~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 27 de abril de 2016

El sumiso pasota

Entre los mensajes que me llegan ya sabéis que algunos son para pedirme consejo. Y en esta ocasión se trata de una mujer dominante que me consulta sobre un sumiso que al principio la buscaba a todas horas y luego le fue dedicando menos atención. Antes de mostrar el mensaje y mi respuesta, haré un comentario general sobre los sumisos.

¿Por qué iba a ser distinto un sumiso de cualquier otro hombre...? No todos los hombres son iguales (parecidos para ciertos temas sí, ejem), pero parece que los sumisos fuesen de otra galaxia o algo así tan solo porque van soltando frases tan alucinantes como “haré TODO lo me ordene Usted, Diosa”... Lo dicho, no hay que dejarse deslumbrar por bonitas palabras, igual que ocurre con cualquier espécimen masculino que va de cacería sexual o erótica o lo que se tercie.

Podemos devanarnos los sesos intentando descifrar por qué tienen cambios tan brutales de comportamiento, o cómo es posible que se pueda ser tan falso, pero la realidad es mucho más simple a la hora de decidir si merecen una oportunidad. Ellos mismos se filtran: si te buscan, si te acosan, si pasan de ti, si juegan contigo, si tontean sin otras intenciones, si buscan algo en firme... todo eso lo sabes porque se comportan de una manera determinada en cada caso, aunque digan cualquier trola para tratar de engañarte. Hechos frente a palabras, como digo siempre.


Y aunque ya he resumido mi opinión, aquí dejo el mensaje de ella y mi respuesta, para que tenga mayor alcance por si le resulta útil a alguien más.

Hola.
Me gusta mucho tu blog y lo sigo.
Tengo poca experiencia,llevo 5 años en el BDSM,pero solo he tenido un sumiso con el que estuve 1 año,ya que no me interesan las relaciones esporádicas.
Ahora justamente he conocido un sumiso que realmente me interesa.
Contacto conmigo hará cosa de 15 días y era un bombardeo continuo de mensajes a lo largo del día,de manera que resultaba agobiante y le di un toque.
La semana pasada ya nos conocimos personalmente,y hay química y lo pasamos bien,pero desde el momento que nos conocimos en persona,los mensajes ya se limitan a un buenos dias,que tenga un buen día,y alguno mas y ya.
Ha pasado de estar todo el día dando la brasa antes de conocerme,a un par al día.
Yo no se si no enfoco bien lo que es una relación D/s,pero yo opino que el sumiso debe estar un poco pendiente de su Ama.
Preguntando que tal va el día,si necesita que le sirva en algo,ect.
Como mi única experiencia es mi sumiso anterior,que además era mi pareja,no se si la cosa funciona así,o yo lo enfocó mal.
Dada tu experiencia me gustaría tu consejo u opinion al respecto.
Gracias y un saludo. 


Antes que nada, me alegra que te guste mi blog. La respuesta yo creo que la tienes clara, por supuesto que un sumiso debe estar pendiente de su Ama, pero vaya, que los hombres se comportan igual aunque sean sumisos o astronautas, primero te buscan a todas horas y luego se desinflan. Y si encima sabe que te gusta, ya cree que no tiene que esforzarse por nada. La solución es recordarle una y otra vez que se tiene que ganar su sitio cada día, no le pases ni una en ese sentido. Y por supuesto, cada relación D/s es un mundo y debes tener claro lo que TÚ en concreto quieres, y no bajar el listón. No se trata de que enfoques el tema bien o mal, sino de cómo te sientes, y si me pides consejo, es porque lógicamente la cosa no está del todo bien o puede mejorarse bastante. Así que dile algo así como "espero tal y cual de mi sumiso, y si no estás a la altura, me busco a otro, tú verás". Los hombres entienden el lenguaje directo y el método del palo y la zanahoria, tristemente no están más evolucionados para las relaciones. 

Sobre esto del ritmo del sumiso escribí en un post, aquí te lo dejo:


Y otro consejo que se me ocurre releyendo ahora el mensaje para montar el post es: nunca hay que precipitarse en estas cosas. Quedar en menos de una semana no es la mejor idea, él no tiene tiempo literal de luchar por tu interés ni mucho menos de valorarlo. Y cuando te cuelgue la etiqueta de “fácil aproximación”, va a creer que conseguirá una cita en cuanto chasquee los dedos. Tomar un café tras dos charlas me parece buena idea si te apetece y notas conexión, pero si la cosa se plantea desde el principio como relación D/s sin apenas conoceros, es probable que no funcione, porque falla la base principal. Y una de las sorpresas que puede esconder un sumiso desconocido es justo esa: la de ser un pasota y alguien que no es capaz de luchar por ti.



