~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 20 de julio de 2014

Salvando distancias

Esta pareja tiene el problema de la distancia pero al final él se muda a "solo" 6 horas en coche y tema resuelto. La chica tiene las cosas muy claras y la hermana tampoco se anda con rodeos. “Calla y chupa”, “me pone cabalgarte”, “yo estoy encima”... mini-momentos femdom para la colección.


video

viernes, 11 de julio de 2014

Conflictos del sumiso


Bueno, pues para que veáis que no solo me llegan mensajes uni-neuronales hoy traigo una muestra de un texto de 7 paginazas que me ha hecho llegar un lector, el muy cruel, ups digo, muy amablemente. Es alguien que entiende algo de comportamientos humanos de manera profesional, (sí, venga, un psicólogo, no andemos con rodeos), con reflexiones acerca de todo eso que obstaculiza el paso a la realidad de un hombre que desea vivir de acuerdo con su condición sumisa. Abstenerse de su lectura los sumisos de sesiones y similares porque os va a sonar a chino mandarín. Me interesa esta clase de opiniones, tras el mal sabor de boca que dejan casos como este. En color mis comentarios. Vamos allá con el tocho, que ya tenéis lectura para medio verano. De nada :P





Lo que queda sin explicar en el post (No puedo seguir) es a qué se deben las típicas huidas masculinas (huidas que yo también he protagonizado en vainilla y en Femdom, y orgulloso de haberlo hecho).

Bueno, me explayaré lo que pueda, porque se podría escribir ooooootro libro más sobre las relaciones hombre-mujer. Para colmo hay múltiples factores entrecruzados que interactúan e influyen recíprocamente, y yo ni siquiera los tengo aislados y estructurados para poder dar una explicación en un correo y ya está. Mas bien debería yo escribir (pero no lo voy a hacer) un blog titulado sumisobuscamaverderadelamuertequeflipas.

Jaja, no eres el primero que dice eso del blog paralelo y me encantaría ver algo en esa línea, claro que no procede demasiado que un sumiso vaya evaluando comportamientos Amiles :P

Así pues, no me queda otra opción que atacar uno por uno y brevemente, los factores más sobresalientes.

Como preámbulo, para que se entienda lo que voy a decir, debo aclarar que estos factores valen tanto para una relación vainilla como una Femdom.

Ok, somos mujeres y hombres al fin y al cabo.

Además, si en una relación hay cierta asimetría natural que da problemas (por ejemplo ella está en paro, y él es hijo de empresario, o por ejemplo ella tiene estudios superiores, pero él es escayolista con estudios básicos), en Fm se añade una nueva y potente asimetría.

Pues sí, hay asimetría, pero esa es la esencia de estas relaciones. Lo que ocurre es que ambos se sienten plenos así y por tanto hay equilibrio al final. Ambos son igual de felices, esa es la clave (y si no lo son, no funciona).

Y también hay que considerar el vector intensidad, fuerte cuando te gusta alguien pero más intenso todavía en Fm. Así que ....

Sí, la intensidad puede llegar a ser aplastante, todo se magnifica, pero esto tampoco debería verse como algo negativo si las personas se compenetran adecuadamente.

Querido público, hoy vamos a reseñar uno de los factores menos conocidos pero mas utilizados, el ......

FACTOR ZERO (F0) -una persona rechaza a otra o no se aproxima, por un factor, del cual no habla, no insinúa, no deja que se sepa nada, y la persona rechazada lo que ve es nada, null, nothing, cero patatero. Es precisamente de lo que no se habla, lo que no se menciona, lo que se debería abordar entre ambos, pero no se aborda porque habría que cambiar a toda la persona, o cambiar de persona desde el principio, que es lo que se acaba haciendo. El F0 es una idiosincrasia personal e intransferible. Creo que fue Nietzsche quien dijo: "nada influye tanto en tu vida como aquellas cosas que decides ignorar". Veamos unos ejemplos ilustrativos.
- un amigo detesta las gordas, da igual listas tontas bajas altas ricas pobres feas guapas, da igual. Una gorda (gorda según el criterio de él) se lo pone fácil para follar sin compromiso-post un sábado noche que él está desesperado. Ella fracasa, y él y yo nos volvemos a casa solitos comentando las jugadas de la noche.
- caso real mio: en un foro de contactos ya desaparecido "flechazosbdsm" le gusto a una dómina que dice que lo es, intercambio correos y chateo con el messenger. Compruebo que es prácticamente analfabeta, tosca, vocabulario reducido, sin conversación flexible, giros inapropiados, estructura gramatical de parvulario. Sin explicar nada, la rechazo, dejo de chatear, ignoro sus correos. Información que le doy: cero.
Me gustan las mujeres mas espabiladas que yo, mas inteligentes que yo, mas cultas que yo, mas .... que yo. Esta no lo era en muuuuuuchos aspectos.

Bueno, si una persona no te gusta/llena/atrae, lo dices y punto, no veo motivo para desaparecer sin más, hay que ponerse en el otro lado. Con un “no buscamos lo mismo” o “me parece que no somos compatibles” y un “saludos y suerte”, se queda bien sin necesidad de huir o de ser un pasota. Si la explicación a la huida masculina es esa, entonces es cierto que todos los hombres son unos cobardes egoístas. Menos mal que más adelante sacas a relucir otros motivos, pero cuando lo anterior es cierto, la mala fama está bien merecida, mucho más cuando se reconoce que una mujer (como la gorda del ejemplo) vale para utilizarla mientras interese y luego se deja tirada como un trapo.

Su blog de Vd aborda bien la problemática general del Fm, pero echo de menos la letra pequeña del contrato entre las líneas de sus análisis.

Jeje, “solo” llevo unos añitos escribiéndolo, dame tiempo :P

Son esas líneas, donde se especifican los detalles del contrato, las que acaban estropeándolo todo, quien iba a pensar que por una línea de nada la familia completita acabaría desahuciada y en la calle, todo por unas frasecitas en jerga legal de las que no nos molestamos en aclarar su significado. No te digo ya en una relación personal, donde no hay un contrato claro, y menos un contrato de contenido emocional, con la letra pequeña emocional explicitada conscientemente.

Bueno, vamos a ver. Esto de los contratos puede tomarse al pie de la letra como los famosos contratos de esclavitud, aunque claro, no hay contrato por parte del Dominante. Pero con o sin contratos de esos, las reglas de este tipo de relación a mí me parecen muy claras. Y luego está el toque que quiera darle cada par Ama-sumiso. La letra pequeña va surgiendo sobre la marcha, como todo en la vida. ¿O sabías tú cómo iba a transcurrir cada día de tu vida junto a tu padre/amigo/primo?

