~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 14 de julio de 2019

Un placer culpable: novela gay BDSM



Cuando vi la portada de este libro, obviamente me quedé mirando fijamente. Ni siquiera me leí la sinopsis cuando contacté con la autora para ofrecerme a reseñarlo. Ella me dijo que era de sumisión masculina, y bueno, sí que lo es, pero no es femdom :( 
De todos modos, lo leí según lo prometido y no me arrepiento. Lo que más me gusta del libro se puede extrapolar a cualquier tipo de relación D/s, así que por eso lo traigo por aquí. Empecemos, esta vez sí xD, por la sinopsis que aparece en amazon:
Una pasión incontrolable y un amor prohibido y peligroso.
Cuando dos corazones encuentran su hogar, un placer culpable puede convertirse en una historia de amor.
La muerte de Charles Petrov habría de cambiarlo todo.
Cuando Daniel descubre que su marido tiene un hermano del que jamás le ha hablado, decide contactarlo para hacerle llegar la carta que su difunto tío escribió para él... Y una vez dado ese paso, ya no habrá vuelta atrás.
Ilya Morózov es un hombre hecho a sí mismo. Oscuro, inteligente y brutal, gobierna desde hace años la mafia rusa en Hawai. Pero ni la sensatez, ni la Bratva, ni siquiera la persecución a la que lo somete su hermano, el fiscal, impedirán que forje un vínculo con su cuñado que va más allá de la amistad.
Lo primero que me sorprendió fue por qué una mujer vainilla escribe Romance BDSM gay, pero por lo que pude ver en amazon, no es la primera vez que la autora aborda el amor gay. El punto BDSM sí es una novedad, y creo que se ha documentado aceptablemente. La historia se desarrolla en Hawai, y aunque el entorno no me parece decisivo para el argumento, sin duda es un aspecto original. No voy a centrarme en la subtrama de la mafia rusa porque me concentré en la historia D/s (dominación/ sumisión) entre los protagonistas. Solo comentar que un libro erótico necesita el contrapunto de algo más que escenas de sexo una detrás de otra para que no sature, así que me parece bien planteado por ese lado.


En general el libro está bien escrito, aunque había varios errores de acentuación: "cómo quieras" no lleva tilde, ni tampoco otros qué, cómo etc., que sin embargo aparecen sin tilde cuando sí que la necesitan. "Porqué" no se escribe unido sin el significado de "un porqué", y algunos fallitos más por el estilo: "lo cierto es no era una mala idea"... falta "que" antes de "no". Pero dejo ya la corrección editorial por mi deformación de escritora y vamos al meollo del libro: el BDSM.


La autora me comentó que no pretendía hacer otra 50 sombras, aunque de partida tenemos a un dominante maltratado en su infancia y millonario, aparte de poderoso en sus negocios. Creo que lo que quiere decir María es que él no se hace Amo por sus traumas infantiles, como le pasaba al Grey, puesto que entonces su hermano también habría llegado al mismo punto. Por cierto, dos hermanos gay me parece demasiada coincidencia, pero en fin, tampoco es imposible.


La historia progresa de menos a más, aunque hay un chispazo inicial innegable entre Daniel y su cuñado mafioso. Y por medio de pequeños detalles la chispa se va convirtiendo en electricidad que todo lo arrasa:


La forma en que lo había llamado señor... Poco sabía aquel inocente lo que semejante palabra provocaba en su interior...
Sintió el deseo y la necesidad de dominarlo.


Por supuesto que entiendo todo eso y me encanta verlo plasmado por escrito, por alguien que además lo observa desde fuera y que conoce el tema por la información que obtuvo.


El Amo ya practica de forma esporádica BDSM cuando lo conocemos, pero Daniel apenas tuvo un par de azotes eróticos en el pasado, así que es muy interesante el camino que recorre hasta que se auto-acepta como sumiso. Hablando de aceptar... No acabé de identificarme con el dominante porque sinceramente me cuesta no tener prejuicios en ese tema:


Hay ciertas cosas que la gente no puede aceptar, Hux: Danny no puede con el hecho de que yo sea un mafioso y un asesino.