Aprovecho para comentar esto de las citas femdom. Para mí, al menos la primera vez, no se trata de quedar para dominar a nadie, porque busco algo estable y ya digo que las prisas no son buenas. Pero luego, si me apeteciese, haría lo que me pida el cuerpo, faltaría más, que tampoco tenemos que ir en plan Ama-monja por la vida con tal de que el sumiso no nos cuele gato por liebre. Incluso puede ser positivo ir más allá, para que él sepa lo que se va a perder si no se esfuerza lo suficiente. Pero en general, para mí una cita femdom es algo tan normal como conocer a la otra persona, con el matiz de que si surge algo más, por supuesto será como Ama-sumiso. 

jueves, 21 de abril de 2016

I'm yours- Soy tuyo


Vaya racha, tras la muerte de Bowie llega la de Prince. A David ya le hice el correspondiente homenaje en mi tumblr, pero esta vez voy a dejar aquí el vídeo de una canción del genial artista titulada Soy tuyo. Afrodisíaca y preciosa frase donde las haya.

Tómame nena, soy tuyo
Te daré lo que quieras
Haré cualquier cosa que quieras
Eres la profesora, enséñame cómo hacerlo

video

sábado, 16 de abril de 2016

Un buen consejo femdom

Decir sí a todo y entrega absoluta: ese es el secreto para conseguir a cualquier mujer, por feo que seas, según esta escena. Discrepo, porque en mi caso debe haber interés y atracción mutuos, pero entonces sí que es mano de santo :D 


video

sábado, 9 de abril de 2016

Mujeres y hombres y femdom


Supongo que a algunos les sorprenderá, a poco que buceen por el blog, que yo trate de temas que van más allá de femdom, porque no hablo de roles, sesiones, ni en definitiva separo persona/Ama (o sumiso). Y como nueve de cada diez sumisos que intentan conocerme van buscando únicamente mi faceta Dom, ni me molesto en responderles.

Uno de los problemas en cualquier tipo de relación, estas incluidas, es que mujeres y hombres tenemos dinámicas diferentes en muchas cuestiones. Uno de los obstáculos en la comunicación entre sexos es que ellos se cierran en banda, barren los temas emocionales bajo la alfombra y antes que parecer débiles o poco masculinos, huyen o se alejan o se quedan callados como estatuas.

Una buena muestra la podemos ver en esta película, Ayer no termina nunca. Si no la has visto no hará falta que añada la palabra spoiler, aunque esta es de las que jamás verá el hombre promedio. Por resumir el argumento, él le prometió a ella que jamás la abandonaría, pero cuando la cosa se pone fea y pierden a su hijo pequeño, él pone los pies en polvorosa y no tarda en buscar otra mujer y tener otro hijo. Así que ella se queda a solas pasando el trago y cuando se reencuentran al cabo del tiempo hablan al fin de lo que ocurrió.

Ya digo que el retrato del universo femenino frente al masculino es lo que más me interesa de la película, pero también hay un par de momentos que pueden entrar en el mundo femdom: el hecho de que a él le ponga tanto tocarle un pie, y el tortazo, porque él no quiere remover el tema y ella, que demuestra tener unos ovarios bien puestos, le cruza la cara en plan “a mí encima no me calles la boca”.

Estaría bien que la directora, Isabel Coixet, nos regalase alguna historia sobre mujeres dominantes, porque ya hizo una con tintes D/s, en la que ella era la sumisa (uy, qué “raro”, ejem), Mapa de los sonidos de Tokio. Y había una escena en la que él le dice a ella que tiene que suplicarle si quiere sexo. Ojalá se hubiesen invertido los papeles, porque la japonesa con pinta de dura y Sergi López hubieran encajado mejor como Ama y sumiso, en mi opinión, que por supuesto no es imparcial, claro XD


video

sábado, 2 de abril de 2016

La Dominación Femenina no es un servicio

En uno de esos mensajes de dos líneas que recibo con frecuencia, por parte de gente que pasa literalmente un minuto en el blog, y que va soltando lo mismo por todo el ciberespacio, cierto sumiso me dice lo típico, que busca ama pero no tiene experiencia y siente la necesidad de ser dominado, y añade: no me gusta pagar por esos servicios... ¡Tachán! Ostras, ahora resulta que lo mío es un “servicio” y yo sin enterarme.


Ya no me hierve la sangre con estas cosas porque estoy curada de espanto. Simplemente hago una mueca de “qué triste, dios” y mando el mensaje a la papelera. Pero imaginemos cómo se puede sentir cualquier persona, ya no digo una mujer, sino un hombre también, si le llega alguien pidiendo “un servicio”. No resulta muy agradable que te tomen por prostitut@, ¿o sí? Y que además quieran algo a cambio de... nada. Puta gratis. El ideal de cualquiera, ainsss.


El problema es el de siempre, que se confunden churras con merinas, y con tantos anuncios en plan “te dominaré, perro asqueroso (o azkerozo, que algunas no dan para más, las pobres), llama (o yama) a este número de pago”, no es de extrañar que algunos crean que no hay otra cosa dentro del universo de las Amas. Y eso, señores sumisos ignorantes, puede que sea bdsm de pre-pago, pero de Dominación Femenina no tiene nada, porque no se puede “dominar” ni “someterse” en asbtracto, y ciertas cosas no se pueden comprar. Es más, a veces, ni soltando dinero obtienen dominación, y no me refiero a que se sientan vacíos en el teatro de las sesiones con una desconocida. Me refiero a que ciertos hombres se excitan dando dinero a cambio de nada, es una forma de sentir humillación sexual, aunque claro, esto de que no quieran a cambio absolutamente nada ya es igual de difícil que lo de mostrar verdadera sumisión, con lo cual llegamos al punto de siempre: buscan un servicio, como la mayoría.


Es una pena que se usen tan a la ligera unas palabras (Ama, sumiso, dominación, sumisión) que para l@s que no jugamos significan algo realmente profundo.


Hay muchísimos “espabilados” que van soltando su mensaje de copia-pega por internet, llenándose la boca de lo mucho que desean entregarse en cuerpo y alma, cuando en el fondo quieren una dominatrix gratis que les haga esto y aquello y sin soltar un euro. Pero todos estos que no quieren pagar y pretenden lograr lo mismo gratis, deberían pensarlo mejor, porque no les compensa el ahorro económico. Es decir, una mujer dominante por naturaleza no te va a pedir dinero a cambio de tu sumisión (otra cosa es que tus finanzas pasen a sus manos para placer de ambos), peeero te va a exigir mucho más que soltar billetes. Tendrás que demostrar con hechos -no con palabras- tu sumisión; te dominará cuando ella quiera, no cuando a ti te venga bien; no se conformará con cuatro escenas ni tres rodillazos en tierra; en definitiva, tendrás que “cargar” con todo el conjunto Ama-persona y te podrás sentir “timado”, ejem... De hecho, ninguno pasa ni la primera criba con mujeres como yo, porque se les ve de lejos como un chaleco reflectante en la noche, con sus rebotes de niño malcriado, fastidiado por no salirse con la suya con el mínimo esfuerzo. Duran menos de veinticuatro horas con su careta de sumiso auténtico.



Así que, resumiendo: ¿Quieres un servicio? Pues entonces paga, maldito tacaño. ¿Quieres realmente someterte y que te dominen de verdad? Empieza por aprender modales y RESPETA a una mujer que no pone en venta su erotismo por el simple hecho de que no habría dinero en el mundo para pagar algo tan auténtico que jamás podrá valorar gente como tú, demasiado cegado en tu propio egoísmo como para entender de qué va eso de la entrega, la sumisión y la dominación verdaderas.

jueves, 24 de marzo de 2016

Femdom por aburrimiento


Si recordáis el post del otro día, La Venus de las pieles, no es la única vez que Emmanuelle Seigner hacía de Dómina en una película. Hay que remontarse a unos años atrás, a Lunas de Hiel, en la cual se nos muestra una relación de pareja que pasa por todos los matices posibles, desde la nube de colorines de los comienzos hasta la degradación absoluta en la que se confunde amor con dependencia, llegando al maltrato, la venganza y varias lindezas por el estilo. Pues bien, en una de las fases, la pareja experimenta con todo lo que se le pone a tiro, y claro, no podía faltar que probasen con el femdom. Las imágenes hablan por sí mismas, así que solo comentar que me parece que cuando se llega a esto, o a cualquier otro tema, por salir de la rutina sexual, ocurre que una vez que se pasa la novedad, el problema sigue ahí. Y en esto de la Dominación Femenina en concreto debe haber una auténtica vocación por ambas partes para que la cosa no quede en un teatro vacío que, como bien dice el protagonista, no hay quien se lo crea. Aparte de que el numerito del cerdo y similares son más propios de sesiones de dominatrix de manual, pero vaya, que cada cual se pone a tono como quiere, aunque eso sí, qué menos que sentir lo que haces. Y la frase “cuando idolatras a una mujer no hay nada obsceno en lo que haces” me parece un gran acierto, lástima que no cuadre con el resto de la historia.
 

video

martes, 15 de marzo de 2016

El mensaje que no llega

Para los aficionados a las estadísticas, y por redondear, os diré que he recibido 400 mensajes privados desde que comencé el blog. ¿Con cuántos he ido más allá y ha pasado algo femdom? Bueno, lo de “algo femdom” es resumir mucho y englobar casos bastante distintos, pero por dar una cifra vamos a quedarnos con esta: cuatro. Es decir, el uno por ciento del total me pareció merecer la pena, o digamos que era compatible con mi idea de femdom y a nivel persona. No voy a profundizar ni a entrar en detalles de por qué ninguno se convirtió en mi sumiso definitivo, pero os quedaríais muy sorprendidos de saber que tuvo más que ver con falta de “echar para adelante” por parte de ellos que con mis elevadísimas exigencias (ok, soy exigente, pero no soy la loba feroz, en serio). Y lo de echar para adelante también engloba varias cuestiones, que tampoco voy a desmenuzar.


De manera que cada vez que me llega un mensaje -y ya veis que en proporción a las visitas tampoco son tantos-, me preparo “para lo peor”, para leer el mismo mensaje de copia-pega que les mandan a cualquier Ama, para el par de frases a ver si cuela, o para el caradura de turno que pide esto o aquello en plan sumisión a la carta, etc.


El mensaje que necesito recibir para que se despierte mi interés es algo muy concreto. Puedo ponerlo por aquí casi palabra por palabra, sin temor de que alguien lo copie para intentar engañarme, porque se les pilla pronto en un renuncio cuando por ejemplo dicen que conocen a fondo mi blog, aparte de que pronto quedará sepultado entre el resto de tropecientas entradas y no será fácil de localizar por un visitante casual. Y eso voy a hacer. Curiosamente, siempre llegué más lejos con los sumisos que no venían pidiendo Ama de primeras, y ese es un buen comienzo:

Estimada Ama S., antes que nada quiero decir que me encanta tu blog. Me siento identificado con mucho de lo que dices, me gusta lo diferente que es a otros sitios, me gusta tu ironía, tu sentido del humor, tu lucidez, admiro la energía que le pones, se nota que es algo que sientes de manera auténtica y lo transmites. Me siento como en casa, no como un bicho raro, y reconfortado por la naturalidad con la que tratas el tema.


No sé qué contarte sobre mí, pero estaría encantado de responder a todas tus preguntas, si te apeteciera contactar conmigo. No quiero ser pesado y contarte mi vida sin tu permiso, pero te diré que siento mi sumisión como algo que necesito entregar a la mujer que sepa valorarla. Me costó tiempo aceptarme y no verlo como algo negativo, y gracias a tu blog lo veo como algo realmente hermoso, cuando se enfoca de la manera adecuada.

No tengo demasiada experiencia porque, bueno, qué te voy a contar de lo que abunda en el mundillo, pero creo que al menos sé lo que no quiero, y los retazos de verdadera D/s que he vivido me han hecho reafirmarme en lo que soy y lo que quiero.


Y bueno, me despido ya de ti, sintiéndome feliz por saber que al menos leerás esto. Sería un honor recibir tu respuesta, pero respetaré y aceptaré que no lo hagas. De todos modos, sentía que tenía que escribirte aunque fuese para saludar y agradecerte el blog, y además, opino que cuando tengamos un pie en la tumba solamente nos podremos arrepentir de lo que hicimos, no de lo que dejamos de intentar. Por eso decidí escribirte.


Mis mejores deseos.


Ay, qué buen mensaje, por un momento creí que hasta lo había recibido en realidad, jajaja... Ya tengo la solución a mi búsqueda: me clono, me cambio de sexo, me convierto a la sumisión, ¡y ya tengo a mi sumiso ideal! XD

Uno de los problemas es que en ese mensaje ideal repito mucho la palabra sentir y claro... los hombres no están educados en el mundo de los sentimientos y emociones, y los que bucean en el mundillo femdom no están precisamente centrados tampoco en buscar conexión espiritual con una mujer dominante...

Un par de consejo-advertencias: no me pidas respuesta porque me pones en bandeja que no te responda. ¿Para qué quieres que te escriba con un No?
Si me cuentas tu lista de fantasías, y encima no coincide con las mías, como deberías saber si lees como mínimo las entradas más populares, pues tampoco te voy a responder.


Y por último, si no somos compatibles, lo voy a notar casi desde que digas hola, y poco se puede hacer, así que da igual que insistas, te rebotes, trolees, etc etc. Ancho es el mundo, así que sigue buscando.