Hay otros efectos destacados en la siempre apasionante vida femdom de pareja, si bien en relación con el Efecto Zero está muy relacionado el Efecto Portfolio, hoy vamos a tratar superficialmente de otro efecto no menos destacable, pero si mas obviado. Damas y caballeros, un aplauso, con Ustedes, .......... ¡¡¡¡¡¡ el Efecto Cambio!!!!!! (pa' peor).

Consiste en el cambio que tiene que hacer cada una de las personas que se implica en una nueva relación de pareja.
Hay que cambiar.

Bueno, bueno, bueno... ¿Seguro? Yo cuando me involucro emocional/sentimentalmente es porque puedo ser YO MISMA con esa persona. Y el sumiso se supone que dice algo así como ”por finnnn, por fin puedo ser sumiso con una mujer sin que me tache de tarado-rarito”.

Pero no basta con cambiar de uniforme. Si una relación vainilla exige por la vía de los hechos, cambiar activamente y una renuncia, al menos parcial, para adaptarse a las circunstancias de otro, es una relación en la que se puede negociar, es decir uno renuncia a algo a cambio de que la otra persona renuncie a alguna otra cosa, o uno aporta algo a cambio de que otro aporte/renuncie a algo, va "de sua" desde que el mundo es mundo y Mahoma es su profeta. No es un cambio negociado respecto a UNA variable, sino respecto a muchas que se establecen de modo tácito o tacita a tacita, unas variables son más prominentes que otras, por ejemplo, se entiende (¡¡ sin preguntar!! ¡¡ sin hablarlo !! alehop!! ) que va a ser una relación monógama. Se da cierta simetría en las parejas vainillas.

Por eso muchos sumisos no renuncian a tener una pareja vainilla, no quieren perderse esos privilegios. Y esas renuncias, que sí existen en esas relaciones (es más, están sublimadas: “lo dejo TODO por amor, como tiene que ser”) han sido desde siempre un motivo de peso para mi rechazo a las relaciones convencionales (a tenerlas yo, digo. Yo no encajo en eso, los demás que sean felices como prefieran).

En la pareja femdom no hay simetría, de entrada ya está en el ambiente que una manda y otro obedece, es decir ella no cambia, ella ya es Ama, y él tiene que cambiar. Ella no ayuda a cambiar y él tiene que esforzarse en hacerlo mientras ella mira desaprobadoramente.

Pero....cambiar .... ¿ el que ?. Aparentemente se cambia de ser vainilla y decir que se es sumiso a ser sumiso por los hechos, no de piquillo (el pueblo ese de los pimientos picantes).

Mejor digamos que el sumiso que se siente así (pero de verdad) pasa a comprobar en la cruda realidad dónde quedan sus aspiraciones y fantasías, porque un hombre que no se siente sumiso no lo va a ser nunca ni aunque se le aparezca bajada del cielo santa Ama de todos los santos.

Todo esto es lo aparente. No lo real. Lo que se se cambia es.....

LA ESTRUCTURA. PARADIGMAS DEL CAMBIO.
Quien vive, lo hace de una determinada manera, pautada dentro de un orden estructural. Las actividades, el tiempo, como pienso y como obro se coordinan entre si como un todo relacional que explica de un modo interno, porqué estoy como estoy. No es necesariamente lógico, pero si normalmente racional.
Cuando ella impone sus demandas, el sumiso se ve sin la tecnología del cambio, con una estructura vital que cambiar "upside down" y sin un sentido interno que dé significado funcional y operativo al cambio exigido. 

Yo creo que en todo caso el sumiso ajustará sus circunstancias para adaptarse a las de su Ama pero no como una renuncia sino como una salida de su zona de confort que lo lleve a otro nivel mejor para él a la larga. De otra manera no tiene sentido.


Tipos de Cambio

- Cambio Cuantitativo (mas/menos de lo mismo). Antes mi mujer decidía como teníamos sexo, ahora también es ella quien lo inicia. Pero todo sigue igual, la estructura se amplía o se encoge, pero no cambia en lo esencial. Antes mi mujer me pedía que le hiciese algunos recados, ahora los hago todos porque me lo ordena. Más de lo mismo. Antes hablábamos de donde ir de vacaciones, ahora habla con sus amigas y me dice que ya está todo decidido.

Se supone que el sumiso disfruta en esa dinámica. Lo de no tomar en cuenta la opinión del sumiso dependerá de cada pareja. Si a mí me gusta la nieve pero a mi sumiso le entra hipotermia por debajo de los 20º veré si merece la pena irme dos semanas a esquiar o si mejor reparto las vacaciones por varios sitios. No separo el conjunto hombre-sumiso y mi Dominación no se basa en tratarlo como a un trapo sin voz ni voto.

- Cambio Cualitativo (Transformacional). Hay que demoler el edificio de pisos, donde vivo, y poner una catedral, donde no sé como vivir. Lo malo es que el edificio es mi vida, y nadie sabe que voy a hacer esto, los demás no saben construir catedrales y el Ama, me dice que empiece a poner los cimientos.

Lo que ocurre, al menos en mi caso, es que le enseño los planos al sumiso ANTES de meternos en la obra, y cuando interactuamos mientras nos vamos conociendo los cimientos se ponen solos de manera natural. Ya digo, no es sacar una varita mágica y sacar lo que no hay, sino sacar lo que cada un@ lleva dentro.

En esta tesitura, el cambio es disfuncional desde el punto de vista interno. Antes, la forma de vida se organizaba en respuesta a problemas o circunstancias, y de modo espontáneo se veía el sentido y función del cambio. Además las superestructuras sociales proporcionaban un esquema de qué estructuras demoler y cuales nuevas crear sobre las anteriores, y cómo.
La mas pautada de todas las estructuras sociales probablemente sea el proceso de cortejo: grupos de amig@s homo, cuadrillas hetero, emparejamientos, noviazgo-apareamiento, matrimonio-reproductivo, matrimonio-crianza.

Si ya la estructura falocrática del islam es disfuncional, y para nada sirve tener sometidas a las mujeres a la verdad absoluta revelada por el Corán y el magnetismo personal de sus Imanes, si todo esto, es conductualmente irrelevante y carente de eficiencia social, pasarse justo al otro extremo, a una especie de Islam dominado por mujeres, a la adopción de una estructura social Supremacista Femenina (algo así como un régimen nazi), es factualmente irrelevante e innecesario.

