~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 20 de diciembre de 2014

Femdom a ritmo de Rock

Uno de los guionistas de esta película, Rock of ages (La era del rock), ya estuvo por aquí* haciendo un papel de sumiso. Tal vez fuese idea suya lo de los azotes. Y no son los únicos momentos femdom que aparecen en la película, como bien sabe Tom Cruise, que aquí sale “disfrazado” de rockero. Hay un par de mini momentos más, pero tendréis que bucear en mi tumblr para encontrarlos. O ver la película, claro.

Me gusta el mensaje de la canción en la iglesia, “así que eres un tipo duro que va rompiendo corazoncitos por ahí, eh, pues venga, dispárame, a ver si puedes conmigo”. Me recuerda a mí a uno que... pero mejor no adelanto nada, que es una sorpresa navideña :D





video


video

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Dar la talla como Ama


Voy a empezar con una anécdota. En cierta ocasión contacté con un sumiso con el que no descarté tomar un café, aunque él buscaba algo muy concreto (quería que una mujer lo tuviese en castidad) y poco más. Nada de ser sumiso a tiempo completo, de priorizar el placer de ella, etc. Pero no me cayó mal y ya digo, quedamos a tomar algo. Tengo que aclarar que este hombre medía 1,90 o tal vez más. Pues bien, en cuanto me vio, paseó su mirada sobre mí y puso cara rara. No soy alta. Ni baja. Con las estadísticas en la mano estoy en la media española, que como sabemos aquí no abundan las jugadoras de baloncesto. Pues bien, cuando le pregunté qué impresión le había dado yo, después de estar un rato de charla, bastante fluida y agradable por cierto, me suelta “la esperaba más alta”... A ver, yo entiendo que cada uno tiene la fantasía calenturienta que le viene en gana, y si te ponen las tetas enormes o los pies de talla 43, o por el contrario las mujeres tamaño llavero, estás en tu derecho, pero, ¿en serio basas algo como tu sumisión en un rasgo físico aislado?...


Hace poco descubrí otro blog de Ama en inglés. Ya siento no poder recomendaros blogs en español, pero dejando a un lado los de amas profesionales y financieras, el panorama es desolador, y los pocos que hay aparte del mío duraron poco o se actualizan de higos a brevas. Yo animo desde aquí a que alguna lectora abra uno, o me diga si ya lo tiene y no lo conozco, que si está en mi línea prometo promocionarlo.

La bloguera en cuestión lleva poco tiempo en esto, y me refiero también al femdom. Dice que se dio cuenta hace unos meses de lo que realmente le llena y le pone. Y bueno, entre otros temas interesantes, como cuando cuenta algún encuentro con ceporros cerrados de mente que no se creen que haya mujeres dominantes de vocación que no quieran sacarles dinero, habla precisamente de su estatura. Por lo visto es bajita (mucho) y dice que claro, que físicamente no podría imponerse frente a ningún hombre.


Casi ninguna mujer podría vencer a un hombre por la fuerza bruta, aunque también hay webs en la línea de mujeres forzudas maltratando hombres, pero en general la fantasía masculina no va en esa línea. Tal vez un masoquista puro prefiera a una tía musculosa por razones obvias, pero el resto no busca una mujer que le imponga miedo o respeto por su aspecto. La mayoría de hombres es más alto que la mayoría de las mujeres, aunque nosotras tenemos la ventaja de poder subir 10 cm de golpe con unos tacones. Además, qué más dará la estatura cuando el sumiso va a estar en los momentos cumbre de rodillas :D


Con todo esto lo que quiero decir es que no es lo físico lo que atrae al sumiso, no al menos al sumiso puro, a no ser que se trate de un pseudo sumiso egoísta que busca cumplir por encima de todo su fantasía de, por ejemplo, ser pisoteado por una rubia de metro ochenta y talla 110. Y cumplirla gratis, claro, porque algo tan concreto es más fácil que lo consiga pagando.


