~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 2 de diciembre de 2017

El sumiso que no puede convertir a su mujer en su Ama

El mensaje que traigo hoy lleva en mi buzón más de un año. No lo traje antes porque ya di consejos parecidos en el pasado, pero cada vez es un pasado más remoto, así que es momento de retomar el tema. A él le respondí pronto y de manera resumida, y quedó pendiente hacerlo de manera pública por si le sirve a alguien más. Así que vamos allá.
Primero me gustaría darle las gracias por seguir manteniendo el blog. Me esta ayudando mucho a entender lo que es vivir en una relación D/s estable. Ojala hubiera descubierto esta faceta sumisa que tenia dentro antes de casarme.
Después de vivir unos años tranquilos como una pareja recién casada, entre trabajo y vida social (10 años mas o menos) y tener un hijo se instala la monotonía y las discusiones ya casi diarias. Intente iniciar a mi mujer en la Dominación para convertir nuestra relación en una Femdom.
Primero empece con colaborar mas en las tareas domesticas para que tuviera mas tiempo para ella. Le hacia masajes cada vez que me lo pedía sin rechistar. En el sexo me limitaba en centrarme en su disfrute, incluso me guiaba para mejorar con la boca y manos. Hasta había veces que no me dejaba penetrarla porque estaba cansada. Yo lo aceptaba y le daba un beso de buenas noches y las gracias. Mientras pasaba el tiempo le iba explicando como me sentía, que me encantaba obedecerla y sobre todo que me excitaba y me hacia feliz que ella tomara las decisiones. Le comente que me gustaría que fuera mas exigente y que me hiciera sentir de verdad que ella era quien mandaba en casa y que solo ella tenia la ultima palabra. Cada vez que me ordenaba algo le daba las gracias.
Después de un tiempo obedeciendo, pidiéndole permiso para ir a tomar café (no siempre me lo permitía, y para su sorpresa obedecía sin enfadarme). Solo tenia orgasmos cuando me lo permitía (siempre le pedía permiso para correrme). Hemos comprado varios juguetes como un arnés, un consolador y un cinturón de castidad. Me llego a penetrar (me da vergüenza reconocer que disfrute, porque no soy gay).
Siempre era yo quien se abría diciéndole como me sentía y disfrutaba siendo ella la máxima autoridad en casa. Pero jamas me dijo como se sentía, llegue a pensar que lo hacia por mi. Le busque información en la red para que pudiera investigar y así avanzar juntos, pero no le hizo caso.
Poco a poco me fui cansando de ser el único que se habría (como un jilipollas). Ella seguía sin implicarse o con el mínimo esfuerzo. No se que le gusta, o que le disgusta de todo eso. Sencillamente porque no habla nunca de fantasía. Así que poco a poco me fui cansando y volví a disfrutar de la D/s visitando blog etc......... No consumo porno.
Lo intente durante un año y medio, y fracase. No fui capaz de despertar su curiosidad ni que se abriera como lo he hecho yo. Y eso me da mucho que pensar. Ella es una mujer que le gusta mandar y dirigir y con carácter. Por eso me atreví a plantear le reciclar nuestro matrimonio.
Disfrutemos del sexo como nunca, ella mas que yo. Hasta que lleguemos al punto que conseguir disfrutar de sus orgasmos como si fueran míos. Muchas veces después del sexo me ordenaba limpiar mientras ellas que descansaba le obedecía y le daba las gracias. Incluso lleguemos hasta el punto de que cuando yo llegaba del trabajo me ponía con las tareas domesticas mientras que ella cuando llegaba se ponía a ver la tele, leer o al ordenador. Y yo disfrutaba estando bajo su batuta.
Le enviaba wasap diciendo le que "mi felicidad consistía en hacerla feliz", que la quería, que era feliz siendo un marido sumiso y obediente, etc. Me encantaría construir una relación D/s con una mujer estricta, exigente, severa, cariñosa y atenta cuando las circunstancias lo exijan. 
Ahora sigo haciendo las tareas domesticas (aunque menos, sencillamente para no discutir), pero el sexo ya no es lo mismo. Incluso no me excito con sexo vainilla. Prácticamente vivimos mas bien como compañeros de piso que como pareja. No se como terminaremos, pero tengo muy claro que si algún día nos separamos no volveré a una relación vainilla.