Esta parte no sé bien a qué viene. Las supremacías del tipo que sean me dan una mezcla de risa y asco, aquí somos todos pobres mortales, pero oye, incluso si una pareja decide tomar un modelo de esclavitud pura y dura, mientras sepan dónde se meten, que hagan lo que les llene, y que construyan su propio modelo de relación. Nombrabas antes lo de la monogamia, y cada vez hay más personas que no se sienten identificadas con ese modelo. Mientras haya honestidad y no se haga daño a nadie, hay cabida para todo tipo de relación. Hay un modelo, sí, pero a saber qué hace realmente la gente que no sale en las encuestas.

Debido a estar en una sociedad patriarcal, sin llegar al fundamentalismo, con sus propias ineficiencias y falsas moralidades a debate, no hay un ambiente, un caldo de cultivo, ni normas que orienten un proceso de consecución de pareja femdom, puesto que el sistema soslaya estos temas a nivel sociológico/antropológico, aunque sobradamente sabe que existen. Es así en muchos aspectos, cada día mas, el sistema se debilita en favor de la ordenación individual, ya ni la iglesia ni el estado saben como imponer su modelo de convivencia a gays, lesbianas, transexuales, gitanos, musulmanes, mormones, femdoms, domas (dominación masculina Amo-esclava), gays amo-esclavo, lezdoms, transdoms (transexual amo - hombre esclavo)..... etceterum.

Te contradices un poco, ¿no? No hay caldo de cultivo, dices, pero luego hablas de la variedad con la que convive el modelo tradicional. Una boda gitana no es convencional y sin embargo es algo que está ahí en convivencia con el resto de la sociedad. A mí me parece una barbaridad para la mujer pero supongo que sarna con gusto no pica.

Queda al final por tanto, y cada día más, el DIY. "Do it yourself" (please), y reservado a la esfera privada (debe ser que todos tenemos una esfera bien grande de esas en casa, yo he mirado y en la sala no está).

Pues sí, que cada cual lo haga, que construya su micro-cosmos como mejor se ajuste a sus gustos y necesidades. ES lo que hacemos al fin y al cabo todos hasta el punto en que podemos/nos atrevemos, en el aspecto que sea. Hay un modelo vainilla típico, pero tampoco hay dos parejas iguales, aunque se parezcan mucho.

Recapitulando: el femdom es innecesario a nivel social (según quien, puede ser necesario a nivel personal), la sociedad tampoco me va a ayudar a hacerlo, me cuesta mucho poner toda mi vida patas arriba, y encima no sé.

Espera, que esto lo comento punto por punto...
El femdom innecesario a nivel social... ¿Lo dices porque Amas y sumisos no son productivos ni se reproducen...? Una sociedad con miembros felices y realizados será una sociedad mejor.
Nadie te puede ayudar, ¿pero acaso alguien te ayuda a ser persona u hombre? Pues esto igual. Es cosa de dos, solo existe la ayuda mutua, que es la única necesaria, ¿o quieres hacer una Universidad del femdom?
Cuesta poner toda una vida patas arribas... Joder, parece que fueras a la horca. Esto me recuerda a uno que me dijo que tendría que cambiar demasiadas cosas para obedecer a tiempo total. Será que NO les compensa tener una relación femdom. Si es una prioridad, bienvenida sea la ola que nos ponga patas arriba y dando volteretas. Perder para ganar se llama eso.

EL VECTOR INTENSIDAD
Si un Ama dice que quiere un sumiso, parece que no es mucho, si lees el blog, muchos, que yo no, habrán pensado: "la ostia, lo que exige la tía esta, si esto es para sumiso, imagina lo que pedirá para esclavo”. Desde mi modesto punto de vista Vd, Señora, busca un esclavo.

Jeje, si buscase un esclavo lo diría claramente: Ama busca esclavo verdadero. ¿No te parece? No busco un esclavo, no, pero eso queda para otro post.

Su enfoque es muy intenso, pero simpatizo con ello, soy yo el que al leer las anécdotas que Vd relata, a menudo piensa "estos chavales que se creían". Hace falta mucho autocontrol mental interno para obedecer en todo. Claro, los sumisos quieren obedecer en lo que les "pone", principalmente en el sexo.
Es femdom, dominación femenina, no femsexdom, dominación sexual femenina.
Obedecer en "cosas que se hacen con la ropa puesta" es el modo de sentirse poseído más auténtico, y que potencia luego la sensación interna de posesión cuando hay tareas "sin ropa" .... ¡¡¡ o con sexo incluso !!!!

Mi enfoque es muy concreto y no me aparto un centímetro de mi planteamiento, soy estricta en la columna vertebral de una relación femdom: yo llevo las riendas, yo decido, yo mando. Pero el sumiso no es un pelele, es mi roca, mi pedestal sobre el que me apoyo para elevarme, no solo me obedece, sino que me sirve activamente... te lo digo más clarito: sin él yo no tengo sentido (como Ama, claro, que como persona no necesito a nadie para tener una vida plena)No es un superman, pero sí alguien “sólido”, con la cabeza amueblada, honesto, con (mis) valores, transparente, capaz de comunicarse abiertamente, etc. Si en una relación “normal” esto es lo deseable, aquí es incluso más importante; hablas de autocontrol mental y yo añado fortaleza psicológica.

Por otra parte, dices una verdad como un templo: muchos sumisos solo obedecen en lo que les pone, pero incluso en el sexo. Si aquello encaja con su fantasía masturbatoria, parecerán muy entregados, pero haz algo que no entre en sus planes y chof, porque no obtienen el placer siendo tu objeto sexual, no les pone sentir que los utilizas o te sirven, sino que disfrutan con tal o cual práctica. Lamer un pie le pone a cualquier fetichista de pies; tener a un sumiso inmovilizado o con alguna privación sensorial solo le excita al que se siente pleno poniéndose en manos de su Ama (no de cualquier mujer). Me han llegado a decir que la idea de tener las manos atadas les produce agobio... leñe, ¿¿qué clase de sumiso se agobia estando a merced de su Dueña??


Hablo por la experiencia de obedecer 10 años, haciendo lo que se me decía sin saber para que era y a menudo sin ver la conexión con nada, y obteniendo como mucho informaciones del tipo "eso no es de tu incumbencia ", "limítate a obedecer" o "haz lo que se te dice ".
Esta intensidad que Vd. impone y que yo deseo, es lo que vuelve a los otros tramposos, y que puede provocar fugas silenciosas, puesto que si hacer un cambio de vainilla que dice que es sumiso a -> sumiso factual es difícil con el viento en contra, mas difícil es pasar directamente de vainilla que dice que es sumiso a -> esclavo conductual.