Lo que atrae al sumiso de corazón es la actitud de la mujer, su seguridad en lo que siente acerca de la dominación, cómo le haga sentir más allá de lo visual, sin dejar a un lado que lo físico importa en cuanto que somos personas y mujer/hombre ante todo. Pero si un supuesto sumiso te suelta lo que me dijo aquel tipo, “te esperaba más alta”, si eso es todo lo que puede decir cuando le preguntas, entonces queda claro que no ve más allá de su ombligo, por no mencionar que de respetuoso, educado, amable y caballero no tiene ni las uñas, porque hay que tener muy mal gusto para opinar sobre una mujer tan a la ligera, olvidando además que su físico está justamente por fuera de la media normalizada. ¿Me llamas baja? ¿Pero te has mirado al espejo, larguirucho (o narigudo, o calvo, o barrigudo, o cabezón, o...)?



En fin, es lo de siempre, solo hay dos tipos de sumisos, los que miran hacia Ella y los que miran hacia su propio egoísmo. Aunque esto no es exclusivo de sumisos, esto de “ponerte nota” ocurre entre los hombres en general, están educados en eso de ser los que dan el visto bueno sin importar lo poco que valgan ellos. Que lo haga un tío que ni conoces ni vas a volver a ver en la vida no tiene importancia. Aquel individuo me dijo textualmente que me volvería a ver si a ÉL le apetecía y LE venía bien, pero claro, luego pensaría que no iba a sacar de mí lo que quería así que jamás se supo. Que te ponga nota un hombre que se supone que siente afecto o estima o incluso amor por ti ya es más hiriente. De manera que no permitas que ningún hombre te diga que eres demasiado baja o alta, demasiado gorda o delgada, demasiado mayor o joven. Primero criticará cómo eres, después lo que haces y serás prisionera de su opinión. No le hagas ni caso. Tú eres como eres, y si no les gusta lo que ven, que circulen, pero que se metan la lengua donde les quepa. Además, ellos se lo pierden, así de simple. 

lunes, 15 de diciembre de 2014

Consejo para sumisos novatos



Hace un par de meses publiqué el consejo para Amas principiantes, y esto es un poco el caso inverso. El chico del post del otro día, de 20 y pocos, está conociendo a una mujer (dominante, claro) y parece que la cosa no empezó demasiado bien. Voy a utilizar su caso por si le sirve a alguien más.


Antes del consejo, para ponernos en antecedentes, copio algunas de sus palabras sobre esa incipiente relación:

La otra noche salí y bebí un poco. A esta mujer no le gusta nada y se ha hecho una imagen de mi como si me gustara el alcohol y bebiese cada finde. Pero esto no es verdad, no me gusta el alcohol. Reconozco que alguna noche que salgo bebo un poco más de lo que debería pero no bebo cada fin de semana ni soy propenso a esto. Yo le dije que era injusta por tener esa imagen de mi. Y ella se enfadó muchísimo. Porque al llamarla injusta yo no valoré su cariño y su preocupación altruista hacia mí. No valoré la protección que me brinda de forma desinteresada.

No quiero perderla yo valoro mucho todo lo que hace por mi y no entiendo como puedo llegar a ser tan inútil, si lo último que quiero es dañarla.

No puedo compartir esto con nadie. En mi contexto íntimo de personas nadie sabe que yo no busco una relación convencional y que por eso trato de conocer personas afines aunque estén a 1000 kilómetros. No te mereces escuchar las penurias de un novato patoso. Te pagaría los consejos a 100 euros.

Me siento tan perdido... Yo solo quiero que esté bien y que sea feliz. Le he dicho que tiene mi palabra de que no voy a beber más. No bebía demasiado pero estoy completamente dispuesto a no beber ni una gota más por ella, por evitar que sufra y se preocupe por mi por algo que yo puedo evitar.


Lo primero que voy a aconsejarle/aconsejaros (a los que os ocurra lo mismo) es que paséis de mi consejo. Es decir, sé que vais a hacer lo que os de la real gana, y eso no es malo. Me explico.