...Hombre, es que cualquiera tendría reparos, creo yo, y si encima eres un sumiso novato que duda y tiene que entregarse a un asesino... pues demasiado valor tiene el chico. Pero tranquilos, que la historia va de BDSM del sano, tanto es así que el sumiso solo bebe zumo en cantidades industriales. Bromas aparte, se recalca mucho la seguridad en las sesiones, el aftercare, la preocupación del Amo por el bienestar de su sumiso (rayando casi en el top service), etc.


Destaco este fragmento por eso mismo de lavar la imagen del BDSM:
Pienso que el mundo ya tiene una imagen estereotipada y morbosa de nosotros, no nos hace ningún favor que ésta se fomente. Pese a lo que puedan pensar los demás, no somos depredadores. No buscamos el dolor por el dolor, ni pretendemos abusar o hacer daño a nadie... En el mal sentido. Por eso insistimos en que el juego sea Sano, Seguro y Consensuado: es nuestro lema. Y, honestamente, no creo que tengamos que pedir disculpas por lo que somos o por lo que nos gusta.


Ellos dos empiezan teniendo charlas amistosas y se conocen poco a poco. Nada que ver con el "aquí te pillo aquí te mato" que abunda en el porno BDSM. La historia va más allá de lo físico, aborda también el plano mental y el trasfondo psicológico de las relaciones de poder:


El Shibari me proporciona una sensación de poder y control total sobre la persona a la que ato y sobre la situación en general.
—Debe de ser muy estimulante.
—Lo es —corroboró, asintiendo—. Y, por otra parte, hace que me sienta agradecido. Porque soy de los que consideran la sumisión como un regalo: cuando una persona accede a jugar conmigo, está cediéndome voluntariamente el control y poniendo en mis manos su confianza y su integridad, tanto física como mental. Eso supone un gran gesto por su parte... Y una gran responsabilidad por la mía.


En efecto, la sumisión es un regalo, y lamento que haya "sumisos" que la van regalando alegremente y Am@s que la toman y la dejan como un kleenex.


Me he sorprendido a mí mismo con todo lo que no sabía: la existencia del Top Space


Bueno, yo tampoco lo conozco, jaja. El subspace es algo que casi nadie cuestiona, pero lo del top space crea controversia. Es más propio caer en una especie de trance con la mente en blanco cuando te entregas en manos de tu Dom, pero lo del top space no lo entiendo bien, la verdad. Si alguna vez lo experimento, os aviso :P


hay mucha gente que practica BDSM sin decírselo a su pareja, por los motivos que sean. Salir a buscar un compañero de juegos no es un crimen, ni un pecado


Bueno, con eso ya sabéis los lectores habituales que no comulgo. Yo no juego a sesionar, lo mío es más vivencial, así que buscar juego fuera de la pareja lo considero igual de infidelidad, aparte de que empezar como amigos para sesiones y llegar a otra cosa dada la intensidad del momento es de lo más lógico. Y es que el juego con sentimientos de por medio es otro mundo, como descubrirá Daniel.


Por si aún no te animas a leerlo, dejo estos fragmentos de oro puro; quizá alguien del mundillo no supiera plasmar tan acertadamente las sensaciones y trasfondo de un momento así:

—Le ofrezco mi cuerpo, señor, como un humilde lienzo en blanco para sus ataduras. Por favor, tómelo, pues es todo suyo.
Aquello lo dejó momentáneamente sin palabras: no podía expresar lo que sentía, ante aquel humilde gesto de entrega. Pudo ver la sumisión y la confianza en los ojos de su compañero, junto a un genuino deseo de servirlo y hacerlo feliz.



Porque un Dominante no era digno de llamarse así, si no era capaz de dominarse a sí mismo en primer lugar.


—Gracias, señor. Me gusta como las ataduras me hacen sentir: desnudo y vulnerable. Estoy completamente a su merced.
—Podría hacer contigo lo que quisiera.
—Podría. Y yo seguiría poniéndome en sus manos, porque soy suyo y sé que usted cuidará de mí.


Toda la descripción de las sensaciones D/s me ha gustado mucho. Y como digo, lo que menos, lo de hacerse eco de la corriente que separa y justifica juegos a espaldas de la pareja, que bastante lacra hay ya con eso en el mundillo.