Cuando leo su blog disfruto con sus escritos, no me importaría aunque sea tomar café con usted y charlar un ratito. Se abra dado cuenta que la literatura no es lo mio y le pido disculpa por mi forma de escribir.
Un saludo
Es duro decirlo, pero una mujer no se va a convertir en dominante dentro de la pareja si no le tira el tema. Ojo, no digo tampoco que vaya a ser sumisa (o quizá sí), pero muchas mujeres asocian estos temas con algo sucio y marginal. Puede que tu mujer tenga carácter... y que quiera que su pareja también lo tenga. Es tan fácil como eso.
El mundo está mal repartido y dios le da pestañas a quien no tiene ojos. Muchas mujeres dominantes tardan (tardamos) años en encontrar pareja que encima sea sumiso, y las que tienen marido sumiso "lo desperdician". Ya por el hecho de que no mires porno tendría que valorarte tu mujer más. No es lo habitual, y aunque está extendido y normalizado, en realidad el porno es un fracaso de la civilización (me da igual que me llamen talibana en este terreno). Por supuesto que he visto porno toda la vida, a falta de algo mejor, y cada vez tardo más en volver a caer en mirar un vídeo, porque el porno normal está cada vez más lleno de burradas directamente maledom, y en femdom lo que hay es también lamentable en líneas generales. Además, si se piensa bien, excitarse mirando a otras personas no deja de ser un asunto que roza la infidelidad, y el cerebro se lo toma como una droga (hay estudios sobre esto). Aún no he dedicado post al porno femdom, pero adelanto que un sumiso que se acostumbra a correrse de esa manera, en la vida real puede que no consiga ni una erección con una mujer de carne y hueso.
Por otra parte, si una pareja va mal, no creo que la solución sea convertirla en una femdom, a no ser que sea un deseo reprimido por ambas partes. Puede que funcione durante una temporada, por la novedad y la renovación de las prácticas sexuales, pero todo acaba cansando si no te llena. Hablando de sexo, lo de creer que alguien es gay por ser penetrado analmente, me parece del siglo pasado. No sé que tendrá que ver, parece como si los gays tuvieran la exclusiva del placer anal. Un hombre será gay en todo caso si le gusta que le penetre otro hombre, pero no una mujer. Además, entonces, si a una mujer le gusta el sexo anal... ¿acaso es una especie de gay también pero en cuerpo equivocado...? Por cierto, si esto lo hizo la mujer como “una obligación” dentro del femdom... me parece un error. Año y medio puede parecer mucho, pero si se mete de golpe el tema de varios juguetes sexuales a la vez, es demasiado para asimilarlo.
Me parece que el camino adecuado para intentar sacar el lado dominante de una mujer (si es que lo tiene, ojo) es hacer todo eso de ocuparse de las tareas, de complacerla, de pasar a segundo plano, etc, PERO, si una mujer llega de trabajar y se tumba a ver la tele, aprovechando que el marido está con sus “rarezas femdom”, lo que ocurre es eso, que se aprovecha y nada más. No tiene por qué disfrutar con ese cosquilleo de saber que él lo hace por obedecer, como nos ocurre a las Amas de vocación. No es de extrañar que un sumiso se harte de una situación tan desigual, porque ya digo, una cosa es la jerarquía aceptada y disfrutada por ambas partes, y otra es la sumisión unilateral que se topa con una pared de incomprensión o rechazo.
Yo creo, por lo que parece, que esa relación no va bien por varios motivos, y si ambas partes no ponen empeño en reconstruirla, poco futuro tiene. Me parece digno de aplauso la decisión firme de no volver a una relación vainilla, en esa pareja o en una futura. Y creo que merece un aplauso triple el hecho de no buscar Ama a espaldas de una pareja vainilla, que sería la vía “fácil”.
Sé que es duro sentirse solo en estos temas, pero hay puntos de encuentro en internet donde poder desahogarse. Lo digo porque no daría abasto con todas las proposiciones para tomar café. Yo espero que te vaya bien y me alegro si te he ayudado con el blog y con este post.
Aprovecho para saludar a los que les está sirviendo mi libro de consejos :) 

