~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 7 de octubre de 2011

El sumiso sexual

Este es otro tipo de sumiso que lidera el “top ten” de la mayoría de los falsos sumisos. Ojo, porque no me refiero a que el buen sumiso deba ser asexual, quiero decir que hay hombres que son exclusivamente sumisos cuando se trata de sexo. Esto no está ni bien ni mal, el único problema es que se anuncian como sumisos totales cuando lo único que buscan es sometimiento sexual.


No voy a hablar de historias personales por lo general, pero sobre este tipo de sumisión recuerdo un caso bastante extremo de esto que comento. Conocí a un sumiso con el que tuve algunas de las pocas relaciones por cam que he tenido en mi vida. Este hombre se excitaba con solo verme conectada y se entregaba todo lo a fondo que el medio permitía. Pues bien, después de mostrarse por cam en las más comprometedoras posturas y acciones, tuvo reparo en obedecerme en lo primero que le pedí no relacionado con la dominación sexual. Creí llegado el momento de conocerle en persona y le pedí (exigí más bien) que me diera su número de móvil. La respuesta que obtuve fue “Señora, eso es algo muy privado y no se lo puedo dar”. Increíble pero cierto...


El principal inconveniente de este tipo de sumisión es que se presta a muchos equívocos. Ellos piensan que no existe otro tipo de sumisión por encima de ese y le repiten al Ama una y otra vez (entre jadeos de excitación) que harán TODO lo que Ella quiera. Lo peor de todo es que se empeñan en introducir sus fantasías en cuanto te descuidas, con lo que demuestran estar más centrados en su placer egoísta que en el tuyo.


Esta forma de sumisión es de las más fáciles de detectar, pero para descubrirla cuanto antes existe un truco infalible. Hay que retrasar el momento de pasar al encuentro sexual todo el tiempo que se estime oportuno. Si el sumiso se impacienta y pierde interés, demuestra que no buscaba otra cosa. Esto, al fin y al cabo, es un consejo válido para cualquier tipo de relación cuando se busca que sea algo más que sexual. Hazle esperar; si te merece y le interesas, esperará lo que haga falta.

8 comentarios:

  1. "no me refiero a que el buen sumiso deba ser asexual, quiero decir que hay hombres que son exclusivamente sumisos cuando se trata de sexo"

    De hecho,leyendo blogs por ahí mi impresión es que a la mayoría de las Amas lo que menos les interesa es tener sexo con el sumi.

    E incluso le ponen aparatitos para controlar este tema.

    Y estoy totalmente de acuerdo en que no es sexo lo que se debe buscar en una Ama,eso sí,la entrega hacia ella creo que será más dura sin tener al menos una espectativa de que alguna vez ella ordenará alguna cosa en esa dirección.

    Sobre todo en Amas que exigen obediencia total y no tocar sexo por otros mundos.


    Un saludo Ama S.

    ResponderEliminar
  2. A mí lo que menos me interesa es tener sexo CONVENCIONAL con el sumi o con su primo vainilla. Lo que no hago es tener al sumi por un lado a dos velas y luego irme con otro, porque en ese caso será que el sumiso no me pone para nada y si ese es el caso, no me sirve. Me tiene que interesar como hombre+persona+sumiso.

    ResponderEliminar
  3. Complejo tema el del sexo en la Femdom. La sexualidad del hombre es como el fuego: se calienta y arde rápidamente; y rápidamente se puede consumir. En cambio la sexualidad de la Mujer es más como el agua: puede tardar más a calentarse pero es mucho más fuerte y estable, y no se consume rápidamente. El sexo fuerte siempre ha sido el Femenino.

    Lo confiese o no, todo hombre o sumiso cuando eyacula siente una desconexión brutal con la Mujer que tiene al lado. Se produce una enorme pérdida de energía, que no es así en el caso de la Mujer. Y es como si esta pérdida de energía que ha sufrido lo desconectara del entorno. Este es un fenómeno típicamente masculino. Si hacía un minuto estaba totalmente centrado en su Señora, justo después de eyacular internamente siente una gran desconexión y pérdida de interés... Esto es literalmente así. Y habrá hombres que lo disimulen más o menos, como puede haber mujeres que fingen el orgasmo, pero es un hecho indiscutible... Y siendo así las cosas, si un sumiso es verdadero, ¿no deseará por encima de todas las cosas sentir esa adoración por su Diosa, ese estar totalmente entregado a sus pies y no perderlo por nada? ¿Puede entonces desear que su Señora le haga esto o aquello que a él le excita para tener un orgasmo? ¿O por el contrario anhelará evitar ese momento y negarse ese pequeño placer en aras de conseguir el placer mucho mayor de profundizar en su entrega y centrarse únicamente en el placer de su Dueña? Viendo el efecto de desconexión que produce la eyaculación, puede que eyacular sin permiso sea una de las mayores afrentas que un sumiso puede hacer a su Ama. Y puede que la entrega total de la eyaculación a su Diosa sea uno de los mayores dones que le puede hacer, y no sólo a nivel físico, sino mental y emocional. Al final la energía sexual es una carga extra de energía (valga la redundancia) que puede servir para mil cosas si es conservada adecuadamente. Bien sabido es por los artistas y psicólogos que se puede transmutar en creatividad, productividad... Y tan cierto como eso es que se puede convertir, bien encauzada, en un poderoso impulsor de una entrega cada vez más profunda, a condición de que no se gaste, se conserve y transmute en sumisión total. Si esto es así, en la Femdom ¿tiene algún sentido que el sumiso desee satisfacer sus deseos sexuales particulares? ¿No tendrá más sentido que renuncie a su satisfacción personal para centrarse total y únicamente en los deseos de su Diosa? ¿No será ésta, en realidad, su mayor y única satisfacción? Una satisfacción que sólo puede conseguirse si únicamente son los deseos y placeres del Ama los que importan; única y exclusivamente los del Ama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es tan complejo al final, lo has explicado muy clarito, pero por resumir y matizar: la renuncia al placer inmediato del sumiso aumenta su placer a la larga, siendo un placer basado en la satisfacción, en algo más pleno que una fugaz sensación física.