Daniel y yo no estamos haciendo nada malo: no somos pareja y no practicamos sexo, ergo no hay infidelidad. Solo somos dos hombres adultos, que han decidido establecer una relación íntima y de amistad, como Dominante y sumiso.


Sin embargo, hay sexo porque hay eyaculación a causa de las sesiones, y aunque no la hubiera, es algo de base sexual (por poner un ejemplo, no te sometes a tu prima lesbiana si eres una chica hetero), por no hablar de las sensaciones mentales y la conexión personal, así que a falta de un certificado que diga que hay una relación... la hay casi siempre, sobre todo si hay encuentros frecuentes y regulares. Sin hacer spoiler, solo digo que los protagonistas tendrán que replantearse todo eso, y ya desde la propia sinopsis se nos habla de historia de amor...


En resumen, un libro que mantiene la tensión narrativa, que entretiene y que resulta interesante porque representa un avance en la normalización del BDSM, abordado desde la comprensión y el respeto.


Todos mis libros femdom en Amazon

domingo, 7 de julio de 2019

Citas femdom. Encuentra Ama o sumiso


hola me encantaria ser parte de una dominacion femenina, me encanta

Busco una mujer femdom, Soy sumiso y dócil de buenos modales, me agradaria conocer una mujer que me enseñe a ser mas femenina y guste de los juegos de roll, vivo en la ciudad de mexico, soy discreto

Soy sumiso en busca de una Ama. Me ofrezco como chofer-sirviente. Pongo coche y gasolina. Soy sumiso de Barcelona y busco real

Lo que acabáis de leer son algunos ejemplos recientes de sumisos que pasaron de largo por mi blog y dejaron un mensaje en el formulario de contacto. Es lamentable que no echen ni un vistazo rápido para saber que actualmente no busco sumiso, aparte de que tampoco estos me podrían servir como sumiso, por razones que no voy a comentar (ahí está el resto del blog para saber más).

El caso es que se me ha ocurrido una idea. Desde hace unos días tengo un nuevo blog que estará dedicado en exclusiva a anuncios de Amas y sumisos, de manera que no tenga que perder ni un minuto más con eso en este blog. No sé si tendrá acogida, pero precisamente me interesa hacer el sondeo. Si la respuesta es favorable, quizá dentro de algún tiempo ponga en marcha una web destinada a punto de encuentro entre Amas y sumisos, quizá en la línea de web de contactos o de foros de debate o todo junto. Ya sé que hay varias webs de bdsm, pero echo en falta un lugar solamente de Dominación Femenina, que esté en español, que no sea un grupo de twitter, facebook y demás redes sociales, ni una web de artículos, que para eso ya tengo este blog. 

Hace varios años había una web/foro, como conté en un post antiguo, donde los trolls campaban a sus anchas y donde pesaban más las donaciones de dichos trolls que su comportamiento cívico. Cuando algunas Amas les llamábamos la atención, saltaban con que no tenían que guardar protocolo ni entrar en un rol, pero es que era simple falta de modales y un evidente intento de top from the bottom. Como lugar de debate era bastante interesante, pero en fin, acabaron baneándome por desenmascarar a los falsos sumisos (manda narices). Recuerdo algún otro intento de web femdom, pero creo que no siguen activas; si alguien sabe algo, que lo diga en los comentarios.

Las normas para los anuncios (por supuesto que las hay, juas :P) las tenéis allí, pero por resumir: nada de amas finacieras ni trolls. Así que a ver si se siguen sumando mensajes al par que ya están publicados. Esta es la dirección:


sábado, 22 de junio de 2019

BDSM insano, inseguridades, complejos y traumas varios



Voy a comentar un post que leí hace algunas semanas, en un blog inglés cuyo nombre ahora no recuerdo. Se trata de una pareja amo-sumisa y básicamente se dedican al spanking (azotes). Me pareció triste pero interesante, y lo que voy a comentar sirve igualmente para el caso Ama-sumiso.