sábado, 25 de noviembre de 2017

La jefa femdom

Hay un relato en mi primer libro de relatos que se titula La jefa. Va de una jefa (claro...) que aprovecha su situación de poder en la empresa para sacar el posible lado sumiso de sus empleados, en concreto de uno, que promete bastante en ese sentido.
Así que, cuando vi este anuncio, fue inevitable conectarlo con la historia que yo había escrito. Aquí lo traigo, y ojalá haya más anuncios en esta línea. Es bastante sutil y elegante y no cae en la bajeza de poner de tonto a nadie, como ocurre en los anuncios machistas que ridiculizan a las mujeres que no consiguen dejar la ropa de un blanco inmaculado, como comenté en esta otra entrada sobre sexismo en publicidadEl empleado-sumiso es alguien interesante y útil que le hace la vida mejor a su jefa-Ama, en contraposición a esos sumisos que presumen de ser gusanos inútiles y que sólo "sirven" para que les recuerden lo inútiles que son. 




viernes, 17 de noviembre de 2017

El androide sumiso


Esta película acerca de un androide la mencioné en una entrada antigua: ¿sumiso o pusilánime? El verano pasado al fin la encontré y fue tan fácil como buscar películas de androides jaja. Bueno, más vale tarde que nunca. Solo encontré la versión inglesa, que se titula The companion. Por resumir el argumento, la historia tiene lugar en un futuro donde existen androides. Ella es escritora y tras un desengaño amoroso se retira a una cabaña para dedicarse a su nuevo libro. Entonces se lleva al androide para que le sirva de criado o algo así. Después modifica el programa que controla al androide para que tenga función sexual y cuando se harta de lo obediente que es (qué tonta...), lo manipula para que sea más “masculino” y tome la iniciativa. Y entonces el androide se vuelve malísimo y está a punto de matarla, como castigo por no apreciar a los sumisos (esto es de mi cosecha, jiji; en realidad a él se le cruzan los cables literalmente).

El caso es que la película me impactó en su momento por algunas escenas y hasta el día de hoy sigo sin entender por qué narices no estaba contenta ella, aparte de que el tipo fuera un trozo de plástico y una máquina, claro, jajaja. No me van los sumisos autómatas, como ya expliqué en este otro post, pero vamos, la manía que tienen algunas de buscarse “machos de verdad” que acaban tratándolas mal, por desgracia, termina siendo un escarmiento para ellas. Y ojo, que no digo que nadie merezca ser maltratado, pero el gusto por los malotes, a veces, se acaba pagando.

En fin, la película me encantó mientras él fue el sumiso y esclavo sexual, y hay algunas escenas que no tienen desperdicio, sobre todo cuando le dicen “es suyo, está esperando instrucciones”... uf, qué calor jajaja.



miércoles, 1 de noviembre de 2017

La responsabilidad del dominante


Mi sumiso ha cometido una equivocación. Ninguna relación es perfecta y siempre cuento con que puedan pasar estas cosas. Hasta ahora había tenido fallos propios de un sumiso sin una experiencia enorme, y los corrigió sin problema, aparte de acatar mi castigo, claro. Sus circunstancias personales no son ideales, y por eso, cuando lo presenté en sociedad aquí, alabé su faceta de luchador. Pues bien, la equivocación reciente es algo muy gordo, algo que todavía estoy digiriendo estos días. No voy a dar detalles, por supuesto, pero no es algo que se pueda valorar a la ligera, ni algo como por ejemplo una infidelidad, que sería motivo de ruptura fulminante e irreversible. No tengo hoja de ruta para esto y estoy intentando acometerlo lo mejor que puedo.

Mi sumiso no me ha fallado como sumiso, ni siquiera me ha fallado directamente a mí. Se ha fallado a sí mismo. Y claro, a ver cómo se procesa el tema para llegar a una decisión correcta. Si algo se le puede reprochar en el terreno femdom acerca de todo esto, es que se le olvidase que lo que haga con su vida ahora repercute directamente en la mía, y eso sí que es grave para nuestra relación.

Escribo todo esto aquí para que le sirva en su recuperación personal. No soy ni una tonta que aguanta todo, ni una bruja sin escrúpulos. Hemos hablado muy claramente, y al tratarse de unas circunstancias especiales, y en mi caso sin precedentes ni siquiera parecidos, no he tomado una decisión radical de mandarlo a buscar setas al monte. En el momento en que hizo lo que hizo, yo le había dado plena libertad para que arreglase sus asuntos, confié plenamente en su capacidad de manejarse solo en la vida, ya que no quiero un pelele sin voluntad a mi lado, y si alguien no es capaz de enfrentarse a su propia vida, es imposible que mantenga una relación de pareja y de Ama-sumiso con plenitud. Pues bien, no fue capaz de manejar la situación y... la cagó, pero de una manera que no hubiera sido capaz de imaginar yo, conociendo lo que conocía de él hasta el momento, hasta el punto de que he dado un paso atrás, y he decidido que vuelve a estar de prueba como cuando empezamos a conocernos.

Llevar mi collar y estar a mis pies es un privilegio que no se tiene a perpetuidad una vez que doy el Sí. Es una tarea constante, es una demostración permanente de que no me equivoqué de persona, y si me equivoqué, ya vendrá otro que me merezca más. Pero lo grave es que se trata de un error no de sumiso, sino como digo, a nivel persona. Y como digo siempre, si no me sirves como persona, no me sirves como sumiso, y viceversa.

Comprendo que su situación no es fácil, y de hecho admiro su capacidad posterior de respuesta tras meter la pata, y ahí es donde reconozco a la persona luchadora que conocí hasta la fecha, porque si increíble (para mal) me parece lo que hizo en primer lugar, casi de super héroe me parece lo que hizo una vez que reaccionó y vio su error. Queda por ver si este punto de inflexión le sirve para acabar de madurar de una vez o si por el contrario va a ganar la partida la fuerza negativa que lo llevó a donde lo llevó. Espero, por su bien, y por el de nuestra relación, que la película tenga buen final.

He titulado el post La responsabilidad del dominante porque quería comentar este asunto al hilo del suceso reciente. No me siento en absoluto culpable de lo que ha pasado, eso lo tengo claro, y él también. También es cierto que si no lo hubiera dejado solo, eso no habría pasado, creo, o al menos lo creo al 90%, ya que no lo tengo con una correa 24 horas al día. De hecho, no es que me alegre para nada de que le pasen cosas malas, pero al darle margen de maniobra es cuando se ve lo que una persona es capaz de hacer a sus anchas. Tengo claro que le queda camino para alcanzar el punto de sensatez que yo tengo, y espero ser esa guía que necesita, pero ojo, no voy a hacer ese trabajo por él, no soy una madre ni una secretaria ni una psicóloga ni nada que suponga dejar sus asuntos en otras manos. La tarea de crecer como personas no la puede hacer nadie por nosotros. Y si te caes, te levantas, las veces que haga falta.

En El principito hay una frase que dice “eres responsable de lo que has domesticado”. Cierto. Yo, como Ama, tengo la responsabilidad de lo que él haga como sumiso, y en eso no he tenido gran queja hasta ahora. Ni siquiera en lo que pasó el otro día se le puede reprochar que actuase en contra de su sentimiento sumiso, porque atención, resulta que me ocultó cierta información “para no preocuparme”, lo cual crea un cierto dilema ético. ¿Fue buen sumiso al no querer preocuparme? ¿O fue mal sumiso por no decirme toda la verdad? Esto no tiene fácil respuesta, pero en mi opinión personal SIEMPRE es mejor ir de frente y contarlo todo, porque de hecho, las consecuencias fueron negativas, y lo de no querer preocuparme al final se convirtió en preocuparme el triple. Así que, ante la duda, siempre hay que escoger la sinceridad más absoluta. Me cuesta perdonar que no me viese como persona antes que Ama en ese momento, que no lanzase un mensaje de “te necesito”, pero en fin, no tiene sentido darle vueltas al cómo y por qué ocurrió. Pasó y punto. Inciso. En cierta ocasión se reunieron los científicos más importantes del planeta para tratar de sacar una conclusión universal, una verdad absoluta, y llegaron a esa frase: las cosas suceden.

Siguiendo con El principito, hay un personaje, un rey que vive en un asteroide, que le dice: un rey no puede ordenar a un general que se convierta en mariposa y vuele; si lo hace y el general no obedece, será culpa del rey, no del general. Es una frase muy cierta, y en esto volvemos al tema de persona frente a sumiso. No se le pueden pedir peras al olmo, no puedo convertir a alguien en lo que no es, ni obligarle a dejar de ser lo que es. Somos adultos, no soy la maestra de una escuela infantil que moldea una personalidad desde los cimientos. Tiene que haber una base, una buena predisposición. El patito feo no se convierte en cisne por arte de magia, tiene que estar programado para eso. Y si yo no soy lo suficientemente inspiradora en la vida de alguien para que se proponga mejorar, entonces no tiene sentido que sea su Ama, según mi concepto de femdom positivo.

De las nubes más negras cae el agua más pura, según un proverbio oriental, así que ojalá esta tormenta sea pasajera y le sirva para marcar un antes y un después. Cuando nos veamos de nuevo, una vez que le levante el castigo de no verme y se me pase el disgusto, voy a dejarlo sin collar, sin ese collar que no se ha quitado ni un solo día desde que se lo puse, y ya veremos si se gana el siguiente. Eso sí, el próximo planeo que sea aún más bonito, como lo será nuestra relación en el caso de que supere el bajón de manera más afianzada. Madurar no consiste en cumplir años, consiste en evitar errores, y una vez cometidos, cargar con las consecuencias y enderezar el rumbo. Eso espero de ti, iskandar, que sepas retomar la senda que hemos transitado todos estos meses.

jueves, 26 de octubre de 2017

Sexismo en publicidad

A poco que estés metido en el tema femdom, sabrás lo que significan las siglas CFNM: clothed female naked men, es decir, mujeres vestidas y hombres desnudos. Es un tipo de género erótico, sobre todo vídeos, en los que, como su nombre indica, ellas van vestidas y ellos desnudos. Pues bien, hay una campaña de publicidad reciente de una marca de ropa, suitsupply, que es justo así:







Claro que, antes de esta campaña usaron una imagen en la línea opuesta:



Los publicistas en general utilizan cualquier medio a su alcance, incluyendo la provocación y el erotismo, para captar la atención, algo lógico dado el nivel de competencia y la saturación de información que tenemos todos. En otros tiempos sacaban un eslogan del par de marcas más conocidas y eso se mantenía durante años en la memoria colectiva.


Pero a veces no se trata solo de captar la atención al precio que sea, sino que es un reflejo de los tiempos. El problema es que hasta ahora, la mujer ha sido casi siempre el objeto sexual en cualquier anuncio o la que tenía el papel tradicional según el canon machista. Como ejemplo, están los anuncios de detergente. El típico hasta ahora nos mostraba a una pobre mujer desesperada por no tener la ropa de un blanco inmaculado, como si fuera su único y principal problema en la vida, que recibe la visita o la voz en off del macho de turno que le dice lo que tiene que usar en la prenda. Porque claro, él no se va a poner a lavar, eso es cosa de mujeres, pero él sabe mejor que ella lo que hay que hacer. Juass.

Felizmente eso va cambiando en ese tipo de anuncios, aunque siguen los de antes, como este en el cual la pobre chica alucina con la limpieza de la ropa y solo puede repetir “me encanta, me encanta”:


Pero por suerte, van surgiendo otros en los cuales ellos se dedican en igualdad de condiciones a ocuparse de las odiosas tareas domésticas, e incluso se da otra vuelta de tuerca y ellos están por debajo de ella, que es más lista y más práctica. Como este, que me parece de los más divertidos que he visto nunca:



Recuerdo el primer juicio que hubo en España por publicidad sexista contra la compañía aérea Ryanair ante la demanda presentada por una asociación de consumidores que denunció a la empresa por mostrar a sus azafatas en biquini en una campaña promocional y un calendario «como mero reclamo sexual». Las fotos iban acompañadas de un eslogan que decía: «Tarifas al rojo vivo». En la causa se personó también el Instituto de la Mujer. El anuncio es este:



Como dice este cartel, no necesitarías usar el sexo si tu producto fuese bueno. 


Aunque ya se usa el sexismo masculino y femenino casi por igual, como comenté en otra entrada. A mí por supuesto que me encantan los anuncios “a la inversa”, que ya está bien de lo mismo de siempre.



Algunos anuncios cruzaron la línea de lo políticamente correcto. No voy a traer todos aquí porque esto quedaría larguísimo, pero recuerdo uno de suavizante: ella le pregunta a él “¿has puesto suavizante?”, porque no lo parece, y cuando él dice que sí, ella replica, “pues habrá que echar más”, en un tono que sólo le falta añadir, so tonto. Hay otro, de electrodomésticos, en el que ella llama al servicio técnico y dice que no está satisfecha, que se lo lleven. Y cuando llegan, al que se llevan en volandas es al marido.