Al principio, por mal que se encuentre un sumiso porque el tema no va rodado, en el fondo siente un desbordamiento que le impide tomarse las cosas con calma, que es mi consejo muy resumido. Lleva fantaseando con esto desde que tiene uso de razón, se siente desconectado del entorno convencional, es muy complicado contactar con Amas en general, mucho más que no sean unas aprovechadas o psicópatas (ojo, no digo que sean mayoría en esto, es solo la imagen que intentan vendernos), y cuando aparece “ella” es difícil-imposible pararse a pensar.


Y es bueno que paséis de mi consejo -que ahora daré de todos modos- porque nadie escarmienta en cabeza ajena. Pase lo que pase, vais a aprender, a conoceros mejor a vosotros mismos, nadie es sumiso de manera teórica, hay que “salir a escena” y curtirse, por decirlo de alguna manera. Puede que sea la primera Ama y la definitiva, o puede que sea la primera de una larga o corta lista. Ahora lo que menos se puede hacer es mirar a largo plazo, demasiado tenéis con aclarar un poco vuestra mente/corazón y, todo hay que decirlo, la entrepierna también. Puede que no sea todo tan excitante como parecía, o no todo el tiempo, o qué puñetas, puede que sea más excitante que todas las fantasías juntas.


En este caso concreto, ella es mayor que él y están lejos. Ella le recrimina que no le obedezca y que debe madurar de una vez... Bueno, a ver, no se puede pedir peras al olmo. Si te quieres involucrar con un yogurín, tienes que armarte de paciencia infinita. Pero si no ves potencial y encima le quedan años para dejar su inmadurez, son ganas de meterse en un berenjenal. El hecho de estar lejos ya sabemos lo que supone en una relación, en especial si nunca hay encuentros en persona. Ahí cabe todo tipo de idealización, de malentendidos, de realidad distorsionada. Yo desde luego no dejaría que la película avanzase demasiado sin un contacto real.


Pero veamos el conflicto particular del mensaje. Una noche se pasó de copas porque estaba agobiado con sus problemas con esa mujer y ella se enfadó muchísimo. Él la llamó injusta y ella se enfadó aún más, diciendo que solo pretendía ser protectora. Esta parte puede parecer que no tiene nada que ver con la Dominación Femenina, pero dependiendo de cómo se plantee la relación puede tener mucho que ver. Si él está de verdad interesado en someterse, querrá hacer todo lo que sea posible para hacerla feliz. Pero si no se conocen bien, es difícil depositar plena confianza u obedecer porque sí. El sumiso tiene derecho (sin caer en el extremo paranoico de no fiare de su sombra) de preguntarse si ella es una persona de fiar o si es alguien que no está en condiciones (en ese momento) de dominar a nadie. Digo esto porque me contaba el chico que ella estaba muy herida por un ex-candidato a sumiso y a ratos se derrumbaba diciendo que “ella no se lo merece”...


Establecer un vínculo D/s es un tema complicado de por sí como para que las personas no estén centradas ni en su mejor momento. Si ella no está bien no es tiempo de plantear nada en serio. ¿Qué prisa hay? Repito: hay que tomarse las cosas con calma. Pero tampoco hasta el punto de estancarse. Si se ve que no hay conexión o un plan en cierto plazo, a otra cosa. ¿Él quiere obedecer? ¿O solo cuando le viene bien? ¿Quiere pero en el fondo no sabe si debe ponerse en manos de ella? Ante la duda, se debe usar el sentido común. Dice que está dispuesto a no beber nunca más si eso es lo que le ordena. Me parece genial, ante la duda, todo lo que vaya en la línea de mejorar nuestros hábitos no puede estar mal, ¿verdad? Es el tipo de orden que se ve claramente que no hará daño. En principio deberías hacer las cosas por tu propio bien, pero si el vicio que sea te tira demasiado, al menos hazlo porque te llena obedecer, no como una especie de mérito para llevarte algo, esperando una sesión a cambio o algo así.