Primero voy a resumir el post. Ellos iban en el coche, conduciendo él, y ella usó el espejo ese que lleva la visera para retocarse el maquillaje. Por lo visto la visera no estaba del todo bien y se acabó por romper el enganche o algo así. Pasaron varias cosas después de eso, como que él la humilló delante del tipo que iba a arreglar la visera echándole la culpa de malos modos, y la llevó hasta allí inmediatamente después del percance, dejando a un lado los planes que tenían, pero vamos a saltar a cuando llegaron a su casa. Él le dijo a ella que, para empezar, ¿por qué demonios tenía que retocarse el maquillaje? … Ya por ese detalle, suena a machista celoso que tira de espaldas. Después le dijo que era una completa inútil, que todo lo hacía mal, y que fuera poniéndose en posición para recibir unos merecidos azotes.

Como ella es una fanática del spanking, estaba encantada con lo de ser azotada, con motivo o sin él. Pero luego, cuando ella estaba esperando que hubiera sexo, porque el tema le pone mucho, él se fue y la dejó sola. A ver, se supone que él decide si hay sexo o no, pero me parece una tontería tan grande lo del coche, que sonaba todo a excusa para pasar un rato de lujuria. Sin embargo, él hizo una bola de nieve y simplemente le pegó porque le dio la gana, bajo mi punto de vista. O el tipo está más enamorado del coche que de ella, que me lo creo también.

Sea como sea, lo que ocurrió podría parecer D/s, pero no lo es. De hecho, me llama mucho la atención que una pareja que reconoce que lo suyo son sesiones y juegos, pretenda contar esa experiencia de su vida cotidiana como algo normal y consensuado, simplemente porque les guste una determinada práctica bdsm. Lo que yo veo ahí, es que el spanking lo usó él, al menos en esta ocasión, como una excusa, como una forma de querer quedar por encima de ella, porque hay que ser muy inseguro (y muy capullo), para escudarse en una excusa tonta como que algo se estropee, por la razón que sea, o incluso por culpa de él por no tener su coche en perfectas condiciones... y usarlo para minar la autoestima de su mujer.

Vamos, yo lo que veo ahí es que el marido la maltrata psicológicamente, que usa el spanking para descargar sus neuras, aunque a ella le guste eso. No creo que sea bueno conectar la dominación con los errores COMO PERSONA del otro, ya sea por una cosa gorda o una chorrada como este caso. Siempre digo que yo no separo sumiso y persona, ya que no busco un rol a ratos sueltos, pero soy consciente de la línea que los separa. Mi dominación no alcanza a la esencia como persona del sumiso, ojalá, ejem. Y aunque así fuera, cada uno tiene que madurar y evolucionar por sí mismo.

En el caso de esta pareja, aunque ella fuera un desastre, cosa que no creo porque argumenta muy bien sus escritos y es bastante lúcida, aunque le pierda el calentón de los azotes, el caso es que la actitud de él no me parece la adecuada para educar a otra persona. Se comporta como un padre incompetente con ella, como alguien que utiliza eso de “porque yo lo digo y punto”, que puede ser algo excitante pero que cuando no es justo acaba haciendo mella en la parte sumisa de la relación a largo plazo. Porque llega un momento en que ese castigo injustificado provoca que el sumiso deje de esforzarse porque pensará, con razón, que da exactamente igual que lo haga bien o mal porque el resultado es el mismo: castigo e indiferencia.

Para colmo, lo grave de todo esto y la clave para mí para no ponerle la etiqueta bdsm, es que encima él ni se calienta. En cada pareja el erotismo es un mundo, que no siempre se comprende y acepta por parte de los demás, ni falta que hace, pero yo ahí lo que no entiendo es que él no se excite con el spanking igual que ella. Eso me parece muy grave, y no creo que él haga el gran esfuerzo de alejarse de ella estando caliente perdido, con tal de castigarla. No veo bdsm ni D/s ahí, veo abuso, veo a un psicópata y veo a una mujer cegada por sus instintos dentro de una relación tóxica. Lamentable, y en casos así hay que darle la razón a los que ven la D/s como algo feo y negativo, porque por desgracia a veces es así, igual que ocurre en cualquier tipo de relación. El bdsm no es ni bueno ni malo, depende de cómo sean y cómo se comporten los bedesemeros.

sábado, 8 de junio de 2019

Mini escenas femdom 3

Vamos con otra selección de cortas pero interesantes escenas claramente femdom, que fui coleccionando durante años en películas, series, anuncios, etc.


