~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 30 de enero de 2012

¿La sumisión se contagia?

Me comentaba un sumiso que sentía horror (palabra textual) ante la posibilidad de que la sumisión se extendiera a todas sus actividades. Espero que no haga falta aclarar que la sumisión masculina no es una enfermedad, es un RASGO, una característica, una tendencia; yo voy más lejos y lo considero una identidad sexual, siempre que sea algo que va más allá de una sesión bdsm. Por tanto no es un defecto, y si lo fuera, bendito es para nosotras las Amas. Y tampoco hará falta que diga que no se transmite por contacto o por el aire de persona a persona. Ahora que ha respirado tranquilo algún curioso-despistado que lea esto y esté temeroso de perder su supremacía masculina por el estornudo de un sumiso que pase por su lado, continúo...


Voy a empezar hablando por experiencia propia, porque se podría aplicar lo mismo a las Amas y preguntar si tener una identidad sexual dominante se contagia al día a día de nuestras vidas. Aunque, si releemos la última frase, creo que ya está todo dicho. Identidad sexual. Repito que de eso se trata. Para otras personas es un rol, un juego. La diferencia, en mi opinión, es la duración en el tiempo de la conducta; en todo contacto o comunicación con un sumiso, aunque sea en plan distendido, no se pierde nunca de vista que soy la que domina, así que para mí es identidad y no rol, porque lo mío es Dominación Femenina, no bdsm a secas. Pero sea como sea estamos hablando de una forma de relacionarse de manera sexual, y de manera más amplia, entre personas, o entre hombre y mujer en mi caso.


Entonces, ¿soy Ama las 24 horas? Con mi sumiso SI. Con el resto de la gente NO. Es como si una mujer hetero, por el hecho de gustarle los hombres, se fuese apareando por las esquinas con todos los hombres que encuentra. (Sí, puede darse el caso, pero una cosa no tiene porqué llevar a la otra y rara vez ocurre sin entrar en lo patológico). Es cierto que hay rasgos que pueden estar presentes en cualquier faceta diaria, como la firmeza al decir o pedir algo, por ejemplo.


Es difícil luchar contra la idealización por parte de los sumisos, que imaginan al Ama subida a tacones imposibles todo el día y con la fusta en el bolso, pero imágenes idealizadas aparte, es creencia común pensar que al menos se trata de una mujer que va pisando fuerte, que no se corta un pelo, que no se calla ante nada ni ante nadie. Y eso es más o menos cierto, aunque ya digo que cada mujer es un mundo, pero lo de un carácter fuerte, o firme, por tanto sí creo que es un rasgo generalizado. Por cierto, que firmeza y autoridad no están reñidas con ser sutil o incluso dulce. Yo soy... bueno, ya quedó claro, o convenientemente encriptado ejem, en aquella entrada sobre mí... Pero ampliaré, un poco, la información, que si lo cuento todo pierde la gracia para el que vaya a conocerme en persona. Tengo aspecto de tranquila y pacífica. Y lo soy, por lo general, pero como me toquen las narices un poco más de lo normal... arde Troya. Y firme soy, a rajatabla. Como diga que no, es que no, y me da igual que supliques, te arrastres o te hagas el harakiri delante mía (espero que esto último te lo ahorres por el bien de los dos).


De la misma manera, hablando ahora del sumiso, en su vida cotidiana puede ser atento y servicial con otras personas, lo cual no quiere decir que sea un arrastrado, ni que sea sumiso con ellos, es un rasgo de su personalidad sin más implicaciones. Pero deberá estar entregado, disponible, localizable (ay, esos sumisos que “se pierden” sin motivo o con excusas de ciencia ficción), todo el tiempo que lo requiera su Ama. Es decir, será sumiso con ella exclusivamente.

Obviamente cada sumiso tiene su personalidad. Los hay que son, e incluso presumen, de ser dominantes en su vida cotidiana. Mi experiencia con este tipo de hombres no ha sido muy positiva, porque parecían tener que demostrar que eran unos “hombres de verdad” fuera de su relación conmigo, que lo tenían que compensar de alguna manera. Y al mismo tiempo estaban conmigo para descansar de su papel de macho dominante, como jefes de su empresa, por ejemplo. Esto conecta con el tema de quitarse la presión social de hacer lo que se espera de un hombre mediante la entrega (a ratos) con un Ama que invierta los papeles con ellos. Si eso es lo que quieres que sea para ti, un antídoto, vete a un spa o apúntate a yoga, porque ni soy lo que buscas ni eres lo que quiero.

viernes, 27 de enero de 2012

D/s unidireccional

¿Se puede ser sumiso (o dominante) con otra persona que no se complemente con tu identidad sexual? La respuesta para mí es obvia, pero me sorprendo cada vez que tengo noticia de sumisos que aseguran tener una relación femdom con su novia vainilla. ¿Y esto cómo se come? Pues muy sencillo, ellos la sirven, la adoran, la obedecen y no hace ni falta que ella sea dominante...