Es que de donde no hay no se puede sacar. Punto. Me llegan algunos hombres que sienten morbo por probar algo nuevo y quieren convertirse en sumisos o pretenden engañarme diciendo que lo son mientras que su simple manera de expresarse ya los delata.

Yo no soy sumiso, nunca lo fui, yo solamente me entrego a UNA mujer concreta, porque ella lo vale y ella lo merece. Con esa mujer concreta, puedo ser lo que ella desee, si desea un sumiso o un vainilla también, aunque si es Ella, probablemente desee y se merezca un esclavo.

Es que si no tienes una tendencia general hacia la sumisión (con la mujer) es complicado que lo veas como un paso natural, y el listón para ser esa mujer puede estar a nivel estratosférico.

Y finalmente, pero no el final.....

LA TECNOLOGÍA DEL CAMBIO ESTRUCTURAL

Hay libros sobre el cambio grupal, organizacional, de staff y gerencial, y se proponen resoluciones que sustentan procesos de cambio progresivos, escalados, compartimentados y exitosos. Como esto es un e-milio, y aquí no cabe todo, me voy a limitar a exponer brevemente el modelo general más adecuado para neófitos (aquellos no iniciados al culto de las tinieblas y al reverso tenebroso de la fuerza). De todos los modelos de cambio planificado, describo un modelo de desarrollo, porque si quiero que un nadador de waterpolo (vainilla) se convierta en gimnasta de anillas (sumiso), debo encontrar la manera de desarrollar habilidades pertinentes para que pueda evolucionar en las anillas, así que a parte del aparato colgante (las anillas, claro) necesitará un profe, entrenar musculación, nutrición, un profe, elasticidad, un profe, tiempo, un profe, etc.

Un atleta podrá cambiar de disciplina deportiva, pero un tío que solo hace “deporte” para ir a comprar el pan nunca se colgará de unas anillas. Repito, no se trata de sacar un conejo de una chistera, ni yo soy una profe de femdom, pero mejor lo digo con estas frases, que me parecen para enmarcarlas:



"Un dominante no hace a un sumiso. Un dominante guía al sumiso para ayudarles a darse permiso a sí mismos para llegar a ser lo que realmente son."

Lo cual enlaza con una de mis frases favoritas, que tengo anotada ahí en el lateral:
"Ser lo que somos, y convertirnos en lo que somos capaces de ser, es la única finalidad de la vida.”
Que no es obligatorio ser sumiso ni serlo al 100%, lo vital es tener muy claro en qué punto estás y ser honesto con la otra persona.


El modelo más general es de Kurt Lewin perfeccionado por Edgar Schein.
Resumo:

Sí, resume, que tengo libros sin leer para dos vidas :D

EL DOGMA
1 - el estatus quo del aspirante a sumiso es un punto de equilibrio resultante de un campo vainilla de fuerzas opuestas.
2 - es posible identificar las fuerzas vainilla que mantienen el punto de equilibrio del aspirante, y desarrollar planes para moverlo del mundo vainilla al mundo femdom.
EL PROCESO.3 ETAPAS.
1- Descongelar. Crear la motivación y disposición favorable para el cambio. Cómo:
--- desconfirmando o con falta de confirmación.
--- creando culpa o ansiedad. Lo que motiva a cambiar, pero el cambio no ocurrirá a menos que el aspirante se sienta cómodo con el abandono de las conductas vainilla y la adopción de la conducta sumisa.
--- dando seguridad psicológica
2 - Reestructurar Cognoscitivamente. Ayudar al aspirante a ver las cosas, sentir las cosas, y reaccionar a las cosas de una manera diferente, basándose en un nuevo punto vista obtenido mediante:
--- identificación con un nuevo modelo de rol, de mentor, etc.
--- exploración del ambiente para encontrar nueva información pertinente. Proporcionando evidencias de que el cambio es deseable y posible. Esto se logra modelando la conducta, no moldeándola.
3 - Recongelar. Ayudar al aspirante a integrar el nuevo punto de vista, la nueva conducta, en:
---- la personalidad total, las actitudes y el concepto del yo. La estabilización de la sumisión requiere una prueba para ver si se ajusta al individuo y al ambiente social que lo rodea.
---- las relaciones significativas. Familiares, Amigos, Colegas, Vecinos, etc.

O sea, que la Universidad esa del femdom va a ser necesaria al final. Tras cuatro masters en psicología masculina podremos ser Amas divinas de la muerte. Bromas aparte, esto me interesa, todo ese proceso que desde luego no se da de un día para otro, de reconducir el sumiso su vida para llegar a ser feliz. Es un tira-afloja, sobre todo al principio, pero es fascinante y hermoso ver cómo el sumiso va dando pasos, cómo se resiste pero desea que lo obligues, etc.

Es un camino, como tantas otras cosas. No tengo manera de hablar de la letra pequeña o en todo caso sería de MI letra pequeña, y eso solo le interesa a quien vaya a estar en primera fila de mi vida. Opino que la clave es: ¿Tienes claro que eres sumiso? ¿Tienes claro que quieres llegar a vivir en plenitud una relación femdom con esa mujer en concreto? Pues si las respuestas con afirmativas lo demás será cuestión de buscar la manera, querer es poder, y cuando sabes a donde vas solo tienes que dar el primer paso que el camino aparecerá mientras andas.
En serio, “solo” se trata de eso.

Sobre relaciones y problemas de entorno, buf, eso da para hablar de manera extensa, pero vaya, que también se resume en cuestión de prioridades y de pensar que solo tenemos una vida, y que cada cual ponga en la balanza si prefiere encajar en su entorno o vivir SU vida. Y si para tu entorno no es prioritario que seas feliz, tal vez deberías pensar en cambiar de entorno. No hablo de rupturas imposibles (o que se ven imposibles...) sino de dar a cada cosa su sitio.

Y para terminar un chiste un poco femdom y un poco machista:
A - Oye Manolo, ¿tu haces todo lo que te manda tu mujer ?
B - No
A - ¿ no ? ¿ y porqué ?
B - (tono apesadumbrado ).....porque no me da tieeeeeeeempo.