Todos mis libros femdom

lunes, 27 de mayo de 2019

Liderazgo femenino en la sociedad



Me estoy aficionando al programa Masters de la reforma. Como programa de reformas deja bastante que desear, pues ponen a un grupo en su mayoría de amateurs a hacer obras en plan profesional y no tienen ni unas mínimas medidas de seguridad más allá de un casco en contadas ocasiones. Y como show, lo de siempre, unos jueces divos que no enseñan nada y todo lo critican. Pero como experimento social es muy interesante. Pasa lo de siempre también en un reality show, que se pelean, por supuesto, y tal y cual. Pero a lo que voy es, que siendo un grupo de trabajo en cuadrilla con capataz, se ve cómo funcionan las jerarquías y cómo se comporta la gente con esto del liderazgo, la disciplina y varias cuestiones más.

Llevándolo al terreno femdom, obviamente me fijo en cómo actúan las mujeres, y me río cuando pienso en lo que dicen los partidarios de la supremacía femenina, que parecen vivir en otro planeta, porque en cualquier grupo social las mujeres casi automáticamente ceden el mando a los machos, aunque alguna dice claramente que no le gusta obedecer. Pero para mandones, ellos, por supuesto. Los gallitos, los que hacen cierto eso de “si quieres saber cómo es fulanito, dale un carguito”. El ego, el patriarcado, la mujercita tonta que se deja llevar por el incompetente del marido que además es un narcisista de cuidado, etc. Hay algunas mujeres con carácter, y en fin, hay muchas cosas y os invito a que las veáis vosotros mismos.

Me quiero centrar en una de las miembros del jurado, la jefa de obra. Ya con esa función, está claro que tiene que dar órdenes, jaja. Pero es interesante como ejemplo de liderazgo positivo. Mientras que los concursantes que son elegidos como capataces se dedican simplemente a pavonearse y a chulear ante los demás, dejando claro quién manda, ella muestra lo que realmente debe ser una líder. Es firme, por supuesto, y a veces exagera el papel de estricta por exigencias del guión, pero dice las cosas una sola vez, sin aspavientos, segura de su autoridad, y sin sacar el látigo ni ponerse en plan superior. Más de una debería tomar nota y dejarse de tanto teatro, aunque eso del teatro es lo que buscan muchos, así que dios los cría y ellos se juntan.

Y antes de que os dediquéis a enviar cartas de candidato a sumiso a la chica :P, la “mala” noticia es que una mujer así no tiene por qué ser dominante en su vida íntima ni gustarle los sumisos ni el femdom.

viernes, 17 de mayo de 2019

Femdom recíproco



Al hilo del post anterior, acerca del sumiso pedigüeño, voy a comentar la otra cara de la moneda, que también existe, claro, y voy a explicar cómo la Dominación Femenina es algo recíproco, pero no de la manera que creen los y las que viven esto desde el egoísmo y el asunto financiero.

Vaya por delante que hay negocio de lo que sea porque hay demanda y oferta, así que si una tía vende bragas con la publicidad de que es algo humillante para el que lo compra, y ambos creen que eso es femdom ya solo por ese detalle, pues tan felices unos y otras. En mi opinión eso ni es femdom ni es nah, pero bueno, sigamos con el post, que a lo mejor alguno se aclara acerca de lo que consiste esto de femdom recíproco, más allá de “dame pasta y te mando bragas”.

Ya he explicado que los sumisos caraduras exigen porque es lo único que saben hacer, aparte de pagar por un servicio o hacer tal a cambio de cual (emparejados en el 90% de los casos que no tuvieron el valor ni la honradez de escoger a una mujer dominante que los complementase y ahora van lamentándose e intentando dar pena... a mí ninguna, desde luego). Por otro lado tenemos a las amitas, que abrieron cuenta en twitter, por poner un ejemplo, hace dos meses, y que piensan que chasqueando los dedos van a llover sumisos entregados hasta la médula, cuando para colmo son unas cazurras iletradas que solo saben enseñar el escote y han oído campanas y no saben donde, o tienen una situación (sip, casadas ellas también) en la que no pueden exigir un sumiso 24/7 libre como el viento que espere sentado para cuando ellas tengan un minuto libre. Tanto unos como otras se quejan de no obtener lo que quieren y lo que creen merecer, convencidísimos además, ejem.