      Eliminar
    2. Celebro que coincidamos en este asunto. Y sí, es muy simple: renuncia totalmente a tu placer y céntrate exclusivamente en el de Ella, que es el único que importa. Ese es tu mayor placer, satisfacer los suyos en cualquier faceta; sentir esa sumisión total ante ella, esa conexión tan íntima. Y ver cómo ella disfruta cada vez más con tu entrega cuanto más profundizas en ella...
      Simple, pero difícil, ya que cada mujer es un mundo y tiene sus necesidades particulares que la distinguen de todas las demás y la hacen única.

      "También debes comprender que mis sensaciones y deseos tendrán preferencia en todo momento. Será tarea tuya, por encima de cualquier otra cosa, darme placer. Tu placer es secundario. Comprendo que deberé instruirte para que tu comportamiento sea adecuado para mí, pues no sabes nada de los deseos y necesidades de una mujer. Tal vez crees que la posesión y utilización de un órgano masculino es todo lo que se requiere para hacer de ti un compañero apropiado para una mujer apasionada como yo. Si crees eso, estás muy equivocado.

      Harriet se levantó el camisón y le enseñó los labios de su sexo.
      - Míralo bien, Richard, pues de ahora en adelante será para ti ni la fuente ni el corredor de tu placer, ni siquiera el signo de mi sexo y el índice de mi sexualidad, sino mucho más. Será para ti desde ahora y para siempre, un objeto de adoración. Tu único interés será servirlo de todas las maneras.
      - -¿Lo has entendido?
      - Sí, Harriet."

      Eliminar
    3. Aclaremos que la tal Harriet le suelta eso a su Richard en plena noche de bodas ;)

      He aquí el trozo inmediatamente anterior al que has copiado:
      " Pero Harriet tenía sus propios planes para su primer encuentro matrimonial.
      - Esta es nuestra noche de bodas, querido, y quiero que te empapes totalmente del sentido solemne que tendrá para ambos en los años venideros. Richard. Debes tener ciertas ideas preconcebidas sobre los papeles del marido y la esposa, idea influidas por la opinión general de que es el marido el instigador y el director de las tiernas relaciones que deben existir entre ambos. Si albergas tales ideas, debes quitártelas de la cabeza de inmediato.

      Harriet guardó silencio un instante y le dirigió una mirada serena, pero a la vez severa.
      - Debes comprender que en este matrimonio seré yo quien lleve las riendas y tú quien obedecerás…sobre todo en la cuestión de nuestras relaciones más íntimas. ¿Lo comprendes?
      - Sí, Harriet -contestó bajando los ojos."

      Eliminar
    4. Sí, y podemos explicar también (y esto no he sido capaz de localizarlo en la red) que el "pobre" Richard, previamente al casamiento, hace un intento de vivir alejado de su Institutriz, que ha terminando siendo en realidad su Ama...
      Intenta alejarse de Ella sólo para descubrir que es totalmente incapaz de excitarse con ninguna otra mujer; que no puede sacársela de la cabeza de ningún modo; que ya no puede renunciar a estar entregado a sus pies y que no puede existir ninguna otra para él después de los años de adiestramiento a los que ha sido sometido... Y aunque lo intenta, al final vuelve con el rabo entre las piernas y se entrega él mismo, con toda su fortuna, a su Dueña, quien será a partir de ese momento quien controlará toda su vida, como había hecho antes, cuando Richard era su pupilo...

      Esta novela no tiene desperdicio. ¿La ha leído Ama S.?

      :)

      Eliminar
    5. He leído fragmentos, está descatalogada creo, a ver si publico lo que tengo recopilado, que me parece que deja fuera poco aparte de la relación del padre con la amante. Buena pinta tiene, por supuesto.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.