(Un inciso sobre una noticia que vi el otro día: los neurólogos afirman que el alcohol afecta más a la zona cerebral que tarda más en madurar, el córtex prefrontal dorsolateral, lo cual explicaría por qué tantos jóvenes de 20 y 30 que llevan años de botellona parezcan adolescentes eternos. A mí desde luego solo me interesa un hombre saludable e inteligente, y no me parece muy inteligente enfermar por culpa de vicios, quiero que su único vicio sea yo).


Si ella se enfada será porque le importa lo que haces. Si incluso usa lenguaje insultante, está en su derecho, pero ahí ya no sé si es que está haciendo el papel de ama malvada de manual; creo que mostrarte respeto no le va a hacer menos dominante, sino todo lo contrario. Tú decides si quieres someterte a una Señora calmada que no se altera por tus errores o a una histérica barriobajera (es un ejemplo, no digo que ella lo sea, de hecho no sé nada sobre esa persona más allá de las cuatro pinceladas que percibo por tus palabras). Para dominar a otra persona hay que empezar por tener bastante auto-control, si a la mínima nos alteramos y nos desborda todo, ¿qué garantía tiene el sumiso de estar en buenas manos?


Al final lo que pesa más es el factor persona. Si solo nos basamos en Yo-Ama y tú-sumiso, no llegaremos muy lejos. Con la actitud correcta y las ideas claras se puede evolucionar en la D/s, pero ante todo hay que conocerse como seres humanos, entenderse, saber ver si hay potencial o si eso no debe pasar de un rollete virtual, etc. ¿Te gusta de verdad como dices? Entonces sigue conociéndote a ti mismo, conócela y deja que te conozca a fondo. Solo así sabréis si hay algo por lo cual merezca la pena la lucha a pesar de los kilómetros y la diferencia de edad. Suerte :)

viernes, 12 de diciembre de 2014

¡¿Qué es el sexo normal?!



En estos fragmentos de vídeo tenemos a una pareja disertando sobre lo que es el sexo normal. Él es sumiso pero no le resulta fácil explicarlo, aunque no lo hace mal, es bastante sutil y no la presiona. En cuanto a ella, bueno, no se le pueden pedir peras al olmo, demasiado que intenta seguirle la corriente a él.


Y sobre lo del sexo “normal”, opino que debería consistir en que cada cual explore y exprese la sexualidad que encaja de manera natural con sus preferencias. Pero nunca jamás hay que ponerle la etiqueta de anormal al sexo que no entra en el estrecho canon de siempre, el límite es no hacer daño ni coaccionar, y sin embargo demasiadas personas se sienten presionadas para cumplir con un estándar que no está hecho a su medida. No es normal -o más normal que otras cosas- el misionero, simplemente es el modelo que se repite hasta la saciedad; eso no es normalidad, eso es tiranía y monopolio sobre algo tan amplio y personal como es el ámbito sexual. Lo que no es normal es tener una estrechez de miras que tira de espaldas. 


video

martes, 9 de diciembre de 2014

¿Soy una ilusa?


He recibido un mensaje que me apetece compartir-comentar y responder por aquí. Es el siguiente:


No eres de este mundo. Treinta años de búsqueda me lo confirman. Si buscas sumiso verdadero por aquí, tu blog se alargará en el tiempo inútilmente. En Internet \"Unas y otros\" están cortados todos por el mismo patrón. Buscas verdad donde no la hay ni la habrá. De educación, cultura, inteligencia y sentido común mejor ni hablamos. Ojalá no encuentres un sumiso verdadero porque no te servirá. Tienes que encontrar TU sumiso verdadero, y lo conocerás en cualquier reunión de amigos, en cualquier barbacoa o en cualquier rincón de tu ciudad. Alguien con quién congenies, conectes, te haga reír y te adore como persona hasta que descubras que su alma es de sumiso verdadero, que lo siente de verdad y que su entrega será de verdad. A partir de entonces, disfrutarás educándolo y guiándolo por el camino que te llevan tus sentimientos. Así de fácil y de complicado. Lo bonito es tener una sola Ama y un solo sumiso que, sin experiencia, lo tengas rendido a tus pies y lo amoldes a tus necesidades. A mi no me valdría probar con otra Ama porque con la primera no ha salido bien. Un sumiso verdadero sólo quiere tener una y, cuando la encuentra, seguro que le sale bien.
En el blog te descubres y habrá sumisos que se lo aprendan de memoria..... Aunque no te desanimo. Siempre puede haber algún sumiso con buen gusto que se sienta identificado sin necesidad de leer más de tres renglones. ¡Mucha suerte! que quién siente como tú, la merece.


Eso de que no soy de este mundo no sé si tomarlo como un piropo o como una crítica. Sea como sea, sé que muy pocos han leído el blog completo y que no sabéis mis andanzas con sumisos verdaderos, que haberlos haylos. En la etiqueta Cosas mías podéis cotillear en este sentido, aunque no esperéis grandes detalles, no me gusta dar carnaza a voyeurs de vidas ajenas.


Por supuesto que no busco sumiso verdadero en abstracto, eso no existe, tengo escrito literalmente varias veces que busco a mi persona complementaria, igual que ocurre en cualquier tipo de relación. Quien quiera Ama o sumiso en general se conformará con el primero/a que llegue.


Tal vez encuentre a mi sumiso en una barbacoa, aunque lo dudo, pero este medio es tan válido o ineficaz como otros. La gente suele mentir por aquí, y cara a cara no es fácil mostrar nuestra forma de ser abiertamente desde el primer momento. Todo tiene sus pros y sus contras. Esto es un buen instrumento de criba sabiendo usarlo. Por ejemplo tengo mis preferencias de edad, como indico en Conocerme, y por motivos fundados. A los de tu edad, sin ánimo de generalizar, no los moldea ya ni dios que baje del cielo, y es una gran verdad lo que dices de tener que moldear al sumiso hasta que sea casi un guante nuestro.


Si no pudiese confirmar que existen los sumisos de verdad, no estaría por aquí como una tonta ilusa hablando del santo grial. Otra cosa es que sean la triste minoría, y por eso siento cada vez más necesario que mi blog siga contra viento y marea desenmascarando falsedades.


Dejaré de escribir cuando no tenga nada que decir, no porque encuentre o no a mi sumiso.


Ya solo por la gente que he conocido, o a los que "trato" a través de los comentarios, ha merecido la pena el esfuerzo. Qué digo esfuerzo, el placer y la gozada de escribirlo. Y ese mismo placer es el que experimenta la persona que se siente identificada con mi visión del tema. No son mayoría tampoco, pero me da lo mismo, no busco audiencia. Eso sí, creo que mi línea de pensamiento va ganando seguidores.


También he conocido a varios impresentables, como en la vida misma, vaya. Ya que comentas lo de aprenderse el discurso adecuado a partir de leerme, eso es complicado. A los pocos meses de andadura todavía era medio fácil leerlo de una sentada, y uno me "robó" un café por ese método de repetir como un mono amaestrado mis ideas, pero en cuanto lo tuve delante se le acabó el truco. Los ojos no mienten.


El título del blog es un poco provocativo, pero sobre todo es un resumen, quedaba largo llamarlo "mujer dominante vocacional que se define como Ama por brevedad busca hombre complementario y sumiso".


Lo que busco es tan simple como un hombre que encaje conmigo sin tener que fingir o hacer malabarismos, y que busque el mismo nivel de D/s que yo. Con la actitud adecuada y tiempo, todo lo demás viene rodado. Y no, no hablo desde la ingenuidad o el desconocimiento. Sé lo que digo.


No sé qué hay al final del camino del blog, yo solo me dedico a disfrutar del trayecto, que no es poco.


En fin, paisano de tierras andaluzas, entiendo tu desencanto tras 30 años, por aquí apenas se pasean sureños, creo que lo tenemos especialmente complicado, pero espero que esto también cambie en un futuro no muy lejano.



Suerte, un abrazo.

jueves, 4 de diciembre de 2014

¿Buscas Ama que te domine o buscas Ama para entregarte?