Entonces, para mí, ¿qué significa femdom (del sano) recíproco? Obviamente todo el mundo busca reciprocidad en la vida, ya sea trabajar a cambio de un sueldo, o un aplauso gratis si cantas en público, o lo que sea. Nadie hace algo porque sí, por mucho que le excite la idea a un sumiso novato. Todos esos que van diciendo “busco Ama para hacer todo lo que me ordene y yo soy un felpudo que no tiene derecho a nada”, no lo dicen en frío. Es una fantasía calentorra y ya está. Y no es que sean falsos sumisos, que habitualmente también es el caso, sino que eso queda fuera del concepto femdom razonable y sano. Un esclavo 24/7 sin derecho ni a morirse sin pedir permiso, no existe, y a mí por supuesto que no me aporta nada un tipo que es un simple mueble más en mi casa.


Femdom recíproco significa, ni más ni menos, que cada cual ocupa su lugar y ambos se sienten realizados y compensados en esa relación. Un sumiso se siente realizado si su Ama es feliz dominándolo. Feliz, y excitable y todo lo que se nos ocurra, vaya. Que se nota a la legua cuando una finge que le gusta todo esto con una sonrisa forzada y cuándo se vuelve loca (es un decir) arrancándole la ropa al sumiso y dándole caña. Si lo único que aporta la mujer supuestamente dominante a la relación es ponerse un cartel que diga “soy Ama”, sin que sus actos lo demuestren, sin que se note que disfruta y que deja fluir naturalmente lo que lleva dentro, sin que haga nada más que teatro vacío y ponga la mano para cobrar, pues eso no es reciprocidad. Si al otro lado tenemos un sumiso que lo es de verdad, es lógico que se quede a medias y sienta que eso no le llena, y no estará siendo egoísta por decirlo, eso es realismo puro y duro.

Insisto, un sumiso que busca teatro a ratos sueltos, fantasías porno gratis, en resumen, femdom para su egoísmo, no puede encima quejarse de que solo tenga acceso a algo de segunda categoría con una aprovechada o una farsante. Es lo que hay, id a lloriquear a otra parte, que lo vuestro son lágrimas de cocodrilo.


sábado, 27 de abril de 2019

El sumiso pedigüeño


En este post voy a hablar de varios temas que están conectados entre sí, a raíz de una consulta privada. Por una parte tenemos el caso frecuente del “sumiso” que solo sabe pedir que le hagan tal o cual práctica, unido al hecho de pedírselo “casualmente” a una chica vainilla o Ama novata, y tenemos por tanto también el caso de estas mujeres que no saben bien dónde se están metiendo o de qué va la Dominación Femenina, o si lo que les proponen es femdom o es cualquier otra cosa.

Vamos a empezar por el mensaje:
Te escribo para ver si me orientas un poquito, llevo un tiempito conociendo un hombre estamos en países diferentes pero él ha venido a verme aunk no hemos tenido intimidad, él fue quien descubrió lo dominante en mi y me he motivado a seguir leyendo y conociendo, el problema es que me dice que no le pongo reglas , k no le brindo seguridad, entonces entre sus fantasías esta vestirse de mujer y hacer tareas de la casa para mi y k yo lo encule, aunk he leído que a muchos hombres le gusta esto y no necesariamente son gays me desubica mucho, dudo al momento de poner reglas porque no sé hasta donde podría llegar en este juego y a veces me presiono cuando él me lo pide incluso le he dicho que sólo es sumiso cuando estamos en rol luego de eso se le olvida y se vuelve un gorila pedante y eso lo odio.Tal vez lo mejor sea alejarme creo k si él fuese un sumiso genuino estaría tranquilo solo esperando a que yo actué.

Bien, para empezar, esta mujer no sé si es dominante o no, y ni ella misma lo sabrá ahora mismo, pero de lo que no cabe duda es que no es tonta ni mucho menos. En un mensaje breve ha resumido el tema de los falsos sumisos, ha sacado sus acertadas conclusiones y creo que solo necesita que alguien, en este caso yo, le diga “en efecto, no te equivocas”.
Ese hombre, obviamente, no es sumiso, de hecho es todo lo contrario. Y oye, yo no critico que la gente sea como es, aunque nunca aceptaré pulpo como animal de compañía.