Jeje, si al final dijera “más quisiera yo que adorarla cada minuto como se merece” tendríamos un buenísimo ejemplo de naturalización social del tema.

Y ahora, los masocas que hayan leído todo del tirón pueden refrescarse las retinas como mejor les plazca XD (De mensaje-telegrama me pasan a la biblia, no tienen remedio :P).

PD.- Se agradecen tus reflexiones, es un tema interesante y queda mucho camino para que esto deje de estar en las tinieblas, así que felicitémonos l@s que ponemos nuestro grano de arena en la causa.

miércoles, 9 de julio de 2014

El sumiso copia-pega

Uf, qué pereza. Bueno, venga, vamos con el post. Enésimo mensaje de copia-pega que viaja por el ciberespacio y aterriza en mi buzón:

Hola Ama,
soy sumiso de xxx (ciudad) sin Ama en la actualidad. Tengo xxx años y tengo un poco de experiencia en este mundo del BDSM.

Un saludo Ama

Vale, no hay nada en apariencia ofensivo, aparte de ser insultantemente breve. Pero voy a explicar cómo lo veo yo. Este demuestra que quiere ir al lío ya, así que hagamos la traducción al mundo de las relaciones convencionales para entender mejor aún un mensaje que no deja margen de duda:

Hola mujer-follable,
soy un hombre que ahora mismo no tiene una cosa-follable en su vida. Tengo algo de experiencia en esto del tema que tú ya sabes, de prácticas sexuales y todo eso. A ver cuándo me escribes, porque doy por sentado que te voy a interesar con mi pedazo de mensaje,

Chao, objeto-follable.

Oye, que si yo fuera en ese plan, Ama+sumiso cualquiera = femdom expres, pues vale, lo entiendo. Pero para nada busco eso. “Solo” saben lo que busco los que se molestan (disfrutan quiero decir) leyéndome. Y llegan los despistados estos y dan por sentado que aquí estoy yo, con la puerta abierta de par en par que para eso soy Ama, como bien me recuerda amablemente al saludar y al despedirse. Seguro que no concibe que me ponga de los nervios ese trato impersonal; si al menos hubiera añadido la S. de mi nick, pero entonces ya tiene que hacer un miligramo más de esfuerzo cuando le mande lo mismo a la próxima. También dan por sentado todos estos que solo hace falta que me digan que son sumisos (jijiji, como si decir tal cosa te convirtiera en uno por arte de magia) y que buscan Ama y zas, asunto arreglado, seguro que haré gustosamente todo eso que sale en los vídeos porno, que es lo que hacen todas las Amas que se precien. Porque, hablando de esto, como se puede ver, ejem, y como ha visto el tal sumiso en su visita de 3 minutos al blog, esto rebosa por todos lados de imágenes, historias y comentarios míos acerca de prácticas bdsm puras y duras, ¿verdad...? A ver si voy a tener que poner lo de “pensamientos sobre Dominación Femenina” en verde fosforito. Que el bdsm no es un fin para mí sino un medio (uy, que se le desmorona la neurona a más de uno cuando suelto estas cosas, mil perdones...).

Y qué bonito cuando me dice lo mucho que le gusta el blog y lo mucho que le atrae la mujer que está detrás de estas palabras y por eso me dice que sería un honor recibir unas líneas de mi parte (aviso a lectores avispados: decirme todo eso no garantiza mi interés automático y posterior relación con el sumiso de turno) y... Uy, un segundo, que todo eso ni lo pone, jaja, claro, ¿para qué se va a esforzar más allá de tres frases insulsas? Si total, lo mismo ni tengo el detalle de interesarme por él. O si lo mismo la próxima Ama del ciberespacio le va dar todo eso que busca sin obligarle a mover un dedo (que lo dudo, a no ser que acuda a una profesional).

Pobrecillos sumisos de copia-pega, son unos incomprendidos. Y yo, qué poco enrollada soy, pordios, no tengo remedio. Me podría estar poniendo las botas, en sentido literal y figurado, a cada momento, para ratos sin complicaciones, pero ay, no me sale eso de dominar a cualquiera, estrecha que es una.

Ah, pero no penséis que soy tan desalmada como para no contestarle al pobre. Sísisi, lo he hecho, porque oye, me quedo con la intriga de saber más cosillas, así que le he hecho unas inocentes preguntitas:
¿Qué es para ti la sumisión?
¿Qué experiencia en bdsm es esa que comentas?
¿Por qué me has escrito a mí en concreto?

Aparte le hago la gran pregunta en el asunto del mensaje: ¿qué buscas? Ahí supongo que se habrá quedado bizco, diciendo “¡¡joder, qué voy a buscar, pues una Ama, leches!!”

De momento no me ha respondido. ¡Uy! ¡¿Y si no me responde?! Bueno, que no cunda el pánico, no hay que agobiarlo, es mucho esfuerzo y hay riesgo de cortocircuito al responder unas preguntas tan extrañas. Pero vaya, que no hay prisa, que ya me sé sus “extensas” respuestas:
La sumisión es ser sumiso con una Ama.
Tengo experiencia con una dominatrix que me hizo lo típico.
Me gusta lo que escribes en tu blog (del que no ha leído ni el 1%, recordemos).

Ya veis, un “inocente” mensaje que deja ver más de lo que parece. Que no tiene Ama y quiere recambio, punto. Para qué va a leerme, no le interesa lo que digo, ni le importo yo como persona más allá de que pueda servirle como Ama, ni le importa un rábano frito lo que YO busco, ni lo que yo NO quiero, y entre otras cosas, por facilitar la tarea, sumisos clonados en serie como él no me interesan en absoluto, son tan intercambiables para cualquier Ama como lo somos nosotras para ellos.

Y luego me dicen que tengo cientos de sumisos para escoger. De pata negra, ya te digo. Lo que hay que oír/leer.

sábado, 5 de julio de 2014

Esta noche serás mío



En esta película española, El cuerpo, la mujer con rasgos dominantes es fría, calculadora y sin escrúpulos, para variar, ejem. Al menos no es dominatrix, que ya es un paso. En fin, mientras esto cambia sigo dejando momentos de esos que aparecen con cuentagotas a veces en cualquier película.


video

martes, 1 de julio de 2014

No puedo seguir



Tranquilos, esto no lo digo yo (de momento, que tampoco quiero jubilarme aquí), es el tema que avancé en el anterior post.