Luego hay unos anuncios que para mí tienen un doble sentido evidente. Me refiero a los del mayordomo que limpia:


Que acusen de hembrismo a este anuncio me provoca una carcajada. Y si así fuera, no pasa nada, la balanza sigue estando muy desequilibrada. Por eso me sorprende cuando veo a un hombre con delantal en segundo plano. Como ejemplo de machismo subliminal, recuerdo el anuncio de espárragos donde parece que la chica no se está comiendo precisamente eso, como si nuestra reacción natural como hembras fuera comer... espárragos.

Hablando de anuncios de alimentación, se suele mandar el mensaje de “cuida tu imagen” sobre todo a la mujer, como ocurre con los productos light. Ya tiene que ser un tema de salud, como el colesterol, para que salga un hombre preocupado por lo que come. Pero también hay felices excepciones a esto, como el anuncio este que refuerza la auto estima femenina sin hacer caso a la opinión del novio:


Este otro no tiene ninguna connotación en principio, pero me gusta el mensaje de “no soy fácil ni me van los macho men que intentan tenerme por la fuerza”:


Este tipo de anuncios, que además se ven públicamente por la calle en las paradas de bus, me parecen interesantes también, porque ya que salen ellas ligeras de ropa, qué menos que salgan ellos también:





Por si quedan dudas acerca del machismo en publicidad, aquí tenemos este vídeo. En la parte final hay un giro cómico cuando los mismos anuncios se hacen a la inversa; lo triste es que solamente los de la primera parte son reales. 


Para terminar con una nota optimista, aquí dejo este vídeo que me encanta. Porque la educación no-machista debe comenzar en la infancia.


domingo, 22 de octubre de 2017

El sumiso que quiere una dominatrix gratis


El individuo que comento hoy tiene publicados comentarios por todo internet con el mismo tema: “soy novato y quiero iniciarme, así que oriéntame”. Me hizo mucha gracia cuando vi que se lo pedía hasta a las amas profesionales, jajaja. Sí, los hay optimistas, aparte de caraduras. Me imagino a una de estas, en la pausa entre cliente y cliente, pillando el portátil y enviándole resumido el manual del buen sumiso, juasss.

Y claro, en la línea de pedir a cambio del mínimo esfuerzo, llegó hasta mi blog, dejó su mensaje de copia-pega y a los 5 minutos se fue, no sin antes pinchar en el enlace de mi libro de Consejos femdom, que por supuesto no compró, que eso ya es mucho esfuerzo y mucho gasto jajaja. Por cierto, para el troll que se hace pasar por mujer: si crees que me lucro con mis libros, es que no tienes ni idea de las comisiones de amazon ni de lo poco que lee la gente, al menos de manera no gratuita. No tengo que demostrar nada acerca de mi autenticidad, durante años escribí, y escribo, por el placer de hablar sobre femdom. Pero hacer un libro es un trabajo, y por supuesto que lo cobro. Ve a quejarte de las que venden bragas usadas o de las que cobran por enseñar un pie. Qué aburrida está la gente, pordios.

Volviendo a esta clase de sumisos que buscan ser iniciados, yo me los imagino en una sala oscura llena de velas negras y rodeados por un grupo de encapuchados, jajaja. ¿Ser iniciado? ¿En qué? ¿En ser lo que no son? ¿Cuántos años lleva como novato? Lo mismo tiene 20 años que puede tener 50. Pero de alguien que no tiene ni los modales mínimos de agradecer mi atención, no puedes esperar que valga nada menos que para sumiso. Ah, pero espérate, que a lo mejor este lo que quiere son cuatro azotitos en el hueco que le deja la agenda, probablemente sea del grupo de los casados farsantes. Que me pida orientación cuando tengo un blog de miles de páginas nos da una idea de lo frescos que llegan a ser algunos, pero como digo siempre, el que no sirve como persona no sirve como sumiso, y no merece Ama. Y si lo que quiere es un servicio, y unas sesiones, entonces, que lo pague, coño, y que busque a gente que ofrezca estas cosas, claro, que yo no perdería el tiempo en casos así ni cobrando.