~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 17 de mayo de 2019

Femdom recíproco



Al hilo del post anterior, acerca del sumiso pedigüeño, voy a comentar la otra cara de la moneda, que también existe, claro, y voy a explicar cómo la Dominación Femenina es algo recíproco, pero no de la manera que creen los y las que viven esto desde el egoísmo y el asunto financiero.

Vaya por delante que hay negocio de lo que sea porque hay demanda y oferta, así que si una tía vende bragas con la publicidad de que es algo humillante para el que lo compra, y ambos creen que eso es femdom ya solo por ese detalle, pues tan felices unos y otras. En mi opinión eso ni es femdom ni es nah, pero bueno, sigamos con el post, que a lo mejor alguno se aclara acerca de lo que consiste esto de femdom recíproco, más allá de “dame pasta y te mando bragas”.

Ya he explicado que los sumisos caraduras exigen porque es lo único que saben hacer, aparte de pagar por un servicio o hacer tal a cambio de cual (emparejados en el 90% de los casos que no tuvieron el valor ni la honradez de escoger a una mujer dominante que los complementase y ahora van lamentándose e intentando dar pena... a mí ninguna, desde luego). Por otro lado tenemos a las amitas, que abrieron cuenta en twitter, por poner un ejemplo, hace dos meses, y que piensan que chasqueando los dedos van a llover sumisos entregados hasta la médula, cuando para colmo son unas cazurras iletradas que solo saben enseñar el escote y han oído campanas y no saben donde, o tienen una situación (sip, casadas ellas también) en la que no pueden exigir un sumiso 24/7 libre como el viento que espere sentado para cuando ellas tengan un minuto libre. Tanto unos como otras se quejan de no obtener lo que quieren y lo que creen merecer, convencidísimos además, ejem.

Entonces, para mí, ¿qué significa femdom (del sano) recíproco? Obviamente todo el mundo busca reciprocidad en la vida, ya sea trabajar a cambio de un sueldo, o un aplauso gratis si cantas en público, o lo que sea. Nadie hace algo porque sí, por mucho que le excite la idea a un sumiso novato. Todos esos que van diciendo “busco Ama para hacer todo lo que me ordene y yo soy un felpudo que no tiene derecho a nada”, no lo dicen en frío. Es una fantasía calentorra y ya está. Y no es que sean falsos sumisos, que habitualmente también es el caso, sino que eso queda fuera del concepto femdom razonable y sano. Un esclavo 24/7 sin derecho ni a morirse sin pedir permiso, no existe, y a mí por supuesto que no me aporta nada un tipo que es un simple mueble más en mi casa.


Femdom recíproco significa, ni más ni menos, que cada cual ocupa su lugar y ambos se sienten realizados y compensados en esa relación. Un sumiso se siente realizado si su Ama es feliz dominándolo. Feliz, y excitable y todo lo que se nos ocurra, vaya. Que se nota a la legua cuando una finge que le gusta todo esto con una sonrisa forzada y cuándo se vuelve loca (es un decir) arrancándole la ropa al sumiso y dándole caña. Si lo único que aporta la mujer supuestamente dominante a la relación es ponerse un cartel que diga “soy Ama”, sin que sus actos lo demuestren, sin que se note que disfruta y que deja fluir naturalmente lo que lleva dentro, sin que haga nada más que teatro vacío y ponga la mano para cobrar, pues eso no es reciprocidad. Si al otro lado tenemos un sumiso que lo es de verdad, es lógico que se quede a medias y sienta que eso no le llena, y no estará siendo egoísta por decirlo, eso es realismo puro y duro.