A mí me parece que un sumiso que dice esa frase es un “sumiso que no puede ser sumiso”. Diréis que a veces salgo con unos temas muy raros o que me invento las cosas, así que voy a tirar de archivo y de historia real pre-blog, para no herir susceptibilidades de posibles lectores actuales, porque parecida historia se ha repetido un par de veces desde que escribo aquí.


Este es el mensaje que me envió un candidato a sumiso que vivía en mi misma ciudad cuando le pregunté por qué se lo había tragado la tierra de repente:


Hola, buenas noches... no quiero desaparecer de esta forma, ni mucho menos parecer una persona, o un sumiso, o sea lo que sea, que pasa de todo... solo tengo que decirle que estoy pasando por una mala racha, etapa, sobre todo con la familia...

Como me siento en estos momentos...? pues ... estoy bien, pero si le soy totalmente sincero, no estoy en condiciones para afrontar una relación Ama-sumiso, para ofrecerme a alguien, es como me siento en estos momentos. Tenia mucha emoción por haberla conocido, no lo dude... y si no me equivoco, usted también, aunque sea un poco, el tiempo dirá lo que pasa, en estos momentos solo quiero amistad.

No suelo ir diciendo por ahí a cualquiera donde trabajo, lo digo por que me ha dado mucha confianza usted y me ha caído muy bien, hoy por hoy.

Y en fin, pedirle disculpas, no sé si sirve o servirá para algo, pero sí... tiene razón... y desaparecer así todos estos días como que... no le gusta a nadie, le pido perdón y que podamos tener una buena amistad.

Un saludo de xxx

Su experiencia previa como sumiso se reducía a prácticas bdsm con la novieta de turno, así que en lo de obedecer más allá del tema sexual era novato total.

Un par de anécdotas para ilustrar el paso a la realidad de tantos sumisos que quieren y no pueden ir más allá de una fantasía. Un día, caminando por una acera muy amplia y ningún transeúnte cerca, le dije “veo que ya no me hablas de usted”, a lo que me respondió “es que estamos en público”. Ojo, que yo no impongo el usted, solo lo quiero si a él le sale natural. Al rato se despidió de mí enmendando el error, pero son esos pequeños detalles que luego se hacen gigantescos. Otro día, aprovechando que me dice dónde trabaja, como indica en el mensaje ese, me paso por allí sin avisarle. Era un puesto de atención al público, así que me acerco con naturalidad por la zona, y cuando me ve, su cara adquiere el tono de las amapolas. No era la típica reacción de un chico tímido (que también) sino que noté una expresión como si temiese que yo sacase un látigo o algo así, sea como sea, ni estaba cómodo ni natural ni nada parecido.

Por no extenderme mucho más, pasaré al momento en que lo puse a prueba con una orden no sexual (a eso ni llegamos, por supuesto, al fallar todo lo previo). Me iba a acompañar en un pequeño desplazamiento y solo debía ocuparse de la ruta, y de estar tal día a tal hora para recogerlo. Pues bien, ahí fue donde desapareció, como si le estuviera pidiendo la luna. Ni cogía llamadas ni respondía mensajes. ¿Esperaba una sesión bdsm que parecía no llegar nunca? ¿La mala racha era ahora un obstáculo cuando no lo fue para conocerme? ¿De repente fue consciente de lo que suponía ser sumiso real sin límite de tiempo?... Pues no sé, supongo que una mezcla de todo un poco, añadiéndole curiosidad y ganas de probar, etc. Por cierto, el nombre real nunca me lo dijo, lo descubrí yo después gracias a internet. Esto último por sí solo ya da que pensar, así que ahí dejo la historia, que por supuesto tampoco culminó en la amistad que solicitaba porque volvió a desaparecer como era de preveer.

Este tipo de historia, como se repite ya y me consta que lo mismo le pasa a otras Amas, me lleva a hacer una reflexión sobre todo esto.


Puede que sea, más que falsa sumisión, algo que tiene que ver con la personalidad, y como no se puede separar sumiso y persona, a fin de cuentas alguien así tampoco sirve como sumiso porque no te da la certeza de ir serenamente hacia adelante. La cosa es más o menos así en esos casos. Me dicen que soy la mega-leche como persona y como Ama, avanzan hasta el punto en que se sienten cómodos y no deben arriesgar absolutamente nada de su vida y... lo próximo es huir, o apartarse, por decirlo más suavemente. Las cosas son como son y las desilusiones vienen de imaginarse lo que no hay, por eso toda precaución es poca por nuestra parte (entre indecisos y aprovechados vamos a tener que salir con un tanque blindado ahí afuera), y de donde no hay no se puede sacar, pero como no puedo evitar querer llegar al fondo de las cosas por eso estoy escribiendo este post. Porque me rondan muchos interrogantes en una especie de expediente X sobre ciertas actitudes de los sumisos.


¿Por qué?... ¿por qué?, ¿qué ocurre exactamente? ¿Por qué se produce ese fenómeno de estampida? Como digo otras veces, algunos parece que no encuadran el femdom en temas de este planeta, sino que creen que hay reglas y leyes extraterrestres para este tipo de relación o algo así. Cuando seguir adelante no se ve como el hecho lógico de que un hombre y una mujer, que casualmente son sumiso y Ama, se sigan conociendo y creando un vínculo natural, es que algo falla. Algo “les” falla, y tengo mis múltiples teorías al respecto.


Esto es para algunos como ese vicio secreto humillante que está bien guardado en un cajón, pero imaginarse aparecer frente a sus conocidos con su Ama, aunque no vayamos a ir con la etiqueta en la frente, les produce sudores fríos. Al chico del ejemplo le pasaba eso. Cuando eres consciente de que no le habla de ti a NADIE mientras que tú al menos a tu mejor amiga o incluso a algún familiar les dices que estás quedando con ese hombre, te das cuenta de que te tiene en un compartimento convenientemente aislado de su vida y su cerebro, y que ni va ni irá en serio contigo nunca. Esto es común para cualquier hombre vainilla con miedo al compromiso o incapacidad de implicarse emocionalmente, o con inmadurez permanente y síndrome de Peter Pan, pero con el agravante de que estar con una Ama es un paso más allá que redobla la dificultad.


El tema social pesa mucho. Basta con ver el comportamiento en público del sumiso para notar su lucha interna entre el modelo de machito que le imponen desde fuera y su sumisión: cuando vas por la calle y te pone la mano en el hombro justo cuando se cruza con otros machitos para “marcar territorio” o cuando mira en plan conquistador a otra mujer y al decirle que te das cuenta te lo niega en las narices sin que le tiemble una pestaña, etc. Pueden parecer tonterías, pero en los pequeños gestos es donde se conoce a una persona.