Vamos a ver el ejemplo contrario. Yo decido, pongamos por ejemplo, que soy desde este momento el Ama de Brad Pitt (no es que sea mi ideal, pero por escoger a alguien conocido). Averiguo su email y le mando órdenes cada 15 minutos. Aparte de la denuncia lógica por acoso, vamos al fondo de la cuestión. Me diréis que eso no es D/s, porque no se pude someter al que no se deja dominar. Y yo os respondo, con la misma lógica-ilógica de estos sumisos que comento, que de eso nada. Que yo soy feliz con mi Brad de mis entrañas, que me siento realizada mandando y ordenando, que yo decido ser su Ama y que él me deja, o no se opone, que para mi ofuscada mente viene a ser lo mismo... Un poco ridículo, ¿verdad? Aún más si se pretende estar por encima de los demás aduciendo que esto tiene mérito extra. Eso no es una relación D/s, eso es “autosumisión”. ¿Quién controla al sumiso? ¿Quién lo corrige? ¿Quién evalúa sus progresos, administra premios y castigos? La respuesta es nadie, o él mismo, lo cual no es muy objetivo que digamos. Tal vez esa relación evolucione hacia una verdadera femdom, pero me imagino a esas “pobres” chicas aguantando los frikismos de su novio y maldiciendo al cielo por no tener una pareja como dios manda.


Sumisión y dominación se complementan, son dos caras de una misma moneda. Si va solo en una dirección eso es jugar al frontón. Lo lógico en esto es jugar al tenis. Pero ey, cada cual se autoengaña como mejor le conviene. Y si tú eres feliz, o crees serlo, enhorabuena, pero vamos a llamar a las cosas por su nombre, ¿vale?, al menos ten la honestidad de reconocer la auténtica naturaleza de tu relación, no la disfraces de lo que no es. Pero claro, también tiene sus ventajas lógicas, como toda relación platónica, y una sumisión unidireccional no te obliga a tragar con nada que tu Ama te imponga... Uy, a ver si va a ser esto el meollo de la unidireccionalidad de estos sumisos...

lunes, 23 de enero de 2012

Autocuestionario para sumisos

Pasar de la teoría a la práctica en D/s puede ser un salto sin red, no solo para los sumisos, para el Ama también. Yo creo que la regla básica es el conocimiento, tanto de uno mismo como del tema. Conócete a ti mismo, infórmate de la esencia de estas relaciones, y respóndete con sinceridad. Y por encima de todo, sé honesto contigo y con tu posible Ama.

Esta entrada es de algún modo la continuación de la anterior, porque alguno se habrá quedado pensando “¿y yo cómo hago la prueba del algodón?”. También estoy posteando muy seguido, quiero exponer cuanto antes lo que considero fundamental para quien pretenda conocerme. Y por si eso del fin del mundo es cierto también... jaja.

No me gusta lanzar dogmas de fe, pero luego pienso... total, algunos sueltan rotundas certezas sobre lo divino y lo humano en vez de callar y aprender, así que no es el momento de ponerse modesta. Bueno, en plan profe-psicóloga se me ocurren algunas cosas que puedes empezar por plantearte.


-Si pudieras, ¿borrarías tus tendencias sumisas?

Si te sientes incómodo o directamente mal con tu sumisión, deberás plantearte hasta qué punto es importante para ti. ¿Es básico? ¿No es tan importante? No es lo mismo buscar relaciones a ratos que colmen esa faceta o necesitar que tus relaciones tengan esa base de manera imprescindible. Define tu nivel de sumisión, y piensa que no es algo inamovible, tal vez evoluciones con el tiempo o lo abandones por completo.

-¿Por qué te sientes mal con tu sumisión? (en caso de que sea así).

Hay que diferenciar entre malestar interior y malestar procedente del exterior. La presión social en contra de la femdom es innegable. Ahora bien, depende de ti dejar que eso te condicione tu vida. En tus manos está que te afecte o no. Pero si ese malestar choca contra tu propio cerebro, puedes luchar contra ello o bien meterte mucho más a fondo hasta convencerte de que es un tipo de relación sana y normal, como opino yo y una “inmensa minoría” en todo el planeta.


-¿Conoces el tema con la suficiente profundidad?

No me refiero a modelos de látigos o vocabulario bdsm. Si no sabes lo que es facesitting o has leído vainilla en blogs como este y crees que hablo de un helado, eso se soluciona rápido. Debes ver más allá de los juegos sexuales y darte cuenta de que hay un trasfondo más profundo que todo eso.


-¿Opinas que las mujeres en general y las Amas en particular son el enemigo malvado al que te unes porque no puedes luchar en contra?

Esta es una mala forma de llegar a la D/s. Olvídalo y apúntate a clases de billar.


-¿Conoces la diferencia entre ser sumiso bdsm y serlo siempre con una mujer?

En definitiva debes saber que no todos los sumisos son iguales. Siempre hay un roto para un descosido... o un Ama complementaria a cada tipo de sumiso, incluso hay falsas amas que encajan con falsos sumisos, aunque eso puede terminar dios sabe cómo...


-¿Puedes relacionarte sexualmente con mujeres vainilla sin sentir que te falta algo fundamental?

Esto tiene que ver con los grados de sumisión de los que ya he hablado. Pero para mí es un buen medidor del tema, al fin y al cabo alguna vez tendrás que elegir o llevar una doble vida, con todo lo que eso conlleva.


-¿Podrías enamorarte de un Ama?

Puede que el amor surja o no, o algo parecido, pero no voy por ahí. Esto merece una entrada aparte, pero te adelanto que muchas veces el problema es encasillar al Ama en su “papel” y no conocer a la persona antes de embarcarte en algo más.


No están todas las preguntas que son pero son todas las que están. Como base la veo bien. Así que aquí queda mi aportación a vuestra guía interior... De nada.

sábado, 21 de enero de 2012

Grados de sumisión

Una duda que se plantean muchos es si son “suficientemente” sumisos. No es mala cuestión, solo que no está bien planteada. Nadie es más o menos sumiso, todo depende de lo que busque cada cual en su vida y, sobre todo, lo que exija cada Ama en concreto. A mí no me sirve cualquiera. No es como me dijo uno... “Soy físicamente una mierda y estoy muy mayor y tengo pareja, pero eso no importa, porque usted busca servidumbre y todo lo demás sobra”. Aparte de la alucinante retahíla que suelta el individuo hablando por mi boca, equivocadamente encima, el fondo de lo que dice es totalmente falso en mi caso. Estos han leído muchas veces anuncios de Amas que dicen que no les importa físico ni estado civil y dan por sentado que todas somos iguales.


El sumiso que yo busco tiene que ser auténtico, según mi definición de lo que me parece a MÍ auténtico, y no lo pongo en mayúsculas para dármelas de mega-Ama, es para subrayar lo personal de la opinión. A la que busque un rato sin complicaciones o experimentar, le bastará con que el sumiso se comporte en ese rato que dure el encuentro.


Voy a exponer mi escala a la hora de valorar cada sumiso que me llega. Repito que es la mía, como cada cual tiene su escala de valores por ejemplo, aunque algunos la tengan claramente equivocada y vean muy normal caer en abusos y extremos psicóticos varios... Sí, dejo caer que mi escala tiene una sólida base, que no nace de la noche a la mañana, que surge de conocer muchos tipos de sumisos, o de muchos hombres que decían ser sumisos, sin especificar nada más, como si la sumisión fuera algo estandar que no admite variaciones.


Caso 1- Te excita ver escenas de porno femdom, o imaginarte en ellas si es que no ves estas cosas, pero se te pasa la sumisión cuando se te acaba la excitación.

Lo tuyo es sumisión a ratos, sesiones sueltas, bdsm esporádico. Espero que lo tengas muy claro antes de buscar una mujer que se complemente con tus gustos. Puedes buscar jugar o puedes buscar una mujer que quiera jugar contigo en momentos puntuales, en ambos casos no lo necesitas como motor de tus relaciones.



Caso 2- Sigues con deseos de servir a esa mujer más allá del terreno sexual. Sientes algo dentro de ti contra lo que no puedes, ni quieres, luchar, y que se aleja de todo papel convencional de la relación hombre-mujer. Entiendes que la sumisión no es una tanda de azotes y usarte analmente, de hecho puede que tu Ama ni siquiera tenga esas preferencias.

Yo te considero algo más que un sumiso a ratos pero algo menos que un sumiso total, dando por sentado que con mucha probabilidad todo eso que sientes no te impide mantener relaciones vainilla con mujeres vainilla. Sin la sumisión notas que te falta algo, pero no cambias tu 'vida socialmente aceptada como canon normal' por una relación exclusiva D/s. Te basta con una relación paralela con una Ama a espaldas de tu pareja. O si no tienes pareja, te basta con un Ama de manera no permanente.



Caso 3- No concibes otra forma de relación con una mujer que la de adorarla y obedecerla en todas las facetas. Puedes tener por inercia relaciones vainilla, pero te dejan cada vez más vacío y hundido en la miseria. Has decidido incluso que no volverás a tener ni una sola relación más de ese tipo, que antes prefieres meterte a monje.

Obviamente lo tuyo es sumisión total. Este caso, aplicado a la Dominación, es el caso en el que me encuadro yo. No juego a ser Dómina, soy una mujer Dominante, y no concibo otra forma de relación con el sexo opuesto distinta a la D/s. Y es el tipo de sumiso que busco. Se dice que hay más sumisos que Amas, pero sumisos de esta clase hay muy pocos, y yo no me conformo con otra clase, porque busco lo que se complementa conmigo, no por otra cosa.


Esto no es un ránking ni el orden significa que un caso esté por encima de otro, aunque para mí sí haya grados y grados. Pero, no es una jerarquía, no son distintos niveles, simplemente están separados por completo. Tal vez una persona pueda evolucionar (o involucionar...) de un grado a otro, pero en principio me planteo que cada sumiso que conozco está ya englobado en un caso y no puede, ni quiere, salir de ahí. Hay de todo, algunos cambian, otros no. En cualquier caso, yo no me engaño pretendiendo cambiar a nadie (fuente ésta de tantos conflictos en cualquier tipo de relación). Algunos he encontrado que quieren pasar del caso 1 al 3 al saber lo que yo busco, pero no tienen madera, debido a problemas de tozudez, cerrazón mental y super-ego que lo hacen imposible. Hay hombres que no tienen interiorizados los conceptos de respeto, humildad, obediencia, y sería una tarea muy ardua moldear su carácter; tarea con mayor probabilidad de frustración para el Ama que para él mismo. Ya hablaré de los sumisos-reto.


Un sumiso total no es el que obedece a ciegas, de hecho será más selectivo que aquel que busque pasar un rato, para entregarse por completo no le sirve cualquiera que se ponga el cartelito de Ama. De hecho también, puede que en un momento de calentón, un sumiso del caso 1 se entregue a ciegas a una desconocida, pero eso sería una falsa sumisión total, eso es ser un irresponsable y un loco.


Un sumiso total (para mí) tampoco es aquel que se somete a todo tipo de prácticas bdsm. En esto entra la compenetración de ambas partes, es un tema distinto, no hablo de sesiones, hablo de algo más amplio como intento explicar a través de todas las entradas del blog.


¿Tiene algo que ver la experiencia con cada caso? No tiene por qué. Tal vez un hombre lleva 30 años de sesiones tras los cuales siente que ya ha experimentado bastante y se dedique a jugar al golf en el tiempo que empleaba en aquello. O puede que llegue a sentir que necesita convertirlo en su modo de vida sentimental. Igualmente, al caso 3 se puede llegar después de pasar por las otras dos fases, de los 50 años en adelante, o bien a los 25, después de tener varias novietas vainilla y una sola Ama durante 1 mes que sirvió para descubrir su verdadera naturaleza.



Creo que sin este post es imposible entender el resto del blog, y que por eso vienen muchos malentendidos y mucho despiste a la hora de comentar o dirigirse a mí por privado. Como dije antes, no he realizado una escala, pero evidentemente no me parece que tenga la misma autoridad una opinión de un bedesemero aficionado que la de un sumiso que vive su identidad con la misma naturalidad con la que respira. No obstante, todas las opiniones tienen cabida, es un reflejo a pequeña escala de lo variopinto que resulta ser cualquier grupo. Tal vez algunos se sientan decepcionados porque están esperando que relate intimidades sadomasoquistas y emigren a otros ciber-lugares. Bien, prefiero 10 lectores que entiendan lo que digo antes que 100 que esperen algo que nunca va a llegar.

jueves, 19 de enero de 2012

Rockera y Ama


No me refiero a mí con el título, aunque podría, sino a una Señora que fue la pionera del metal en España, Azuzena (1.955-2.005). En un comentario de mi entrada 'Rockeras de pro' ha sido reivindicada y aquí la traigo para darle merecida difusión.

Formó parte del mítico grupo Santa. También hizo cosas en solitario. Su canción más bedesemera de esa etapa es El oasis del amor, en la que destaca esta estrofa:

Si lo resistes podrás elegir mil torturas que te harán feliz,
Serás un perro más, nada podrás opinar.
Cuero, lujo, pasión y dolor, en mi Harén podrás encontrar.


Aquí tenéis la interesante letra y el vídeo de una actuación en tve de una canción con Santa.


Santa- No eres suficiente para mí

Dices que no lo aguantas más

empieza a ser demasiado para ti

pues pongo otro en tu lugar


Necesito a alguien más fuerte

alguien que me cueste dominar

Tú eres solo un muñeco para mi


Arder de amor cada noche

descansar y empezar

Arder de amor cada noche


No!, no eres suficiente para mi

No!, no eres suficiente para mi


Acostumbro empezar a tope

sin reparos en la aceleración

y emborracharme al amanecer


Vestirme de cuero negro

tener a los hombres a mis pies,

si eres valiente acércate


Arder de amor cada noche

descansar y empezar

Arder de amor cada noche

No!, no eres suficiente para mi

video

miércoles, 18 de enero de 2012

faq... o cuestiones frecuentes

Respondo en plan general a varias cuestiones que se repiten cuando me escriben por privado. Lo copio en la página Conocerme, y lo iré ampliando/actualizando. Si me escribes sin obtener respuesta tal vez encuentres el porqué en ese apartado de mi blog.



-¿Busca una relación ciber?

No.

¿Lo digo más claro? NO. Ene-O. Nooo. Que no, leñe.


-¿Qué edad debe tener su sumiso?

Entre 30 y 40 y algo, me va bien. Por debajo hay mucho infantilismo. A los de 50 me los reservo para cuando yo llegue a esa edad, a ver si entonces les sigo interesando o solo abordan a las de 30 y 40, los muy listillos. Lo he intentado con hombres entre 19 y 60, o sea que no hablo de oídas. Ya dedicaré otra entrada aparte a los maduros sin experiencia.


-Sé que no soy el sumiso que busca, pero ¿podríamos intercambiar impresiones por email?

Cuando inventen los días de 72 horas tal vez pueda dar a basto a tanta vida cibernética. Por ahora, no.


-Ola wapa, puedes agregarme a tu lista de candidatos.

..Sin comentarios.


-Perdone mi enésimo mensaje, Señora, pero pensaba yo que...bla bla bla

Si no te respondo tengo mis motivos, respétalo. Tal vez me interese responderte, pero cuando lo estime oportuno, la paciencia es una cualidad positiva de la sumisión.


Así que, a todos, gracias pero no. Tengo muy claro lo que quiero y esto no consiste en hacer un favor. Además, asimilar un rechazo os hará más fuertes, fijo que sí. La mayoría seguro que sois tipos majos y si pudiera clonarme me gustaría conoceros a todos.


Por último, los que escriben con más o menos educación pero para ponerme los puntos sobre las íes sobre algún tema accesorio, como recordarme que escribir Dueña con mayúscula es una falta de ortografía... ¿Has oído hablar de protocolo D/s, o es que tienes mucho tiempo para desperdiciar en chorradas?

martes, 17 de enero de 2012

Bloguear o no bloguear, esa es la cuestión

Respondo aquí una pregunta surgida en un comentario. ¿Qué pasará con este espacio cuando encuentre lo que busco? (Si es que eso llega a ocurrir, claro). Se sabe cuándo empieza algo pero no cuando termina, el tiempo lo dirá... serían las respuestas típicas, pero iré un poco más allá. Puede que se quede en pensamientos sobre Dominación Femenina como ya he escrito por aquí, o lo deje tal cual para que el hipotético sumiso no se duerma en los laureles, o hago una segunda parte tipo “Ama S. y sumiso-pata-negra en su mazmorra feliz” o lo dejo del todo porque mi misterioso visitante de Arabia Saudí (verídico ehm) da el paso de presentarse y acabo en un palacio cual sultana de película, qué-sé-yo, yo-qué-sé lo que puede pasar, pero tengo claro dos cosas:

-postear por postear sobre el tema que sea, por amplio y fascinante que pueda ser, llega un momento que se agota en sí mismo y ya resulta repetitivo y sin aportar nada nuevo. Llegados a ese punto, se cierra el blog de manera temporal o permanente y ahí queda por si sirve de algo;

-al mismo tiempo, todo lo que contribuya a difundir este modelo de relación, que ciertamente es minoritario dentro de la sexualidad en general y de la D/s en particular, será positivo, y si alguien siente atracción hacia esto, o no se termina de aclarar, etc y llega hasta aquí y “ve la luz”, no porque yo pretenda ser una autoridad en la materia, sino porque le sirva en algún sentido lo que lea, pues me daré por satisfecha, aunque no fuera esa la intención original.

La semilla de este blog surgió casi un año antes de ponerse en marcha, pero para hacer las cosas medio bien se necesitan circunstancias adecuadas. El ciberespacio no es un lugar grato a veces, y yo acabé algo quemada de cierta etapa forera, por eso un blog es lo que necesitaba para estar a gusto. Es tu casa, dices lo que te apetece y rechazas a quien no se comporte. Por tanto, las ventajas de entrada superan los inconvenientes.

Bloguear es algo que no se hace por obligación sino porque te apetece, te entretiene y relaja, y te llena cuando completas el post, lo montas y lo publicas, convirtiéndonos en periodistas por un rato. Como cualquiera que tenga uno sabe, mantener un blog es algo que requiere tiempo y esfuerzo. Tan solo buscar la foto que acompañe el texto es una tarea que a veces lleva más tiempo que escribirlo. Y escribir para mí es fácil. Si no fuera así sería absurdo ponerme a acumular entradas. Hay blogs que producen dolor de cabeza, con textos sin editar y contenido farragoso. No dudo que esos blogueros tengan cosas interesantes que aportar, pero no resulta tentador pararse a comprobarlo.



Se me ocurren algunas reflexiones sobre la blogosfera. El tema del número de visitas, por ejemplo. Creo que todos al principio miramos mucho las estadísticas, comprobando con ilusión y orgullo que aquello va subiendo como la espuma, o sintiendo desilusión cuando la cosa se estanca. Cosas propias de principiantes. Porque el número de visitas no sirve para gran cosa. Me explico. Puedes tener 100 visitas al día. Eso no significa que haya 100 personas que hayan leído el blog, ni entero ni algunas partes. Algunas visitas llegan tras meter unas palabras en el buscador, que ni siquiera son de Dominación Femenina, o vienen de páginas extranjeras tipo spammer, etc. Es decir, de visitas reales de gente interesada en leerte y que quieran volver o hayan estado antes, habrá la mitad de la mitad como mucho.

Más interesante es comprobar el “feedback” que tienes, reflejado en comentarios o en seguidores. Pero con los seguidores pasa otro tanto. Algunos tal vez se apuntaron un día y no han vuelto a pasar, o están ahí bien calladitos, como si no tuvieran nada que opinar o esperando que les entretengan sin más, lo cual es un derecho de cualquier internetero, pero que a veces te preguntas qué interés real tiene esa persona que te sigue pero que no participa al menos una vez aunque sea para saludar.

Después suele ocurrir que se forma una especie de corrillo, en el buen sentido de la palabra, con los comentaristas habituales. Te acostumbras a ver que están ahí fielmente y los echas en falta cuando no escriben. Se crea una sensación de familiaridad curiosa, un fenómeno muy típico en las ciber relaciones del tipo que sean, una falsa sensación de conocer a la otra persona, cuando realmente sois desconocidos por muchos posts que intercambiéis. Y esto no es ni malo ni bueno. Es otro tipo de relación, epistolar en este caso, que tiene sus ventajas. No hay prejuicios, no hay etiquetas, nadie juzga a nadie, la otra persona te produce un determinado efecto y con eso te quedas, incluso temes que no te cayese tan bien si os conocierais en persona, etc etc etc

Por último, decir que un blog es como todas las cosas en la vida, un 10% como son y un 90% como te las tomas, así que intentemos disfrutarlo porque para eso está. Te sirve a ti y no al contrario. Si no apetece o no hay nada que decir, ahí se queda parado el tiempo que haga falta. Sobre mi objetivo, decir que no he necesitado blog para conocer sumisos, pero quién sabe lo que puede surgir, es una vía como otra sin descartar otros medios. La verdad es que el porcentaje de los que me contactan es reducido en comparación con el número de visitas, lo cual es de agradecer, porque no se trata de probar suerte sino de hacerlo con un mínimo de convencimiento de que pensamos de modo parecido. Supongo que cuantas más visitas lleguen más probabilidad habrá de que alguien se identifique con lo fundamental de mis palabras.


En fin, que acabo de empezar y no es plan de ponerle fecha de caducidad, solo sé que con lo que escribo a ratos sueltos tengo material para bastante tiempo y siguen surgiendo temas a raíz de los comentarios, como es el caso de esta misma entrada. Así que de momento esto sigue. Y agradezco de antemano a los que me acompañéis en el trayecto.


sábado, 14 de enero de 2012

Vecindario bloguero

Cada vez que en mis estadísticas de visitas aparece un pico de subidón es que alguien me ha agregado a su lista de blogs. Agradezco el gesto ahora a todos en conjunto, y especialmente a los que incluyen una entrada exclusiva o compartida sobre mi espacio, como hizo AmaAlyna y ahora escitio. No es casualidad que mi entrada más popular hasta el momento sea la que recomendó ella. Copio a continuación las líneas dedicadas por scitio:

No lleva demasiado tiempo pero ha entrado con fuerza. Un Ama buscando a un sumiso "verdadero" explicando todo lo que NO busca en un sumiso. Buena prosa. Si tras leer todos los posts te sientes con fuerzas para escribir a la autora solicitando ser su sumiso estás preparado para enfrentarte a una prueba olimpica.

Comencé el blog en mayo'11 pero lo dejé dormir hasta septiembre. Las 2 entradas de mayo, Bienvenida y Qué es un sumiso verdadero, las tengo ahora en páginas separadas. La idea me rondaba desde hacía tiempo, y en mayo, tras descartar a un sumiso que era vainilla-curioso-morboso a secas, puse la primera piedra. Luego estuve ocupada con un par de candidatos sucesivos con más madera y al terminar esta otra fase, que tampoco tuvo los resultados esperados, me lancé a poner por escrito todo lo que necesitaba expresar.

No deja de ser curioso que un espacio que es poco más que un anuncio extendido tenga tan buena acogida. Hablo de lo que busco, de lo que no busco sobre todo, y de otras cosas que vienen a cuento para centrar y exponer lo que pienso y lo que soy, pero es un anuncio al fin y al cabo. Aunque quién sabe si se quedará en pensamientos sobre Dominación Femenina a secas. Tampoco pasa nada, es un medio más pero no exclusivo en esa búsqueda. Al lado de otros espacios veteranos mi contador de visitas palidece, pero ahí está para quien tenga curiosidad, esto no es una competición ni un ejercicio de soberbia.


Lo de la prueba olímpica que comenta escitio me produce una amplia sonrisa... la verdadera prueba viene después, esto es solo el aperitivo.


Gracias de nuevo y un saludo, vecinos.

viernes, 13 de enero de 2012

Femdom y cosas de marcianos


Para muchos la Dominación Femenina es algo de marcianos, y eso debían pensar los guionistas de esta serie de los 90, Cosas de marcianos. Para quien no la haya visto, el título original, Third rock from the sun, hace referencia a la posición de la Tierra en nuestro sistema solar, tercera roca a contar desde el sol, y buenísimo eso de “roca”, para recordarnos que somos un pedrusco perdido en la inmensidad del Universo.



Los protagonistas son 4 extraterrestres que se hacen pasar por humanos. La serie está un poco desaprovechada más allá de ese punto de partida que daba mucho juego, pues a los 5 minutos se te olvida que no son terrícolas, pero en conjunto tiene gracia y por momentos concretos merece la pena. El comandante, cabeza de familia en su nueva vida, se enamora de una compañera de trabajo y muestra unas tendencias sexuales poco convencionales, como meterse en la boca su pie o ponerse de rodillas a ladrar. No sé si los guionistas introducen esos elementos para ridiculizarlos o para meterlos como quien no quiere la cosa. Uno de los alienígenas ocupa el cuerpo de una escultural y dominante mujer rubia, y una vez que comprueba el poder que sus encantos ejercen, trata a los hombres como le da la gana.



Pero el momento cumbre femdom es este que os traigo. Una panda de venusianas malvadas llega a la Tierra con la idea de someter a todo el género masculino al completo. Su plan es... mejor que lo veáis, no tiene gracia si lo destripo. Como curiosidad, el cameo de Cindy Crawford.



Ah, y ahora que le he pillado el truqui a capturar vídeos, he actualizado el de la entrada El Ama ¿nace o se hace?, ya está en español y todo. De nada.


video


miércoles, 11 de enero de 2012

Exponerse


Tengo un comentarista asiduo que insiste en que me muestre más. Ya bromeé en un comentario con hacer un concurso y mostrarme en ropa interior para el ganador... Se queja el hombre de que no sabe cómo soy, como si todo el que escribe un blog tuviera la obligación de poner un álbum de fotos y una biografía a pie de página. ¿De qué sirve que ponga fotos en poses insinuantes aunque no se me vea la cara? ¿Tengo que demostrar que soy una mujer? ¿Tengo que demostrar algo? Supongo que lo pide porque en otros blogs sí hay fotos de la autora, lo cual me parece respetable, pero aparte de ser una elección personal, tengo un buen motivo para no poner fotos.



Cuando alguien elogia mi belleza, y es lo primero que hacen porque es lo primero que se ve, me parece contraproducente. Se van a quedar en eso y yo no domino a golpe de tanga. No busco un sumiso (solo) sexual, por tanto no voy a poner énfasis en contar lo buena que estoy, que además es algo subjetivo según el gusto de cada uno. Es falso que no muestre cómo soy. Me expreso, opino, dejo ver cómo ando de intelecto, y eso es lo que quiero que valore la persona que se entregue a mí, que dicho sea de paso, no es cualquiera que se pasee por el blog. Solo a él lo tengo que seducir, a los demás les debe bastar con lo que yo decida mostrar u ocultar.



Ya sabéis que se ha paseado por aquí el troll de turno y más que vendrán en cuanto sigan subiendo las visitas, y mira, no me da la gana de alegrarle la vista a ningún indeseable, a saber dónde puede acabar la foto. Y como digo siempre, es mi casa y son mis normas, esto no es un blog a la carta. Y por principio prefiero sugerir antes que mostrar, en todos los sentidos. Comparto mis pensamientos por si aportan algo al tema, de ahí a exponerme gratuitamente, va un mundo. Agradezco la participación de los comentaristas, pero precisamente viniendo la petición de un autodenominado sumiso, no puede resultar más chocante que se crea con derecho a pedir nada.



Dicho esto, lo cierto es que los comentarios son fuente de nuevos temas y eso es siempre enriquecedor. Incluso en este caso ha servido para aclarar algo, o eso espero.

sábado, 7 de enero de 2012

¡Socorro, que el Ama me come!


A veces los sumisos dicen que hay que tener cuidado, que el Ama te puede comer. O no lo dicen, pero su comportamiento demuestra que andan con esa precaución. Yo no sé las demás, yo todavía no me he comido a nadie. Un mordisquito tal vez, pero nada para preocuparse. Además, hay cuerpos más apetecibles que otros para hincar el diente.


Pero, hablando algo más en serio, no me refiero a comer literalmente; de los muchos locos que andan por ahí todavía no he topado con alguno tan trastornado que piense que el canibalismo sea el no va más de la D/s. Lo cierto es que está tan mezclado el tema de la hombría, el miedo social, el desconcierto por la inversión de roles, que es difícil buscar un extremo del cual tirar y desenredar la madeja mental en la que se puede meter el sumiso a poco que le dé vueltas a la cabeza. Pero lo voy a intentar.


Algunos opinan que hay que tenerlos bien puestos, porque si no el Ama te come. Si el Ama en cuestión utiliza al sumiso como una marioneta con el que volcar todo lo peor que lleva dentro, tal vez sea un miedo justificado. Y se da el contrasentido de que eso es justo lo que quiere el sumiso, que lo utilicen, que lo humillen, que lo traten como un perro sarnoso, pero al mismo tiempo tiene su corazoncito y su dignidad y no quiere que nadie lo pisotee más de lo debido.


Miedo a que el Ama te trastorne, a que abuse, a que pierdas cualquier control sobre tu vida... entiendo que a esto se refieren los sumisos con sus temores al respecto, porque confieso que no comprendo del todo esa reacción de considerar al Ama como su peor enemiga, en vez de la cómplice y la parte complementaria de su sumisión. Si los límites son sanos -y con dos personas sanas y una relación sana no debe haber problema-, ese miedo no debería ni asomarse a la mente de nadie. Hay una frase que dice “Serás amado cuando puedas mostrar tu debilidad sin que el otro lo utilice para usar su fuerza”. En la femdom ocurre que el sumiso se muestra debilitado y el Ama ejerce su poder, pero el matiz es que esto no se utiliza para quitarle nada al sumiso sino para aportarle lo que le hace sentirse realizado, a no ser que ni una parte ni otra jueguen limpio, momento en el que se entra en cosas como el abuso financiero, la esclavitud estilo Guantánamo etc. Pero por lo general, el sumiso debería estar tranquilo de mostrar su debilidad sin que el Ama haga abuso, en vez de uso, de ello.


El sumiso desea -y al mismo tiempo teme-, perderse en el universo del Ama. Sigue siendo un hombre, o lo que se supone que significa eso que se le inculca desde todos los frentes sociales, no quiere perder su terreno. Teme que ella le lea la mente. O los hombres son muy simples o nosotras tenemos la famosa intuición o un sexto sentido, pero esto normalmente es así, los llegamos a conocer como si los hubiésemos parido. Suele ocurrir siempre, excepto cuando una mujer se deja llevar demasiado por sus sentimientos y se coloca la venda y deja de recibir las vibraciones, o los letreros luminosos, de que ese hombre en realidad no es lo que parece o finge ser. El (mal) sumiso teme que Ella sea inteligente y conozca hasta el último rincón de su alma, porque sabe que una vez que se entregue, no tendrá escapatoria, que se cumplirá su deseo de encontrar una mujer que es dominante, que le atrae y que encima es inteligente, y que de ese hechizo no lo va a poder sacar nadie ni nada.


Pero, ¿no es eso lo que buscan? Se supone que sí, pero... Y luego dicen que somos complicadas... Lo quieren pero siempre que puedan dejar una puerta abierta para escapar si aquello se pone demasiado... serio, complicado, intenso (cada cual que elija la palabra que se adapte mejor a su temor concreto). Yo creo que no temen a que el Ama se pase de intensidad con los latigazos, lo que verdaderamente temen es encontrar una mujer que tenga inteligencia y que encima la utilice, porque ese es el verdadero dominio, el mental, y ahí es donde entra la verdadera hombría, hacer frente a lo que deseas y aceptarlo, pero de eso hablaré más extensamente en otro momento. Lo que digo ahora es que es difícil dominar a quien no confía, es como intentar atrapar el agua, solo te moja pero siempre se escurre entre los dedos. Y así no hay manera, sumisitos míos...

lunes, 2 de enero de 2012

Me pido una Ama


Quiero una Ama”. Esta frase la sueltan muchos sumisos al ser preguntados qué buscan. Mi respuesta es “y yo quiero que me toque la lotería”. Como esa frase implica que las Amas caen del cielo sin mover un dedo y que todas son iguales, deberían pedirse una para Reyes. Como regalo de mi parte aquí dejo la carta ya redactada, para copiar y pegar. De nada.

Queridos Reyes Magos: Soy un sumisito que se ha portado muy bien todo el año. Todo lo he hecho bien y soy modesto y humilde como pueden comprobar. Por eso me sorprende tanto que aún no haya conseguido esa Ama que me merezco porque yo lo valgo.

La quiero super alta, cuerpo 10, guapa, estricta, borde, superchula, o sea, como saben ustedes que es una Ama-Ama. Si tiene las tetas super grandes mejor todavía. Cerebro... de eso que tenga lo justo, que luego te lían y ya no hay escapatoria, y tampoco es plan.

Quiero trato de perro, ser usado como pony, como criada doméstica, feminización, lamer axilas, botas, tacones, pies, spitting, strapon, facesitting, tragar ceniza, insultos, tortazos, cera, fusta, azotes, lluvia dorada... lo normal vamos, ya saben ustedes la lista completa, que para eso son grandísimos sabios, y no lo digo por peloteo ni porque pida algo que quiero conseguir, lo digo porque soy SINCERO, yo no miento nunca jamás de los jamases... porque adornar la realidad no se considera mentir, ¿verdad, señores sabios?, además cuando miento, ejem, cuando oculto información quiero decir, es por bondad, que es una de mis mayores cualidades, junto con otra que no puede faltarle a un buen sumiso que se precie, la DISCRECIÓN.



No tengo límites. Palabrita del niño jesús que voy a obedecerla en todo, pero eso sí, que no me toque mucho los webines con insignificancias, que para eso ya tengo a mi novia.


Quedo a la espera de sus prontas noticias. Pueden enviarme a la Ama por mensajería express envuelta con un lazo rojo, con todos los accesorios de la buena Dómina incluidos en el paquete.


Atentamente,

sumisito perfecto


Para evitar gastos inútiles en sobres y sellos, incluyo la respuesta de sus majestades.

Debes saber, sumisito, que los reyes magos somos 3 inmigrantes ilegales contratados por los grandes almacenes para estas fechas. No existimos. El Ama que tú buscas tampoco existe, o sea que quedamos empatados, majete.


PD- Dedicado a todos los que viven en el autoengaño y la autocomplacencia. No pidáis un Ama por Reyes, almas de cántaro, sino una inyección de objetividad y realismo.

Feliz Año Nuevo.


***