Insisto, un sumiso que busca teatro a ratos sueltos, fantasías porno gratis, en resumen, femdom para su egoísmo, no puede encima quejarse de que solo tenga acceso a algo de segunda categoría con una aprovechada o una farsante. Es lo que hay, id a lloriquear a otra parte, que lo vuestro son lágrimas de cocodrilo.


sábado, 27 de abril de 2019

El sumiso pedigüeño


En este post voy a hablar de varios temas que están conectados entre sí, a raíz de una consulta privada. Por una parte tenemos el caso frecuente del “sumiso” que solo sabe pedir que le hagan tal o cual práctica, unido al hecho de pedírselo “casualmente” a una chica vainilla o Ama novata, y tenemos por tanto también el caso de estas mujeres que no saben bien dónde se están metiendo o de qué va la Dominación Femenina, o si lo que les proponen es femdom o es cualquier otra cosa.

Vamos a empezar por el mensaje:
Te escribo para ver si me orientas un poquito, llevo un tiempito conociendo un hombre estamos en países diferentes pero él ha venido a verme aunk no hemos tenido intimidad, él fue quien descubrió lo dominante en mi y me he motivado a seguir leyendo y conociendo, el problema es que me dice que no le pongo reglas , k no le brindo seguridad, entonces entre sus fantasías esta vestirse de mujer y hacer tareas de la casa para mi y k yo lo encule, aunk he leído que a muchos hombres le gusta esto y no necesariamente son gays me desubica mucho, dudo al momento de poner reglas porque no sé hasta donde podría llegar en este juego y a veces me presiono cuando él me lo pide incluso le he dicho que sólo es sumiso cuando estamos en rol luego de eso se le olvida y se vuelve un gorila pedante y eso lo odio.Tal vez lo mejor sea alejarme creo k si él fuese un sumiso genuino estaría tranquilo solo esperando a que yo actué.

Bien, para empezar, esta mujer no sé si es dominante o no, y ni ella misma lo sabrá ahora mismo, pero de lo que no cabe duda es que no es tonta ni mucho menos. En un mensaje breve ha resumido el tema de los falsos sumisos, ha sacado sus acertadas conclusiones y creo que solo necesita que alguien, en este caso yo, le diga “en efecto, no te equivocas”.
Ese hombre, obviamente, no es sumiso, de hecho es todo lo contrario. Y oye, yo no critico que la gente sea como es, aunque nunca aceptaré pulpo como animal de compañía.


El problema con esos hombres es que son capaces de lo que sea con salirse con la suya. Actúan desde el egocentrismo y no les importa pisar ilusiones ajenas ni utilizar a las mujeres para cumplir sus fantasías. Solo saben manipular, y ni siquiera son muy hábiles, puesto que cualquier mujer con una inteligencia normal y un mínimo de recorrido en la vida, los desenmascara pronto y les descubre la trampa.

Obviamente, si no te van los gorilas prepotentes, es imposible que funcione lo vuestro, y en efecto, debe esperar tu ritmo. No puede decirte, “uy, siento que eres dominante, pero haz las cosas como yo digo o sugiero”. Si encima presiona, más claro el agua. Déjalo ir, porque total, ni siquiera lo tienes cerca. No pierdes gran cosa.

Como digo, la suerte con esta clase de falso sumiso es que se ven a la legua. Son tan poco sutiles que se delatan pronto. Les sirve cualquier mujer, no tiene ni que ser dominante, es más, cuanto más manipulable e inexperta sea ella, mejor para ellos. Solo necesitan una mujer que no tenga reparos en hacerles lo que ven en los vídeos porno, porque saben que cualquier mujer no se presta a eso. Si ellas disfrutan o no, les da exactamente igual, o queda muy por debajo de lo que ellos esperan llevarse de la experiencia. Parece que algunos hacen penitencia en sus gustos sexuales, que son cabrones alfa en el día a día y luego les pone ser unos arrastrados, eso sí, como bien dice mi lectora, por un ratito nada más.

No es el primer caso de estos que me llega, en mi libro de Consejos femdom hay uno parecido, que no publiqué aquí y que está allí en exclusiva. Aquella chica me pidió consejo porque estaba pasándolo realmente mal por culpa de un capullo que solo quería que ella le pusiese bragas. Al menos en el caso de este post parece, y espero, que la cosa no llega a ese nivel y que no está pillada por ese batracio.

