cuando decimos que el Ama nos devora, es lo que nos gustaría mentalmente, que nos manipulara sin problemas..., pero es evidente que cuando tenemos la oportunidad de someternos hay algo (miedo a su inteligencia o pavor a entregar nuestra voluntad, etc.) que nos lo impide.
    Desde que he leído el articulo, estoy pensando que posiblemente he fracasado como sumí en la búsqueda de Ama por no saber superar mis condicionamientos vainillas, por educación o por vertigo... no lo se
    Acabo de descubrir el blog y ha sido un placer inesperado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no se fracasa como sumiso, si lo sientes de verdad ya darás con el Ama que se complemente contigo, aunque también es cierto que hay distintos grados en la sumisión y lo mejor es autoconocerte primero a fondo antes de lanzarte a que te conozca otra persona. Y bienvenido por cierto.

      Eliminar
  11. Interesante el post, y mas aun, el debate creado en torno a el.
    Yo como sumiso de sentimiento, estoy de acuerdo con Ama S. a excepcion de que creo que hay de todo dentro de este mundillo, como "en la viña del señor", pero un sumi que se sienta tal, lo primero que hace es valorar la Supremacia de su Dueñ@, y cuando digo Supremacia, lo digo en el mas amplio sentido de la palabra, es decir, se entrega porque ha valorado su inteligencia, sus cualidades, y porque confía plenamente en su dueñ@,y la palabra confianza, es delegar absolutamente para todo,para cualquier tipo de decision, sea acertada u o equivocada, para eso esta la confianza.
    Respecto a las decisiones erroneas, supongo que hay entra la comunicacion entre el binomio, y esta puede ser verbal, o no, eso depende de la complicidad entre ambos, y de esa complicidad, dependera la relacion.
    Referente a la comunicacion con tu dueñ@, si no maneja todas las variables, dificilmente podra ejercer su posicion de dominio con respecto al sumis@.
    Referente al tema de enamorarse de tu dueñ@, si no es asi, y yo diria mas, si no te levantas pensando en tu dueñ@, viviendo por y para tu dueñ@, no voy a decir en cada momento del dia, pues eso lo considero idilico, es porque no lo sientes como verdadero sumis@, ya que pienso que todo sumis@ que establezca una relacion D/s, idolatrara a su Am@, y lo sobrepondra por encima de la gran mayoria de las prioridades, cada vez que tenga el privilegio de poder servirl@, se sentira emocionad@, ilusionad@ y orgullos@ de poder estar donde esta, si no es asi,yo lo considero una falacia, y como dice Ama S. en algun post, creo que no estamos aqui para perder tiempo, aunque la paciencia sea una virtud, pero la vida pasa.
    Slds: J.R.G.

    ResponderEliminar
  12. Si hay algo a lo que realmente le tendría no miedo sino pavor sería a poner mi vida en manos de una mujer poco inteligente. La inteligencia puede ser utilizada de muchas formas y no todas buenas pero en el caso que nos ocupa , el de la D/s , no veo como podría entregarme a un Ama si no considerase que ella es superior a mí en inteligencia. Sin esa admiración no podría haber sumisión.

    ResponderEliminar
  13. No resistí la tentación de comentar:
    Yo creo que en líneas generales ese temor viene a la posibilidad de que la ama saque más de la relación que ellos, inconscientemente tratan de guiar la relación al intercambio equivalente o a derechamente hacia sacar más.
    También se explica un poco desde la misma naturaleza del ama.
    Una ama es en general una mujer difícil de complacer (tomándolo en todo el amplio sentido de la palabra), dada su feminidad tiene cierta necesidad de control pudiendo llegar a ser muy detallista.
    Incluso siendo optimistas la capacidad de observación del ama genera inseguridades y dificultades para el sumiso que se hallaría en una posición en la que no podría satisfacerla lo suficiente, probablemente esa continua sensación de estar por debajo de la pareja (inevitable llegar a pensar que es una clase de compasión lo que lleva la ama a tolerarle) sea el "ser devorado por la ama"

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.