También está el hecho de que un sumiso novato no sabe hasta qué punto puede “soportar” una relación femdom hasta que no la prueba más allá de su imaginación. Y no todo es de color de rosa, y no es fácil sentirse controlado el 100% del tiempo ni apetece obedecer cuando no es excitante hacerlo.

Otro tema es el miedo puro y duro. Esto les atrae tanto que temen engancharse sin remedio y ya se sabe que no se tiene control sobre las adicciones, y eso produce un temor lógico, aunque yo opino que no hay adicciones sino adictos y que todo se puede afrontar de manera sana o malsana, según nuestra elección. Hay miedo a seguir adelante, y hay miedo a retroceder, por eso llegan hasta ese punto, porque al principio puede más la emoción, la atracción, hasta el riesgo, y no son literalmente capaces de resistirse. Al principio son ellos los que me buscan a todas horas y luego tengo que tirar de paciencia infinita para comprender sus ritmos y sus “desapariciones” hacia zona segura.


Es un pelín agotador, como podéis suponer. Y es otro ejemplo de lo que comento siempre de que el sumiso al final es el que intenta imponer su criterio, porque, ingenua de mí, supongo que vamos en línea recta como dos personas que se van conociendo, y de repente (al menos a mí me parece que es bruscamente de golpe) saltan con eso de que, justo ahí, justo cuando (para mí) la cosa tiene pinta de ir por buen camino o de no ir mal al menos o que de ahí se podría evolucionar hacia algo que funciona, zas, ellos no pueden dar ni un paso más. Te dejan “atada” con su silencio o te marean con mil vueltas sobre lo que sienten o dejan de sentir y lo único claro entre tanta maraña mental es, oh vaya jodida casualidad, que no pueden seguir contigo (¿pero poder no era querer...? Ains).


Podría ser malpensada y decir que se llevaron su experiencia, al nivel que sea (para algunos un rato de chat o un café ya les impacta tanto como contactar con alguien caído de un ovni), sin que yo les interesase más allá de ser Ama aunque digan lo contrario, o puedo disculparlos por las circunstancias que nos separan o por una supuesta mala racha (...quien más quien menos tenemos todo tipo de problemas, la vida es eso...), etc, pero ese momento llega tan de golpe sin que venga a cuento, que solo puedo ponerle un nombre: cobardía. Porque oye, qué coincidencia, ninguno de los sumisos aludidos tuvo los webs de al menos pillar el teléfono y aclararme el tema sino que se escondieron en un sms o un email, y el único que me lo soltó en persona fue porque lo acorralé casi textualmente y me lo dijo mirando al suelo y medio dándome la espalda. Claro que, tan de golpe no sería, porque como dijo el chico este, tras el subidón inicial y mirando al futuro, no podía hacer hueco en su vida para algo serio en plan Ama-sumiso. Supongo que para un rollete continuo y al ritmo que les venga bien no tienen problema alguno.


Por resumir, creo que pesan esos tres motivos principales para “no seguir”: incapacidad de incorporarte a su vida de manera natural, choque con la realidad/no estar preparado, y miedo o pánico a secas. Esos serían los motivos que yo encuentro, ojalá ellos pudieran aclararme más, porque yo solo veo el resultado final en el sumiso: atado a sí mismo, bloqueado, paralizado...



Y no hay manera de verlo venir, a pesar de las coincidencias con casos anteriores; hay que meterse sin prejuicios en el camino de conocer a alguien porque es la única vía para saber qué ocurrirá. Para mí es una desilusión este fenómeno en un hombre que me interesa como persona y como sumiso (una vez pulida su inexperiencia), pero entiendo que tendrá que ser más duro para ellos mirarse en un espejo y no ver una imagen reconocible, sentirse sumiso y por el motivo X no poder serlo en efecto, eso debe de ser mucho peor, sin duda. Ojalá sea algo curable en el tiempo. Por lo positivo que me aportaron cada uno de ellos, así lo deseo, de todo corazón. 

jueves, 26 de junio de 2014

¿Sumiso o pusilánime?



Hay una serie llamada Black Mirror que trata de manera impactante los avances (o retrocesos) de esta era tecnológica que nos va absorbiendo a tod@s sin remedio. En un episodio, la chica pierde al novio y lo reemplaza por una especie de muñeco realista que se comporta en base a las pistas de la personalidad que el chico real dejó por toda la red. Tiene su forma de hablar y su aspecto pero claro, no es él. Ella siente que lo “tiene” de nuevo a su lado en cierto modo (casi como lo que “tenemos” cuando chateamos con alguien que no conocemos en persona o que en persona poco tiene que ver con lo que imaginamos tras la pantalla), pero lo que no tiene y es irreemplazable es lo querida que se sentía a su lado. Como ventaja tiene la de disponer de un semental que nunca se cansa :P


No, no se me ha ido la cabeza hablando de cosas que no tienen nada que ver con el tema de este blog. Resulta que ese androide, o lo que sea, trata de complacerla, de ser lo que ella espera de él... es decir, en el fondo es sumiso, aunque se trate de una vuelta de tuerca en la que él tenga que ser a ratos un “poco cabrón” (forma que tiene la la chica para describir a un hombre “de verdad” y no sumiso para nada). Porque lo que a ella le empieza a crispar los nervios, aparte de ser consciente de que ese muñeco es un sucedáneo de su amor perdido, es que el medio robot no tiene criterio propio ni se rebela ante ella, ni (atent@s al colmo del cabronismo ese) le pega en una discusión subida de tono. Pobrecilla, dios le da pestañas a quien no tiene ojos, como suele pasar, aunque en lo del criterio propio coincido plenamente.


Bueno, pues resulta que ella (aviso, voy a destripar del todo el capítulo) decide que la solución es obligarlo al suicidio saltando por un barranco, y justo cuando él va a obedecer, le dice ella que menuda decepción, que ya podría resistirse y suplicarle un poco y tal, que su amorcito habría hecho eso. De manera que así lo hace nuestro androide-sumiso y al final acaba aparcado en el desván donde sirve de compañero de juegos de la hija de la protagonista. Esto último, por cierto, parece salido de la mente retorcida de esos sumisos que fantasean con ser un objeto que se guarda en un baúl cuando el Ama no quiere usarlo.