El problema con esos hombres es que son capaces de lo que sea con salirse con la suya. Actúan desde el egocentrismo y no les importa pisar ilusiones ajenas ni utilizar a las mujeres para cumplir sus fantasías. Solo saben manipular, y ni siquiera son muy hábiles, puesto que cualquier mujer con una inteligencia normal y un mínimo de recorrido en la vida, los desenmascara pronto y les descubre la trampa.

Obviamente, si no te van los gorilas prepotentes, es imposible que funcione lo vuestro, y en efecto, debe esperar tu ritmo. No puede decirte, “uy, siento que eres dominante, pero haz las cosas como yo digo o sugiero”. Si encima presiona, más claro el agua. Déjalo ir, porque total, ni siquiera lo tienes cerca. No pierdes gran cosa.

Como digo, la suerte con esta clase de falso sumiso es que se ven a la legua. Son tan poco sutiles que se delatan pronto. Les sirve cualquier mujer, no tiene ni que ser dominante, es más, cuanto más manipulable e inexperta sea ella, mejor para ellos. Solo necesitan una mujer que no tenga reparos en hacerles lo que ven en los vídeos porno, porque saben que cualquier mujer no se presta a eso. Si ellas disfrutan o no, les da exactamente igual, o queda muy por debajo de lo que ellos esperan llevarse de la experiencia. Parece que algunos hacen penitencia en sus gustos sexuales, que son cabrones alfa en el día a día y luego les pone ser unos arrastrados, eso sí, como bien dice mi lectora, por un ratito nada más.

No es el primer caso de estos que me llega, en mi libro de Consejos femdom hay uno parecido, que no publiqué aquí y que está allí en exclusiva. Aquella chica me pidió consejo porque estaba pasándolo realmente mal por culpa de un capullo que solo quería que ella le pusiese bragas. Al menos en el caso de este post parece, y espero, que la cosa no llega a ese nivel y que no está pillada por ese batracio.

Y es que siguen diciendo que son sumisos, pero nop, no cuela. No son sumisos, son kinksters, y además como personas dejan bastante que desear, no porque sean kinsters, sino porque mienten acerca de lo que son o lo que desean. Mi lectora titula su mensaje “entrega o Dominación”, y ha dado en el clavo. Ellos no quieren entregarse ni buscan dominación, buscan juegos a su ritmo y manera, y si no lo logran, atacan a esa compañera de juegos diciendo que es su culpa por no ser más estricta. Como si para sentirse dominado no hubiera que empezar por someterse.


Y es normal que una mujer que empieza su andadura en esto, se plantee qué demonios ocurre. ¿No son lo bastante dominantes o es que ellos no son lo bastante sumisos? Sumisión aparte, es una falta de honestidad, y a pesar de todos estos individuos, sí que existe la Dominación Femenina real, sin presiones ni manipulaciones, sin mentiras, con entrega real por parte de hombres que priorizan los deseos de ella, aunque sea inexperta, dándole tiempo y espacio y tratándola como la persona humana que es, no como una muñeca de latex a tamaño real.

Si estás en un caso parecido, aplica el sentido común y escucha a tu instinto. Todas sabemos cuándo, en el fondo, nos están simplemente utilizando. No es tan complicado detectar la diferencia entre ser sumiso y fingir serlo. Y es que tenemos dos posturas distintas y contrapuestas. Por un lado, tenemos el concepto ella manda y él obedece, y por otro, en las antípodas, tenemos al sumiso pedigüeño, el que pide que ella le haga cosas, o que le ordene que haga cosas. Desde fuera quizá parezca lo mismo, pero no tiene nada que ver. La primera postura parte de la entrega del sumiso, de sentirse en manos de ella, pero no bajo los términos de él, sino acatando el qué, el cómo y el cuándo que marque ella, todo dentro de lo razonable y lo seguro. La segunda postura se basa en el egocentrismo del hombre que sigue siendo el que manda incluso cuando se supone que manda ella.

Como bien dice la lectora, una práctica como el pegging o cualquier otra, no convierte a un hombre en sumiso, igual que no lo convierte en gay. Son juegos sexuales, apartados de lo que se supone normal y convencional, y ya está. Espero que cada vez sean menos los frescos que intentan salirse con la suya. Si mi blog ayuda en esa dirección, me doy por satisfecha.