Y es que siguen diciendo que son sumisos, pero nop, no cuela. No son sumisos, son kinksters, y además como personas dejan bastante que desear, no porque sean kinsters, sino porque mienten acerca de lo que son o lo que desean. Mi lectora titula su mensaje “entrega o Dominación”, y ha dado en el clavo. Ellos no quieren entregarse ni buscan dominación, buscan juegos a su ritmo y manera, y si no lo logran, atacan a esa compañera de juegos diciendo que es su culpa por no ser más estricta. Como si para sentirse dominado no hubiera que empezar por someterse.


Y es normal que una mujer que empieza su andadura en esto, se plantee qué demonios ocurre. ¿No son lo bastante dominantes o es que ellos no son lo bastante sumisos? Sumisión aparte, es una falta de honestidad, y a pesar de todos estos individuos, sí que existe la Dominación Femenina real, sin presiones ni manipulaciones, sin mentiras, con entrega real por parte de hombres que priorizan los deseos de ella, aunque sea inexperta, dándole tiempo y espacio y tratándola como la persona humana que es, no como una muñeca de latex a tamaño real.

Si estás en un caso parecido, aplica el sentido común y escucha a tu instinto. Todas sabemos cuándo, en el fondo, nos están simplemente utilizando. No es tan complicado detectar la diferencia entre ser sumiso y fingir serlo. Y es que tenemos dos posturas distintas y contrapuestas. Por un lado, tenemos el concepto ella manda y él obedece, y por otro, en las antípodas, tenemos al sumiso pedigüeño, el que pide que ella le haga cosas, o que le ordene que haga cosas. Desde fuera quizá parezca lo mismo, pero no tiene nada que ver. La primera postura parte de la entrega del sumiso, de sentirse en manos de ella, pero no bajo los términos de él, sino acatando el qué, el cómo y el cuándo que marque ella, todo dentro de lo razonable y lo seguro. La segunda postura se basa en el egocentrismo del hombre que sigue siendo el que manda incluso cuando se supone que manda ella.

Como bien dice la lectora, una práctica como el pegging o cualquier otra, no convierte a un hombre en sumiso, igual que no lo convierte en gay. Son juegos sexuales, apartados de lo que se supone normal y convencional, y ya está. Espero que cada vez sean menos los frescos que intentan salirse con la suya. Si mi blog ayuda en esa dirección, me doy por satisfecha.

sábado, 20 de abril de 2019

Hay gente real al otro lado del blog


A lo largo de los años he recibido aquí mensajes de todo tipo, aunque la mayoría eran de cadidatos a sumiso o de gente pidiendo consejo. Más infrecuente es el caso de gente que simplemente saluda, me felicita por el blog y que en definitiva me hace sentir que hay vida humana leyendo lo que escribo, y eso es bonito, sobre todo cuando me dicen que soy un referente para ellos, que me admiran, que me siguen desde hace mucho tiempo, etc. Supongo que para muchos seré algo casi familiar, pero a la inversa no ocurre lo mismo, claro, porque estáis ahí entre las sombras. Por eso destaco este par de casos concretos hoy.

Hace poco me escribió un chico chileno para decirme que había compuesto una canción, y que un par de frases estaban inspiradas por mi blog. Sé que le hará ilusión que lo comente por aquí, así que destaco esto de su mensaje:

En mi canción me expreso libremente con lo que siento pero como es lógico también me inspiré en diversas situaciones y personas, y sigo hace bastantes años su blog. Creo que fácilmente casi 4 años hace que conocí su blog y saqué 2 ideas de ahí para mi canción que se me grabaron para siempre. Una línea dice: "Sé que las cosas no caen del cielo tengo que esforzarme y luchar" y eso viene de una entrada suya del día sábado 24 de noviembre de 2018 que se llama ¿Dónde se busca Ama?. Específicamente su texto dice así: "Las cosas no caen del cielo. Tienes que esforzarte y luchar, tanto antes de tener Ama como mucho más cuando estés con ella. ¿Qué es difícil?. Por supuesto. Esto es una carrera de fondo, no un sprint. Puedes tardar años en lograr algo sólido, como ocurre en todas las relaciones, y con más razón en estas, que parecen agujas en un pajar".

La otra línea dice así: "Quiero ser tu sirviente, quiero ser tu esclavo a tus pies y a tu lado con orgullo y pasión". Para crear eso me inspiré en una entrada suya del día jueves 21 de septiembre de 2017 que se llama "Ama S. vista por su sumiso Iskandar", en donde Ud. después de mostrar un texto de su sumiso Iskandar que decía: "No solo el beso hizo que me enamorase de Ama S. eso fue solo un paso más en el camino que voy recorriendo de su mano". Ud. al final concluye: "Pues eso, de mi mano, a mis pies y a mi lado, así vamos avanzando en esto de la dominación femenina, y en nuestra relación".


También me envió la canción, porque no podía ser que me dejase con la intriga :P Desde aquí le digo que me parece una canción llena de sentimiento y que suena bien, sobre todo los altos. A ver si esa amiga especial para la que la escribió capta el matiz femdom y a ver qué pasa.


El otro caso es un chico que ha hecho un videojuego femdom (en fase beta aún), una especie de sesiones online con avatares. Me recuerda un poco a second life mezclado con femdompoly, una especie de monopoly adaptado al mundo femdom que podéis encontrar por ahí en inglés. Seguro que le interesa a algún sumiso. En cuanto a las Amas, no sé yo, porque si además, según cuenta, su primera idea era que ellas pagasen por ver jugar a los sumisos... mal negocio, creo yo. Ahora lo recomienda para los que busquen auto-bondage (¿cómo se ata/desata alguien a sí mismo...?). Entiendo el esfuerzo y la ilusión que supone hacer un juego en solitario, pero mi concepto de la Dominación Femenina se aleja del mundo de las sesiones y los juegos de rol y por tanto casi que veo contraproducente llevar al terreno virtual algo que para mí es un sentimiento y un estilo de vida real, alejado de tópicos y clichés. Pero, repito, a más de un sumiso desesperado en su búsqueda de Ama, y que la quiera para sesionar, lo mismo le llama la atención. Y ahora, enlazando con lo que decía el anterior chico acerca de esforzarse, esto no va a ser tan fácil como poner el link a la web del juego. El autor del juego ha estado comentando hace poco por aquí así que clicando en su nick llegaréis hasta allí. Lo mismo hasta comenta en esta misma entrada. Si es que... a mí también me gusta jugar, pero con mis normas :D

viernes, 29 de marzo de 2019

Mini escenas femdom 2

Nuevo-antiguo vídeo jaja, de los que tuve durante años publicado en mi canal censurado de youtube. Mereció la pena ir coleccionando escenas de todo lo que pillaba mi radar femdom, así que aquí va una nueva muestra.



viernes, 22 de marzo de 2019

El sumiso que finge ser Ama


En la red hay sumisos que se hacen pasar por mujeres y no me refiero a los que buscan feminización, porque en ese caso no ocultan por lo general que sean hombres, ya que la cosa perdería su gracia. No me refiero tampoco a los que quieren cambiar de sexo. Lo de fingir que son mujeres es algo que hacen también los vainillas en plan buitre, para teóricamente aumentar sus posibilidades de ligar. Es decir, se dedican a hablar con mujeres haciéndose pasar por chicas, para que ellas bajen la guardia. En el mundo femdom, algunos, hartos de que no les hagan caso, fingen que son mujeres dominantes, por motivos que no tengo muy claros. Quizá quieren saber cómo anda la competencia, o lo hacen por el mismo truco barato vainilla de engañar a la mujer intentando una amistad para luego confesar su verdadera identidad, como si no los mandásemos al cuerno al descubrir la mentira... Sea como sea, es algo que por desgracia abunda más de lo que parece. Es parecido al que llega en plan dominante y luego dice, uy es que en realidad soy sumiso... WTF. El caso es que hay uno de estos pululando por mi blog así que vamos con el enésimo caso de falso sumiso.


No hará falta explicar por qué es falso un sumiso que miente tan descaradamente. Una persona falsa será falsa en todas sus facetas, es de perogrullo. Pero destapemos ya el juego de este individuo en concreto. No hace mucho comentó alguien cuyo nick me sonaba, porque dejó varios comentarios en el pasado hablando como si fuera Ama, por cierto con cien faltas de ortografía, y en el más reciente dejó un mensaje pidiendo Ama juasssss. Pues encima, ya rizando el rizo, pide Ama dejando su número de teléfono y para algo discreto, con recochineo ya, porque mi forma de atacar el secretismo es famosa. En su anterior comentario (borrados todos ya por cierto) el caradura decía, haciéndose pasar por Ama, que no le gustaba la discreción jajaja. Será uno que se aburre de su vida vainilla y quiere, discretamente, una vida paralela de vicios ocultos. Lo de siempre, vaya. Pero este es tan torpe que no da ni el teléfono bien, se comió una cifra jajajaja. Si yo tuviera tiempo y ganas, le seguiría el juego a unos de estos por mensajes y luego lo publicaría, seguro que iba a ser de traca. Le diría algo así como: hola perro soy tu Ama caída del cielo, un regalito para tu pirulí porque tú lo vales, maquinón. Y seguro que respondería: ok, ké me vas a hacer?... Jajaja, pero vamos, seguro al 100% que piensan eso, y que la sesión le venga bien entre el curro y la parienta. Será que alguna tontorrona cayó alguna vez en la trampa de la dominación a la carta, (vamos, de hecho me consta que alguna así hay, jaja), y ya la leyenda urbana cuenta que es tan fácil como chasquear los dedos y dar el móvil. 

Alguno tendrá trastorno limite de personalidad y se creerá de verdad que es dos personas a la vez, pero entre locos y tontos también hay caraduras con piel de granito. Qué hartura de la basura que pulula por estos mundos, puaj, aunque chusma hay en todas partes. Pero oye, que sepas que la mentira tiene las patas muy cortas y jugando sucio vas a lograr justo lo que mereces:




sábado, 9 de marzo de 2019

¿Cómo naturalizar una relación femdom?



Este post podría quedar muy largo, porque primero habría que ver de qué clase de relación hablamos. Yo voy a referirme al tipo de relación positiva del que hablo en el resto del blog, así que ponte al día si no sabes de qué va la cosa. Ya traté este tema en Comportamiento social del sumiso, pero voy a darle otro repaso.

La respuesta corta es: la forma de naturalizar es que ni hay que ir con una pancarta ni hay que fingir ser lo contrario de lo que somos.

El otro día alguien comentó en la entrada anterior dedicada a la discreción, contando cómo se comportaba en público:

A mi ese exceso de discreción tampoco me gusta, te impide vivir la relación plenamente al estar limitada siempre a las cuatro paredes de casa. Tampoco me gusta dar la nota por la calle, pero si que me gusta que se note que existe una jerarquía entre los dos componentes de la pareja.
Por ejemplo en mi última relación FemDom cuando estábamos en público tomábamos el rol de jefa-empleado con total naturalidad. Era una forma de mantener la jerarquía fuera de casa pero sin llamar demasiado la atención.
Si entrábamos en una tienda y el dependiente o la dependienta se dirigía demasiado a mi, enseguida hacía algún comentario ingenioso dando a entender que yo era solo un acompañante, o directamente me pedía que la esperase fuera de la tienda, con lo cuál conseguía que el dependiente se medio avergonzara por su error y le prestara toda la atención a ella.
En una ocasión dando un paseo nos encontramos a una amiga suya, y dijeron de tomar algo para ponerse al día, y cuando íbamos a entrar al bar que estaba más cerca se volvió y me dijo "espérate aquí hasta que salga". Y entraron ellas dos mientras yo me quedaba esperando fuera, como el perrito que dejan atado a la puerta en un sitio donde no dejan entrar animales. Por un lado humillado pero por otro lado admirado por la seguridad y el liderazgo de esa mujer que ha tomado el control de tu vida.
Para mi este tipo de detalles fuera de la estricta intimidad hacen que la relación sea más plena y real. Sin caer en circos ni artificios, pero tenido presente todo el tiempo el rol de cada uno en la relación.

Bien, empezando por el final, dice que no quiere caer en artificios pero sin embargo mantienen un rol de jefa y empleado sin serlo... Iskandar me comentó al hilo de esto, que a él no le saldría hacer algo así, que lo veía complicado, que no iba a decir en voz alta algo como “jefa oiga usted, ¿qué le pido al camarero que le traiga, Señora?”... Ya que pongo este ejemplo, nosotros no hacemos ese tipo de juego de rol cuando comemos por ahí, pero hay detalles, como que yo pida primero, como que él me pregunte, en tono normal, lo que me apetece, etc. En cierta ocasión un camarero dijo “qué caballero, que deja que pida primero la mujer”, a lo que respondí “¡claro!”. Tampoco añadí “como debe ser” porque respeto la libertad de que cada cual sea sumiso o astronauta, y no me va la ostentación pública, como me pasó con un aspirante a sumiso que me invitó al teatro y me llamaba de usted a pleno pulmón, como si solo le faltase tatuarse en la frente Orgullo Sumiso. Ya digo, el punto de equilibrio es la línea a seguir, en mi opinión.

Acerca de la palabra jefa, como comentaba otro lector, ahí creo que sí es un tímido avance que algunos se atreven a comentar en público, aunque haya también cierta sorna a veces con lo de “mi mujer es la jefa”. En cualquier caso es una buena forma de expresar sin aspavientos algo tan natural entre Ama y sumiso, un paso sencillo que puede suponer un buen cambio, sobre todo para l@s que estamos más cerca de la vertiente sumiso-caballero que de su opuesta de sumiso-piltrafa.


sábado, 16 de febrero de 2019

El sumiso hiper discreto



Esto seguro que le suena a cualquier Ama en búsqueda de sumiso: “hola Señora, soy sumiso y haré todo lo que me pida, soy educado, obediente y muy discreto.” Más o menos es el mismo mensaje de copia-pega que mandan a cualquier Ama a mil kilómetros a la redonda como mínimo. A mí eso de la discreción siempre me ha dado muy mala espina, pero muy mucho muchísimo. Vamos, de hecho nunca tomé ni café con uno de esos. Pero como excepción a la regla, lo hice una vez, en una de esas citas para descarte como las llamo yo, es decir, quedas ya por corroborar lo que sabes de antemano: esa persona no es lo que buscas.

Antes de narrar la anécdota, voy a explicar el problema de la discreción en el sumiso. La inmensa mayoría de los que dicen eso tienen pareja. Así que si tú no llevas doble vida como ellos, y quieres un sumiso todo para ti a tiempo completo, es un motivo de descarte inmediato. Otros no tienen pareja pero ven su sumisión como un vicio vergonzoso que hay que mantener totalmente separado de su vida normal, y suelen buscar sesiones en las que desahogar esa tendencia con una mujer de la que renegarían si se la cruzasen por la calle, porque además dan por sentado que ellas van por ahí vestidas de cuero con la fusta en la mano y paranoias por el estilo. Es lo que tiene ver tanto porno y no distinguir ya realidad y ficción.

Y ese es el problema con los discretos, que no ven el asunto con naturalidad y jamás te darán el sitio que mereces si eres Ama de forma natural a tiempo completo. Vamos ya con la anécdota del sumiso aquel que mencioné antes. Tiene el dudoso honor de ser el primer sumiso con el que chateé durante un tiempo tras comenzar este blog, allá a finales de 2011. Supongo que se expresaba mejor que otros que solo saben escribir una frase “A sus pies, domíneme por favor”. Yo intenté conocerlo como persona, porque nunca separo sumiso y persona. El hecho de hablar no implica nada, aunque él estaba muy enfocado en lograr un encuentro, pero yo vi pronto que no había feeling. Además todo lo ponía en clave femdom, sin pizca de naturalidad, y por supuesto no contaba absolutamente nada de su vida personal más allá de su ubicación. Me dijo que estaba en la otra punta de España, y en el siguiente correo me dijo que se había mudado por trabajo... al Reino Unido. Juas. Los hay que viven en una mullida nube de colorines. No solo es que pasase por alto los problemas de la distancia, que al fin y al cabo se pueden resolver, sino que tenía unas fantasías que nada tenían que ver con la realidad de una relación femdom. Ya digo, es lo normal cuando solo se ve porno y no se tiene experiencia real. Recuerdo por ejemplo cuando él imaginaba nuestro primer encuentro, y el chico se agobiaba porque no sabía si debía arrodillarse en medio de la calle. En fin.

El caso es que ya le dije un día que no me parecía buena idea seguir conociéndonos, entre otras cosas porque él no se dejaba conocer jaja y porque lo poco que me transmitía por chat y correos no me atraía, de hecho tenía la “habilidad” de irritarme con las cosas que decía. Era correcto y tal, pero eso no es suficiente, al menos para mí. Además, la discreción conlleva muchas veces falsedad, porque con tal de esconderse, mienten mucho. No me dijo nunca su nombre real (el nombre, eh, del apellido ni hablamos) ni me enseñó una foto real, solo una de un actor, y cuando lo pillé en la mentira, tuvo la desfachatez de decir que se parecía mucho a ese, lo cual era falso. Imperdonable.

Él volvió a escribirme varias veces a lo largo de un par de años, sin tirar la toalla, y entonces cierto día me dijo que estaba en mi ciudad, de paso. Tuvo suerte de que yo sí fuera sincera, porque podría haberle pagado con la misma moneda y haberle dicho que estaba a 500 km de donde estoy jaja. El señor don discreto me da entonces, al cabo de años, su teléfono, con mucha prisa jaja, por ver si podemos conocernos en persona. Yo lo apunto y sigo con mi día, que lo tenía bastante ajetreado. A mí me daba absolutamente igual verlo o no, la verdad, así que no se lo puse fácil. Sobre la marcha decidí que lo vería un momento, así que le mandé un mensaje diciendo por donde andaba yo, pero que mandase antes una maldita foto real suya. Volvió a mandar una falsa, por cierto, como comprobé después. Le dije que me llamase, qué menos que escuchar su voz. Fue divertido ver cómo fingía delante de los amigos, haciéndose el macho alfa, como si fuera él quien me iba a hacer un favor al verme jajaja. Y me entraron ganas de ser mala de verdad. En cierto modo lo fui, porque comenzó para él una gymkana por toda la ciudad en busca de Ama S. xD

Le dije, te veo en la puerta del cine tal, y él, que estaba casi en la otra punta de la ciudad, dejó a los amigos y se echó a andar, sin saber el camino xD. Todo eso me lo iba diciendo por mensaje... Y yo le dije, date prisa que me piro. Así que ya cogió un taxi y llegó al cine antes que yo. Es un lugar transitado (no quedéis nunca en un lugar apartado con un desconocido, chicas) pero tiene una callecita lateral por la que no pasa casi nadie, y por ahí llegué yo, para verlo tranquilamente. Tengo que aclarar que el hecho de no mandarme foto no era porque fuese más feo que un orco de Mordor, al contrario, de aspecto era bastante aceptable. Me acerqué mirándolo, él estaba mirando el móvil como si le fuera la vida en ello, me vio de reojo, levantó la mirada, me miró de arriba abajo y... volvió a mirar el móvil. Es decir, seguro que sacó la conclusión de que yo no era la mujer que esperaba, porque no me visto de cuero cada día y eso. De hecho me vestí más normal que de costumbre. Tuve el primer pensamiento de pasar de largo y dejarlo plantado, pero como no me muerdo la lengua, me acerqué y le dije, ¿qué pasa, que no te parezco Ama S. o qué?

Pues bien, se le cambió la cara por completo, empezó a tartamudear y casi no podía ni mirarme. Dijo “usted perdone” y poco más pudo decir. A partir de ahí seguro que resonaba en su cabeza todo el rato “¡es Ama S.!” Juas. Sé que todo eso es lo que quieren algunas, ser ese personaje fantasioso que buscan los sumisos, pero oye, yo prefiero que me vean a MÍ, y no lo pongo en mayúsculas por protocolo bdsm jajaja. Que me vean a mí y a la vez me vean como el Ama que soy. Le dije, vamos a tomar algo, anda. Y entramos en el primer bar que había, justo pegado al cine.

Se acerca el camarero y me pido un café. Él se pide... un vaso de agua del grifo. Esta historia la estoy contando en parte por si alguien toma nota de lo que no debe hacer. Lo primero es no forzar una cita que no va a ninguna parte, pero supongamos que ya hay cierto feeling. En ese caso no te comportes como no harías ni con tu peor enemigo, aunque si tu madre te parió así, poco puedes hacer, juas. El camarero no disimuló su fastidio y yo le dije abiertamente que podría haber pedido otra cosa en vez de ser tan... cutre. Él respondió que tenía la garganta seca y un poco de fiebre desde esa mañana. Qué tendrá que ver, en fin.

Comenzó la charla, intrascendente y bastante aburrida, aunque entiendo que él no podía ni pensar. No paraba de temblar literalmente y me miraba con cara rara, al punto de que la gente que había cerca lo miraba con una especie de alerta y preocupación, como si fuera un loco a punto de saltar sobre mí o algo así. Yo intenté romper el hielo y le dije que me podía hacer alguna pregunta. Me preguntó desde cuándo era dominante... Está claro que algunos no salen del monotema. Le conté una anécdota de mi infancia y él me miró extasiado. Luego le dije que no me había arreglado mucho, como podía ver. Y él, sin pizca de caballerosidad, me dijo: ya veo, ya... Como si la mejor elegancia de una mujer fuera o dejase de ser ella misma, o sea, la percha. Y añadió: me pregunto cuántos habrán pasado por esta cafetería... Pues no, no voy quedando con sumisos por las buenas. Se pueden contar con los dedos de una mano ese tipo de citas. Total, que le dije que me estaba sintiendo muy incómoda y que me marchaba ya. Él quiso prolongar aquel absurdo encuentro ofreciéndome otra bebida, quizá con la remota esperanza de llevarse una sesión o qué sé yo, pero me despedí y me fui deprisa sin mirar atrás.

Al rato me envió un correo y dijo algo así como que había sentido decepcionarme... Bueno, no puede decepcionarme nadie de quien no espero nada y me alegré de confirmar que no era el sumiso que buscaba, como ya sabía por otra parte. Hay gente que fabrica un personaje virtual maravilloso y luego eso se desmonta en la primera cita, pero lo de parecer un besugo y luego ser maravilloso en persona, eso es imposible. No sé si me seguirá leyendo, espero que no siga medio obsesionado conmigo y que haya encontrado a alguien compatible, aunque me dijo que no tenía mucha suerte con ninguna Ama, ¿por qué será...? En cualquier relación es importante la franqueza, la confianza, abrirse, la compatibilidad, etc., y en estas mucho más. No digo que vayas a mandarle tu dni en la primera charla, pero si no ocultas nada raro, lo normal es que te dejes conocer. Así que, si buscas Ama, tenlo muy presente y aplícate el cuento.