A mí me ha gustado el episodio, no por lo que propone como sustituto de algo que no tiene sustitución posible (me parece traicionero con el difunto aparte de malsano psicológicamente por lo de no saber pasar página), ni por la previsible crítica hacia los hombres demasiado sumisos, sino por un aspecto concreto que refleja la historia.


Ya vi hace años una película que no tengo manera de encontrar, de argumento parecido. Ella acaba hasta las narices del androide obediente, mientras que a mí se me quedó la película grabada porque me parecía, en parte, un sueño hecho realidad tener a “alguien” que dijera que sí a todo. En la prehistoria de mi conciencia de mujer dominante me pareció el ideal de hombre.


Pero... hay algo que ahora entiendo y comparto con la protagonista de ese capítulo. Imaginemos que no es un androide el chico ese sino un sumiso. Hay una cosa fundamental para mí en una relación DF para que funcione. No basta con que él sea sumiso. Me explico.


Dije al principio del post que ella echa de menos no solamente a la persona fallecida sino lo de sentirse querida... A eso me refiero, a lo que me transmita el sumiso... Si el sumiso se limita a obedecer y complacer, que no es poco, puede parecer un muñeco de latex de tamaño real, que además podría obedecerme a mí tanto como a cualquier otra mujer. Necesito que no caiga en el extremo patológico de ser pasivo absolutamente para todo, porque entonces no siento que sienta nada por mí, y dejo adrede la redundancia de la palabra sentir porque se trata de eso: SENTIR. Yo siento la DF, no juego a ello, y necesito saber que al otro lado hay sentimientos profundos y verdaderos, que él no sea una máquina de obedecer ni me convierta a mi en otra máquina de dar órdenes. Por supuesto que quiero que me obedezca en todo y lo hará porque llegamos a ese punto en que sabe que nada malo le pasará (no le ordenaré que salte por un acantilado ni en broma), pero quiero que lo disfrute, que lo haga porque no hay nada que le haga más feliz, no como un trámite para conseguir de mí que le cumpla tal o cual fantasía. Algunos disimulan muy mal eso de estar en un simple trámite y otros ni se molestan en fingir.


Como dice la RAE:
pusilánime.
(Del lat. pusillanĭmis).
1. adj. Falto de ánimo y valor para tolerar las desgracias o para intentar cosas grandes. U. t. c. s.


¿No es algo grande una relación de Dominación Femenina...? Pues eso, sin ánimo y valor, poco se puede caminar en la senda de construir una. O qué menos que tener también valor para reconocer, a tiempo, que no se puede recorrer esa senda. (Hablando de esto, me anoto otro próximo post: cuando el sumiso “no puede seguir”).


Entonces, cuando llega un momento crítico, si el sumiso parece un robot... ¿qué sentido tiene? Yo quiero un hombre que tenga sangre en las venas en vez de horchata y que no desaparezca si hay un problema o me eche a un lado porque esté confuso o, en definitiva, que no sea pasivo hasta la náusea en esos momentos en que lo último que necesito es que se parapete tras su silencio o ausencia, porque una persona que no se comunica abiertamente y se esconde está lanzando un arma de destrucción masiva al corazón de cualquier tipo de relación y en cualquier fase en la que se encuentre dicha relación.


Como dije en aquel post y repito ahora: quiero un sumiso, no un pánfilo-pasivo. Será que pido mucho y pretender que un sumiso sea dócil pero a la vez le eche webs a la vida es como lograr la cuadratura del círculo. Qué sé yo (sip, ciertos temas me siguen confundiendo hasta el infinito). Aunque en el fondo todo esto tiene más que ver con la personalidad de alguien y no con su sumisión, me parece que algunos encuentran la excusa perfecta en eso de “ey, es que soy sumiso, soy la parte pasiva, no esperes que mueva un dedo más allá de lo necesario”. Pues sí, lo espero. Es más, si no lo mueves me queda claro que somos incompatibles.


video

domingo, 22 de junio de 2014

¿Amas bordes?



Tiene Qarpatian un post que toca un tema “típico” del femdom. Algo he comentado acerca de eso por aquí cuando he hablado de nuestra supuesta maldad o cada vez que critico la imagen estereotipada del femdom como en este otro post sobre el carácter de las Amas, etc. Parece que predomina lo antipáticas que podemos parecer así vistas en conjunto por regla general. Mi opinión es lo que he dejado allí de comentario:


Por la parte que me toca, voy a dar mi opinión sobre la supuesta bordería de las Amas. Para empezar, al igual que hay varios tipos de sumisos, los hay de Amas, y para bien o para mal, abunda el prototipo de ultra sádica con mala leche perpetua, imagen que consolidan ellas mismas porque les interesa hacer ese papel, o por motivos económicos ya que atraen justo a esa clientela que busca tal clase de Dómina profesional, o por qué no, por simple placer y forma de ser personal.


Aparte de eso, las que no vivimos de una imagen sacada de un vídeo porno, podemos dar igualmente una impresión de ser, cuanto menos, estiradas, por nuestra forma de expresarnos o de tratar a los candidatos a sumisos, y como bien comentas, en parte ocurre que estamos hasta la peineta de los personajillos que vienen con la intención de utilizarnos para sus fantasías sin importarles un cuerno lo que queremos nosotras o dando por sentado que haremos encantadas todo el repertorio del canal femdom extremo, o como apunta dana, que se olvidan del detalle de que somos mujeres y personas antes que nada y nuestro componente emocional es igual o más importante que el sexual. Creo que es una reacción lógica y que no merecen otra cosa que una respuesta cortante los que van en esa dirección.


Por otra parte, yo al menos sí puedo parecer un tanto hosca cuando se me acercan aunque sea sin caer en los típicos errores, pero es que es consustancial a ser dominante el hecho de poner el listón alto desde el primer momento, no es hosquedad en realidad, es dejarle claro a la otra persona que incluso si llegamos a intimar yo voy a ocupar mi lugar, y mi lugar es ser dura y estricta en general porque es lo que me apetece y me llena.


Y todo esto, en mi caso repito, no está reñido con el humor ni significa que esté con mala cara, que yo disfruto dominando y lo que se me pone en la cara es una sonrisa de placer (sonrisa sádica o sonrisa angelical, que hay momento para todo), y en esta vida es mejor echarle humor a las cosas, y para muestra tengo yo varios casos en mi blog en los que critico a los falsos sumisos con una buena dosis cómica (*), porque la primera reacción es indignarme pero luego, al tomar distancia, hasta le veo el punto humorístico y eso ayuda a neutralizar el mal trago de cruzarte con algún impresentable.


(*) por ejemplo este: