~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


jueves, 1 de diciembre de 2011

Los límites


¿Dónde termina lo sano y empieza lo patológico? Cuando alguien se me presenta como sumiso o esclavo sin límites huyo como de la peste. A priori debería ser el sumiso el que debe protegerse para no transgredir sus normas internas y sin embargo, en muchas ocasiones, las cosas más bestiales las piden ellos, en una insaciable búsqueda de sensaciones fuertes, cayendo en una espiral toxicómana que solo conduce a la insatisfacción permanente. Los que buscan ser violados y otros desvaríos, ¿entienden la gravedad del asunto?



Dejando a los enfermos mentales a un lado, y deseándoles una pronta recuperación, voy a centrar el tema, sin hablar tampoco de prácticas en una sesión bdsm, porque no es mi interés en esta entrada ni en todo el blog. Solo apuntar que en esos casos, donde muchas veces dos recién conocidos se entregan al juego, yo recomiendo, no ya una palabra de seguridad, sino un pulsador conectado a una centralita que envíe la alarma simultánea a policía, ambulancia y familiar/amigo de confianza...



En una relación de dominio femenino, que se desarrolla al ritmo adecuado hasta lograr la confianza y compenetración adecuadas, los límites a los que me refiero son, o deberían estar, más claros. En una buena relación se da por sentado que el Ama conoce al sumiso tanto física como psicológicamente y no forzará sus límites más allá de lo sensatamente correcto.



¿Qué límites entonces son los que hay que fijar? Por ejemplo, ¿qué es eso de la sumisión total? Primero diré lo que no es: ese ejemplo absurdo de decir que si el Ama ordena que el sumiso salte por una ventana, él debe hacerlo, y lo mismo si la orden consiste en atacar con un cuchillo jamonero a esa vecina que nos cae gorda.



Un Ama, que no esté mentalmente desequilibrada, nunca pedirá al sumiso nada que pueda dañar su salud física y mental, así que la chorrada de saltar por la ventana no tiene sentido. Y lo mismo va para todo acto que suponga daño para los demás o deterioro en otros sentidos hacia el sumiso. Parece una obviedad, pero no queda tan claro si el ejemplo no es tan extremo.



¿Debe obedecer el sumiso aunque no le apetezca hacer algo? Si se trata de algo que no va contra su salud o la de otros ni contra los derechos humanos, la respuesta es SI. De eso se trata. Ahi no hay límite que valga, o te entregas o no, pero no te quedes (ni me dejes) a medias. Tal vez tu Ama sea tan sádica que te obligue a hacer footing cada mañana. O tal vez lo único que quiere ella es que te quites esos kilos de más y te conviertas en un hombre más sano y más feliz. ¿Es eso abusar o es saber cuidar?... ¿Y si el sumiso solo practica el tumbing delante del sofá? Bueno, para eso está el proceso de conocerse y la compatibilidad. Tal vez para el Ama no sea una prioridad, o puede que sea una adicta al gimnasio y quiera que él la acompañe en todo. Ahí entra ya la compatibilidad de caracteres/intereses.



De todos modos, mi teoría es que si un hombre es cómodo hasta decir basta, probablemente le costará un mundo cualquier esfuerzo que tenga que hacer por su Ama, no por mal sumiso sino por su propia forma de ser. Ejemplos hay miles, pero me ha venido esto a la cabeza por un aspirante a sumiso que pesaba 140 kilos, y que no se cortó ni un pelo en ofrecerse “para lo que yo quisiera”. Uhm, para una maratón no estaba el pobre, pero es que mucho más simple que eso: si no sabe cuidarse a sí mismo, ¿cómo demonios me va a cuidar/servir a mí?



Por lo tanto... ¿límites?... Preocúpate de conocer a tu Ama y confía en ella, lo demás vendrá solo. Por cierto, no me digas que no enseñarme tu foto es un puto límite, eso es gilipollez a secas.

6 comentarios:

  1. Me has quitado las palabras de la boca, muy bien expresado, y tan solo un apunte: que cuando dicen que se ofrecen para todo hay que traducirlo por "me ofrezco para que me haga gozar de todas las maneras que se le ocurran, eso sí, yo sin esforzarme ¿eh?".

    Es un tema interesante que además coincidemente vamos a debatir un grupito de gente... hay buena conexión ;).

    Enhorabuena por tu blog, me encanta tu manera de ver las cosas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la enhorabuenas, aunque no me veo más mérito que expresar lo que pienso.

    Sobre lo del "todo" que ofrecen algunos, algo apunté en El sumiso egoísta, y es cierto que esa totalidad se queda en otro porcentaje bastante más bajo en muchos casos. Pero -para los sumisos que leéis esto-, en los hechos y no en las palabras mediremos vuestra entrega.

    ResponderEliminar
  3. El límite es la consecuencia lógica del mutuo conocimiento y del conocimiento de uno mismo y muchas veces el límite no lo pone el sumiso, sino la propia salud y el sentido común . De una persona se puede conocer mucho si te cuenta sus límites y te los razona, incluso te puede dar ideas para variantes que si pueden ser agradables para los dos. No es mejor sumiso el que acepta que sangre salpique las paredes sino el q sabe bajar la mirada.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, que la sangre cuesta limpiarla y encima me da repelús... Algunos que presumen de perfecto sumiso no bajan la mirada ni aunque le pongas una venda en los ojos.

    ResponderEliminar
  5. Tengo la sensación que muchos de los que se acercan a la Dominación Femenina han cogido el camino equivocado, confundiendo el Sadomasoquismo con ésta.
    Para mí, creo, el Sadomasoquismo es buscar el placer en el dolor para canalizar un sentimiento, posiblemente el de inferioridad del sumiso, a pesar de que exista la humillación como parte del ritual; sin embargo, la Dominación Femenina es algo diferente con algunos rasgos parecidos. Esta última utiliza el dolor como parte de la relación para castigar al sumiso, y en menor grado para la doma y adiestramiento del mismo, pero centrando dicha Dominación en lo psicológico.
    El Sadomasoquismo es sexo en estado puro e instintivo que se utiliza y realiza para el placer sexual, teniendo cabida ambos sexos tanto en la parte Dominante como sumisa, mientras la Dominación Femenina es un tipo de relación en la que la Mujer lleva las riendas y el hombre obedece para hacer más fácil la vida de Ella.
    La Dominación Femenina es lo sutil, lo íntimo, lo que trasciende entre dos personas con el mismo objetivo, pero siempre siendo la parte dominante la Mujer.
    La Dominación Femenina busca ese equilibrio en la superioridad del Ama sobre el sumiso, pero que esta nunca hará nada que perjudique a quien se le entrega, y comprendiendo esto la relación fluirá de una manera sana.
    Si los límites que muchos sumisos dicen tener van encaminados a lo que la sociedad machista “impide” a un hombre realizar ciertas cosas, creo que se equivocan. ¿Qué entienden por sumisión normal, un cunnilingus, annilingus, abrazar las piernas y besarlas…? Claro, lo que cualquier hombre hace en una relación convencional como desahogo sexual.
    Un hombre no puede decir que su límite es no ser obligado a hacer la cama, limpiar o poner una lavadora, ya que eso es una solemne estupidez, ¿Cómo vive un soltero?
    Entiendo como límite lógico que el Ama le ordene al sumiso desnudarse y hacer el pino en medio de la Gran Vía o recibir la orden de atracar un banco, que en ese caso podrían tener un problema en el ático las dos partes, pero, ¡hacer una cama, limpiar, cocinar, fregar…! ¿No lo han hecho toda la vida las Mujeres sin opción? Esas tareas no son malas, sólo tediosas y para eso también es la sumisión, para facilitar la vida del Ama.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado el post. Tan obligacion es obedecer y someterse por parte del sumiso como obligacion por parte del Ama cuidar de su entregado, sumiso, esclavo, perro... siendo asi, el trabajo de conocimiento del uno sobre el otro lleva implicito el saber de los limites tanto de uno cmo de otro. Pues tambien el sumi conocera, es obligado, los limites de quien le acoge y somete. No todo le gustara y el sumi debera aceptarlo.
    Es habitual que los iniciados o confundidos digan "no tengo limites" yo a eso siempre dije que habia que atarlos y sodomizarlos sin lubricante y friccionando bien... o poco de electro en los huevos... (quizas me pase, pero ya que te metes y dices eso... asume las consecuencias).
    Que ambos den a conocer sus limites es importante pues servira para saber si es cuestion de tiempo, confianza y deseo el ir algo mas alla o de si realmente el limite sera ese de por vida.
    No olvidemos que puede resultar muy intenso e interesante llegar al limite.
    En cuanto a barbaridades como ve y pegale un hostia a mi vecino de enfrente... masturbate en medio de la calle principal de tu ciudad... ¿De verdad eres Ama? y si estas dispuesto hacerlo sumi... ¿de verdad estas bien de la azotea?

    A sus pies y saludos a quien lo lea.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.