En esto de contactar con sumisos vamos a tener que cambiar aquel manido “¿estudias o trabajas?” por esa otra pregunta, para ver por dónde van los tiros entre el colectivo sumisil. Ya queda claro haciendo una simple búsqueda en google lo que más buscan, valga la redundancia. Mi experiencia, por si es representativa de algo, coincide con eso, el 99% quiere lo primero, que es distinto de lo segundo, aunque no lo parezca a simple vista. Es como si te apuntas a un gimnasio y pretendes ponerte en forma sin gota de esfuerzo en un aparato mágico que te convierta en un atleta, en vez de poner todo de tu parte y disfrutar del esfuerzo, dando por sentado que te gusta el deporte, claro, porque esa es otra, hay sumisos que no parecen disfrutar de la sumisión y solo se quedan con la parte que les interesa. Por poner otro ejemplo, me resulta tan extraño como si yo dijera que no disfruto dominando y me resultase una ardua tarea dirigir al sumiso en vez de reconocer que es parte del proceso y que en un viaje es tan importante el camino como el destino.


Apunte antes de seguir: 99% es una cifra terriblemente elevada. Así está el patio, así estamos nosotras, las Amas de vocación, esperando, vislumbrando a ratos, creyendo que ese 1% saldrá a nuestro encuentro algún día, de alguna manera. Sigo.


El otro día hice cierto experimento cibernético, a ver si había sumisos ahí afuera, no específicamente en sitios bdsm, buscando una entrega real más allá de pasar un rato de fantasías animadas como personajes de un tebeo en acción. Pues bien, me topé con UN solo anuncio, en una web normal de anuncios. Un chico muy joven, con las ideas bastante claras, que encima buscaba una mujer culta. Eso sí, de otra ciudad y como digo demasiado joven para tenerlo ni siquiera en consideración. Pero no me resistí a dejarle un mensaje, para desearle suerte y para indagar, en plan reportera intrépida, qué tal funcionan esa clase de reclamos.


Pues bien, el chico me responde y me cuenta que también está harto de personajes que solo juegan con ilusiones ajenas, por la parte que le toca y por las Amas con coraza o heridas que ha ido encontrando. Pero mejor dejo un trozo de su mensaje, porque me parece de lo más interesante y realista, y lo entiendo y comparto:

Estoy muy harto Señora. Harto de la gente sin intención de compartir ni forjar nada. No pretenden vivir una vida, pretenden satisfacer su calentón o alimentar a su enferma mente. Si lo dejaran claro desde un principio, perfecto! Que cada uno busque lo que le de la gana, pero cuando van con apariencias y son capaces de establecer y mantener una relación, robándole el corazón a la otra persona... Disculpe la grosería pero no hay otra palabra que grandísmos cabronazos y siendo sutil... No hablo de esas personas que se delatan rápidamente e incluso llegan a ser divertidas, estos son inofensivos. Hablo de gente retorcida y sin corazón que logra dañarnos de verdad.

Esas palabras iban casi más referidas a la mujer que está conociendo que a él mismo, pero esto da para un próximo post, que me parece importante dejar este aparte.

viernes, 28 de noviembre de 2014

El sumiso lector



En la película El lector tenemos una historia de yogurín con chica mayor que él, lo cual se presta a que sea ella la que ordene y él obedezca. Lo cierto es que tiene su punto eso de la diferencia de edad, hasta cierto límite, claro, que luego salen los ramalazos de inmadurez para recordarte que nadie puede crecer diez años de golpe.

La relación que tienen se desarrolla casi siempre en casa de ella, donde lo utiliza como lector privado, y como objeto sexual claro jeje. Hay escenas que me recuerdan a la película que traje en el post de femdom tántrico.


La película plantea un dilema ético interesante, una persona en esencia buena y sensible se ve convertida en verdugo. Bueno, es lo que ocurre en las guerras, con el lavado de cerebro correspondiente para aniquilar al que los altos mandos venden como el enemigo. Pero política aparte, el chico se queda tan marcado por esa relación que nunca la olvida y es incapaz de volver a enamorarse a fondo de ninguna otra y la ayuda sin esperar nada a cambio, por hacerla feliz, simplemente, actitud positivamente sumisa donde las haya.


video